Por ocultación a los accionistas

Adicae pedirá la nulidad de la OPV de Bankia si cambia las cuentas de 2011

Adicae ha anunciado hoy que instará la nulidad de la salida a bolsa de Bankia en julio de 2011 "y la devolución íntegra a los pequeños accionistas de las cantidades desembolsadas" si la entidad modifica las cuentas del ejercicio pasado.

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros ha indicado hoy en un comunicado que solicitará que se anule la oferta pública de suscripción de julio de 2011 por la que salió a Bolsa Bankia, "de confirmarse en la reformulación de las cuentas de 2011 la ocultación de información a los accionistas".

Adicae ha respondido así a la reunión del consejo de administración de Bankia que se celebrará esta tarde y en el que se espera la reformulación de las cuentas de 2011 y la petición de más de 15.000 millones al Estado.

Además, ha comentado que la revisión de las cuentas "pone de manifiesto posibles responsabilidades" del expresidente de la entidad, Rodrigo Rato, y el consejo de administración por la salida a bolsa de la entidad, "con la anuencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y del Banco de España".

Adicae ha precisado que está ultimando las acciones legales que interpondrá en defensa de los pequeños accionistas y ha añadido que denunciará y exigirá responsabilidades a los máximos responsables y dirigentes de Bankia y de las 7 cajas de ahorros que forman el grupo.

La organización extenderá las asambleas con pequeños accionistas de Bankia a toda España, después de las primeras convocadas en Madrid, Valencia, Las Palmas, Barcelona, Logroño, Ávila y Segovia, y ha añadido que está ultimando "las bases técnicas de la acción social de responsabilidad que planteará al consejo de Bankia".

Adicae ha denunciado que Bankia, en su "falsa nacionalización", ya que el Estado sólo controla el 48 por ciento de su capital, "sigue sin contar con las decenas de miles de pequeños accionistas para la adopción de todas las decisiones que les competen", como sucedió en la elección de su "nuevo e ilegítimo gestor", Goirigolzarri.