Como alternativa ofrece prejubilaciones forzosas y bajadas salariales de hasta el 50%

La agencia Efe pone sobre la mesa un ERE para el 20% de la plantilla

La agencia Efe ha puesto sobre la mesa un ajuste de empleo que afectaría a 275 trabajadores, el 20% de la plantilla. Como alternativa a los despidos, ofrece a los sindicatos prejubilaciones forzosas, extinción de todos los contratos temporales y bajadas del sueldo de hasta el 50%.

El presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, ya lo advirtió hace mes y medio en el Congreso de los Diputados: la situación en Efe es "mala y difícil" desde el punto de vista económico. Tan mala y tan difícil para el holding público que controla la agencia de noticias que ayer presentó a los sindicatos las líneas generales de un plan de ajuste que quiere ya tener en marcha el próximo 1 de julio, explicaron en fuentes sindicales.

El director gerente de Efe, Ignacio Sanz, el de recursos humanos, Manuel Segovia, y Antonio Gómez de Enterría, socio del despacho de abogados Sagardoy, presentaron dos alternativas a los trabajadores: un ERE que afectará a 275 empleados (el 20% de la plantilla), con una indemnización de 20 días por año trabajado y un tope de 12 mensualidades; o un plan de ajuste drástico con distintas medidas, cuyo detalle se conocerá hoy.

En todo caso, y según lo avanzado por la empresa, el plan supondrá la jubilación forzosa anticipada de los trabajadores mayores de 60 años (unas 40 personas); el compromiso de jubilación de los que tienen más de 57 años de edad a medida que vayan cumpliendo los 60 años (unas 80 personas); y la recolocación diferida de otros 80 trabajadores que serán despedidos pero a los que se les ofrecerá un puesto de trabajo según se produzcan las salidas por edad en la plantilla. El compromiso es que estos trabajadores no pasen más de dos años fuera de la agencia.

Fin de los contratos temporales

Además, los responsables de Efe tienen intención de extinguir todos los contratos de carácter temporal en vigor que no estén ligados a prejubilaciones, van a seguir una política de cero contrataciones nuevas y pretenden recortar el sueldo obligatoriamente a cerca de un centenar de directivos en un porcentaje que todavía no han concretado.

Junto a estas medidas obligatorias, con carácter voluntario la plantilla podrá acogerse a una reducción de jornada y sueldo del 50% (la empresa pretende que se adhieran a esta posibilidad unas 100 personas) o del 25% (unas 200 personas).

Si una vez aplicado todo este plan de medidas, que se empezará a negociar de forma inmediata la semana que viene, la empresa no logra el objetivo de reducción de masa salarial que se ha fijado (de entre un 25% y un 30%), su intención es aplicar una rebaja adicional en los sueldos de carácter obligatorio para lograr cumplir las cifras de su plan de negocios.

Desde la empresa apuntaron que su intención es poder mantener una negociación con los representantes de los trabajadores para llegar a un acuerdo final que permita reducir los costes salariales sin tener que llegar a los despidos.

Los responsables de la agencia pública de noticias han puesto como fecha de inicio de las negociaciones el martes, día 12. Como primer plazo para dialogar hablan de seis días. Si en esos seis días consideran que no hay posibilidad de llegar a un acuerdo, remitirán el ERE a la autoridad laboral. Si ven abierta la puerta de acuerdo, seguirán negociando hasta finales de mes.

Medidas de ahorro adicionales

El plan de ajuste impulsado por el equipo de José Antonio Vera incluye otra serie de medidas, aparte de las laborales, para tratar de equilibrar las cuentas de la agencia Efe.

La empresa ha dado orden de negociar todos los contratos con los proveedores de servicios generales para reducir gastos en cerca de un 25%; trata de llegar a acuerdos con organismos oficiales para compartir instalaciones y reducir el coste en sedes; intenta aumentar los ingresos por la vía comercial (pese a haber aceptado un recorte en el contrato con los principales editores de diarios al que se resistió el anterior presidente, Álex Grijelmo); y busca renegociar con el Gobierno el recorte previsto en la aportación del contrato por el Estado, que puede llegar a ser de un 10%.

La crisis económica y un ajuste a la baja en los ingresos procedentes del Estado en los últimos ejercicios son la causa principal de las pérdidas de Efe, que en 2011 llegaron a los 4,8 millones de euros. En 2004, cuando Grijelmo llegó a la agencia, los números rojos eran de 11,6 millones.