Análisis técnico

¿Continuará la sangre de mayo en las Bolsas?

Duro mes de mayo que ya termina para los mercados de la renta variable, los bajistas continuaron con su ofensiva atacando definitivamente a los selectivos más fuertes. Aunque corrió la sangre, aún quedan esperanzas.

Los bajistas cumplieron su amenaza en el Campeador
Los bajistas cumplieron su amenaza en el Campeador

Tras una breve pausa de tres semanas, volvemos a retomar el pulso a la cruzada entre alcistas y bajistas en los mercados financieros y especialmente en el Ibex, el Campeador de las Bolsas. Desde estos modestos análisis, les doy de nuevo la bienvenida, agradeciéndoles de antemano su ya demostrada fidelidad durante ya todo un año. Un propósito nos guía, acercarles de manera sencilla y sin grandes tecnicismos ni complicaciones al mundo del chartismo y las velas japonesas, para que usted pueda tomar sus propias decisiones a la hora de arriesgar su capital. No hay nada más duro para un trader que errar por decisiones de otros.

Recuerde que un trader no debe ser nunca alcista ni bajista, lo es el mercado y su tendencia. Su objetivo es sacar rendimiento del bando que mande sobre el gráfico. Y esto exige adaptarse a la siempre cambiante situación de los mercados. Sólo mediante las velas podremos acompañar las ofensivas de ambos contendientes cuando estas se produzcan con un mínimo riesgo, moviéndonos así de manera rápida y efectiva sobre el campo de batalla. Como dice un proverbio japonés, un ejército maneja su victoria según la situación de su enemigo.

Aprovecharemos este primer análisis para hacer un pequeño balance de lo acontecido durante el mes de mayo, donde las fuerzas bajistas han ido conquistando numerosos territorios, sin que los toros pudieran hacer nada para detener la ofensiva. Como ya nos avisó el Campeador en solitario desde principio de año, con una desmesurada divergencia con respecto a sus homólogas europeas y americanas, algo no funcionaba en el bando de los alcistas. El tiempo lo ha demostrado. Cercano el final del presente mes, la sangre ha terminado salpicando a todas las Bolsas, aunque siempre de manera desigual.

NASDAQ 100 12.030,06 4,58%
Petroleo Brent 85,360 2,806%
Oro 1.767,854 -0,034%
Plata 22,210 0,068%
EUR x USD 1,0402 -0,029%
IBEX 35 8.363,20 0,00%
DAX XETRA 14.397,04 0,29%
CAC 40 6.738,55 1,04%
EUROSTOXX 50 3.964,72 0,77%
DOW JONES 34.589,77 2,18%

S&P 500 4.080,11 3,09%
FTSE 7.573,05 0,81%

Como claro ejemplo, baste ver como el Emperador europeo ha perdido los 2.180/90 puntos correspondientes al 61,80% de retroceso Fibonacci de la subida previa iniciada en septiembre, en los 1.935 puntos. Los bajistas mandan ya con claridad en el selectivo europeo, sólo recuperando los 2.275 puntos, correspondientes al 50% de retroceso, los alcistas darán muestras de fortaleza para hacernos pensar en el final de la dura corrección. Un cierre por encima de los 2.216 puntos, superando la media móvil de las 20 sesiones, nos dejaría un posible suelo con dos máximos crecientes a la espera de no trazar nuevos mínimos decrecientes. Pero perder los 2.112 puntos, último mínimo alcanzado en mayo, dejaría a los bajistas en disposición de atacar los 2.055/65 puntos. Por debajo de esos niveles, ya sólo quedarían los mínimos alcanzados el pasado año, los mencionados 1.935 puntos. Muy atentos a la media móvil de las 50 sesiones, que parece buscar el cruce a la baja con su hermana mayor, la de 200 sesiones, lo que nos haría pensar en una continuación de los descensos.

