V Foro Económico

La crisis española se debate en Astaná

Los expertos discrepan sobre la conveniencia de los recortes de Rajoy

La crisis española se debate en Astaná
La crisis española se debate en Astaná

Astaná tiene sus contradicciones. La capital de Kazajistán (700.000 habitantes) está en el corazón de Asia Central y luce una casa blanca, calcadita a la de Washington, solo que más grande. Las autoridades dicen que la mayoría apoya al presidente Nursultán Nazarbáyev, y luego los observadores internacionales denuncian irregularidades en las elecciones. Y si el dirigente da una conferencia en el Palacio de la Independencia, se publica que 5.000 personas han asistido a la charla pese a que en la sala solo caben 3.082 personas, según la página web del edificio. Son cosas de un país con 16,6 millones de habitantes que ocupa en el mapa cinco veces el tamaño de España.

La economía tiene también sus contradicciones. Los tres días del V Foro Económico de Astaná han concluido sin que once premios Nobel de Economía llegaran a un consenso para diseñar un plan para salir de esta. Y menos para España. Intentaba explicarlo a los periodistas Eric Maskin, galardonado en 2007: "Os dicen que es economía, pero es política".

Nouriel Roubini, profesor de la Universidad de Nueva York, defendió que los recortes de gasto público empujan a España hacia la salida del euro. "La austeridad empeora la recesión", repitió en una conferencia con aforo completo porque todos querían escuchar al gurú que vaticinó la crisis cuando casi nadie la veía venir. Roubini recomendó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que abandone los recortes si quiere evitar un problema social con huelgas y protestas. "Sin estímulos, acabará colapsando la economía", resumió el profesor.

La tesis de Roubini, que compartió en líneas generales el premio Nobel Eric Maskin, se resume con un círculo vicioso: la austeridad acaba con recortes, la población se asusta, los ciudadanos reducen sus compras, las empresas venden menos, se despiden trabajadores, el Gobierno recauda menos, vuelve a aumentar el déficit y otra vez hay que recortar.

Rajoy defiende que el tijeretazo de 27.300 millones en los presupuestos y los 10.000 adicionales en sanidad y educación permitirán que el país cumpla en 2012 el objetivo de déficit. El presidente argumenta que unas cuentas públicas saneadas aumentarán la confianza de los inversores, con lo que prestarán dinero al Estado a cambio de menos.

A Robert J. Aumann, premio Nobel de Economía en 2005, le preguntaron por España, y respondió con Grecia. "Si ese país no quiere hacer ajustes fiscales, no debería ser rescatado y nadie debería prestarle dinero. Los ciudadanos se darán cuentan así qué pasa cuando gastas más de lo que tienes". El profesor español Ramón Tamames replicó que ambos casos son distintos. Y el Nobel Christopher Pissarides pidió tiempo para España: "La reforma laboral acabará funcionando".

Al margen de todo, como si nada pasara, por los pasillos del Palacio de la Independencia daba vueltas una joven kazaja. "Disculpe, ¿usted de dónde es?", le preguntó a un periodista español. La respuesta se recibió con un grito. "Dios mío. ¡Es mi país favorito! ¡¡Barcelona!!".

Petróleo

Kazajistán es el décimo exportador mundial de petróleo y se espera que escale hasta el tercer puesto en los próximos años. La exrepública soviética lidera la producción de uranio y de diversos metales raros y es rica en reservas de gas. Según datos de la Agencia Nacional de Estadística, el PIB kazajo creció en 2011 un 7%, un 7,3% en 2010 y un 1,2% en 2009.