El dato del primer trimestre se ha revisado a la baja

La economía de EE UU se desaceleró el primer trimestre

La economía estadounidense se desaceleró el primer trimestre al crecer a un ritmo anual del 1,9 % debido a un menor gasto público y de los consumidores y a un aumento en el déficit comercial del país, informó hoy el Gobierno.

El segundo de los tres cálculos oficiales sobre el producto interior bruto (PIB) revisó a la baja la primera estimación que cifró el crecimiento en el 2,2%, según el informe del Departamento de Comercio.

Se confirmó así la desaceleración entre enero y marzo de la economía estadounidense, que en el último trimestre de 2011 creció a un ritmo del 3%.

El menor crecimiento del PIB entre enero y marzo se debió a que los consumidores gastaron menos, el gasto público también se redujo y aumentó además el déficit comercial de Estados Unidos por el incremento de las importaciones.

El gasto de los consumidores, que en EEUU representa casi el 70% de la actividad económica, subió un 2,7% el primer trimestre, por debajo del 2,9% calculado inicialmente, debido a la menor compra de automóviles.

En cuanto al gasto público, cayó en todos los niveles a una tasa del 3,9% anual, nueve décimas más que el cálculo inicial.

Fue el sexto trimestre consecutivo que el gasto público se redujo, debido fundamentalmente a las restricciones presupuestarias.

Aunque las exportaciones aumentan en parte por los planes puestos en marcha por el Gobierno para fomentarlas, las importaciones también crecieron entre enero y marzo, lo que contribuyó a elevar el déficit comercial y a ralentizar el PIB.

En el lado positivo, el gasto empresarial en equipos y software fue revisado al alza, del 1,7% del primer cálculo al 3,9%.

La construcción residencial también se revisó ligeramente al alza y la contracción de la inversión en estructuras no residenciales no fue tan profunda como se esperaba.

Según los analistas, la economía estadounidense está mejorando lentamente, pero sigue pesando en la recuperación el endeudamiento de los consumidores.

Los economistas sostienen que es necesario crecer a una tasa del 3% para reducir el desempleo, que actualmente se sitúa en el 8,1% y es una de las principales preocupaciones de los estadounidenses en un año electoral.

El Gobierno divulgará este viernes el dato de desempleo correspondiente a mayo, y los analistas pronostican que se mantendrá estable en el 8,1%.

Para el segundo trimestre de 2012 se espera un crecimiento más fuerte del PIB, en torno al 2,2% anual.

La Reserva Federal (Fed) indicó recientemente que espera que la actividad económica crezca entre un 2,4 y un 2,9% este año, dos décimas porcentuales más que en sus previsiones de enero pasado.

Pese a la desaceleración en el primer trimestre, la economía estadounidense sigue fuerte en comparación con la eurozona, donde muchos países están en recesión.

No obstante, la actividad económica en EEUU continúa débil en comparación con países emergentes como China, cuyo PIB creció a una tasa anual del 8,1 % el primer trimestre, y la India, que creció el 5,3 % entre enero y marzo.

Uno de los principales temores es que la crisis europea pueda profundizarse, volver a sacudir a los mercados financieros y reducir la demanda de exportaciones estadounidenses.

La Casa Blanca informó hoy de que los presidentes de EEUU, Barack Obama, y Francia, François Hollande, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Mario Monti, hablaron este miércoles por videoconferencia sobre la crisis económica en Europa.

Todos ellos "acordaron continuar sus consultas" durante los preparativos de la próxima Cumbre del G20, que tendrá lugar en México el 18 y 19 de junio.