Mientras, el Káiser alemán está luchando por recuperar los 6.350 puntos correspondientes al 38,20% de retroceso Fibonacci, aunque ya tiene confirmado el HCH que vimos en el mes de abril, tras perforar la clavicular sobre los 6.500 puntos. Las velas se mantienen de momento por encima de la media móvil de las 200 sesiones, situada en los 6.197 puntos. Perforarla podría llevar al selectivo alemán a los 6.085 puntos, nivel donde tenemos el 50% de retroceso de Fibonacci. Por debajo de esa zona los osos tomarían el control en el Dax y podrían buscar el 61,80% de retroceso en los 5.821 puntos. No podemos descartar aún que el descenso del Káiser sea una bandera correctiva previa a nuevas alzas. Entre ambas pautas anda la resolución del próximo movimiento para el selectivo alemán y para el resto de Europa. Por encima de los 6.482 puntos, nivel donde se encuentra la media móvil de las 20 sesiones y recuperando los 6.500 podríamos pensar en la opción alcista de la bandera. Mientras esté por debajo de esos niveles, el HCH bajista manda y ya sabemos lo que eso significa, mucha precaución.

Por su parte, al otro lado del Atlántico, el general Custer perdió sus soportes intermedios y se fue a buscar los 1.290/300 puntos, nivel correspondiente al 38,20% de retroceso Fibonacci. Se mantiene como el Káiser por encima de la media móvil de las 200 sesiones, situada en los 1.280 puntos. Perdiendo ese nivel, todo indicaría que los bajistas intentarán conquistar los 1.250 puntos, zona correspondiente al 50% de retroceso Fibonacci de la subida previa, donde se jugarían el control del selectivo americano. Por debajo de los mencionados 1.250 puntos, la última trinchera alcista estaría sobre los 1.200 puntos, el 61,80% de retroceso. Sólo recuperando a cierre los 1.243 puntos los toros darían una señal de fortaleza para pensar en un asalto a los 1.280 puntos.

En cuanto al Campeador, desde que perdiera aquella delgada línea roja sobre los 8.500 puntos a principios de marzo y tras el último intento por conquistarlos, dibujando el segundo gran hombro del HCH, los osos iniciaron lo que a la postre ha sido una gran campaña, una contundente victoria. Hemos visto como estas figuras bajistas, tras confirmarse, son de una fiabilidad y efectividad sorprendente, de ahí su fama. Una vez cedió la clavicular sobre los 8.100 puntos, los osos sacaron toda la artillería en el Campeador logrando tomar su objetivo mínimo, los 7.200 puntos. Posteriormente se atrevieron a conquistar los mínimos del año 2009 en los 6.700 puntos, donde los toros intentaron detener la ofensiva cien puntos más arriba, en los 6.811 puntos.

Tras varios intentos de los alcistas sobre el campo minado para recuperar los mencionados 7.200 puntos, un primer cierre diario por debajo de los 6.800 puntos significó una nueva victoria de los osos. Los 6.700 puntos caían sin oponer resistencia alguna, llevando al selectivo español a alcanzar un mínimo en los 6.357 puntos. La proyección del triángulo simétrico que comentamos en el mes de abril, tras perder los 7.866 puntos, se ha desarrollado completamente, fijamos su proyección por aquel entones sobre los 6.300 puntos. Junto a ella, el doble techo sobre los 7.200 puntos, que al final se desarrollo como triple, también cumplió su proyección. Ya hablamos en su momento, que los 6.700 puntos no eran ya un soporte a confiar debido a las proyecciones de ambas pautas bajistas, y que un cierre por debajo de los 6.800 puntos habilitaría a los osos a buscar los 6.300 puntos.

De momento el Campeador ya ha cumplido con sus proyecciones bajistas y hay un claro descenso de volumen de negociación en las últimas caídas. Esto, unido a las 5 ondas a la baja que ya se ven claramente en el gráfico, algunas divergencias alcistas en los osciladores y una salvaje sobreventa, puede habilitar ya el esperado rebote que se le ha negado una y otra vez al Campeador. Para confiar en ello debemos tener un nuevo máximo creciente superando los 8.683 puntos y lo que es más importante, que los alcistas recuperen la media móvil de las 20 sesiones sobre los 6.780/800 puntos. Veremos.