Lejos de los 309 millones anunciados

Bankia reformula sus cuentas y admite pérdidas de 2.979 millones en 2011

Bankia cerró el año pasado con unas pérdidas de 2.979 millones de euros, lejos de los 309 millones de beneficio que reconoció en febrero pasado, cuando la entidad no había sido aun nacionalizada ni las cuentas habían sido auditadas.

En un comunicado remitido a la CNMV, la entidad informa que ha procedido a reformular sus cuentas de 2011 para introducir los saneamientos realizados en la cartera de créditos, en los activos adjudicados y la puesta a valor de mercado de las participadas integradas, de tal forma que las cuentas arrojan unas pérdidas de 2.979 millones de euros en 2011, lejos de los 309 millones de beneficio que anunció la entidad.

Estas nuevas cuentas ya no incluyen ningún tipo de salvedad por parte del auditor, Deloitte. A principios de mayo, Bankia anunció a la CNMV que después de que el Estado asumiera el control de BFA y Bankia los resultados del pasado ejercicio podrían ser modificados por las "posibles variaciones sobre los saldos incluidos en las cuentas anuales del ejercicio 2011 y, en concreto, de la conclusión definitiva de la auditoría de las mismas, que se harán públicas con ocasión de la convocatoria de la junta general de accionistas antes de concluir el mes de mayo".

Deloitte detectó en las cuentas de 2011 de Bankia un desfase patrimonial de 3.500 millones y optó por no firmar las cuentas de la entidad, un hecho que precipitó la renuncia de Rodrigo Rato como presidente ejecutivo.