La difícil situación del mercado desaconseja subastar ahora entidades

El Gobierno baraja la creación de un banco público con las cajas rescatadas

El Gobierno ha iniciado una reflexión sobre qué hacer con los grupos de cajas de ahorros que ahora controla el FROB (Bankia, Catalunya Caixa y Novagalicia). Ante la dificultad para subastarlas en las actuales condiciones del mercado, se está planteando la creación de un banco público que las gestione hasta que mejoren las condiciones para venderlas.

Guindos se compromete a aportar todo el capital que requiera Bankia
Guindos se compromete a aportar todo el capital que requiera Bankia

Las enigmáticas palabras de Luis de Guindos al término de su comparecencia de ayer por la tarde en el Congreso empiezan a tomar forma. El ministro de Economía apuntó que con la entrada del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en el capital de Bankia y las nuevas exigencias de saneamientos para la banca, habían cambiado las condiciones de las subastas de entidades rescatadas que se están desarrollando actualmente. "Ahora todas las alternativas están abiertas", aseguró.

La consecuencia más directa que puede tener el cambio de circunstancias es el retraso de la subastas de Catalunya Caixa, que había entrado en su fase final y se esperaba estuviera resulta para finales de junio. Algunas de las entidades interesadas en pujar por el grupo de cajas catalanas (nacionalizado en octubre de 2011) aseguran que el proceso de due diligences sigue su curso, pero las probabilidades de que acabe aplazándose son cada día mayores.

El Gobierno -presente en el consejo rector del FROB a través del Ministerio de Economía y del Banco de España- considera que las malas condiciones de los mercados y las exigencias adicionales de provisiones impuestas en el último real decreto promovido por De Guindos, pueden provocar que la subasta quede desierta o que las ofertas sean muy bajas.

Ante este panorama, Economía ha empezado a trabajar en un plan b, que contempla el que el Estado permanezca en el capital de los grupos de cajas rescatadas durante varios años. Además de Bankia y de Catalunya Caixa, el FROB también es el accionista mayoritario de Novagalicia. Sus gestores están buscando inversores privados para el grupo, pero desde el mercado se descuenta que no lo conseguirá y que deberá resignarse a seguir controlada por el FROB.

Este Fondo también tiene en marcha la subasta de Banco de Valencia (la filial del grupo Bankia-BFA, intervenida por el Banco de España en noviembre), pero ayer Luis de Guindos quiso separarla del futuro del resto de entidades, al asegurar que "tiene un tamaño muy reducido".

La posibilidad de crear una dirección conjunta para los tres grupos de cajas controlados por el FROB es todavía un esbozo, pero fuentes del Ministerio de Economía reconocen que ya ha empezado a trabajar para perfilar esa alternativa.

En cualquier caso, la voluntad del Ejecutivo, expresada ayer en varias ocasiones por Luis de Guindos durante su intervención ante la comisión de economía del Congreso, es que el Estado permanezca en el capital de las entidades financieras de forma transitoria: " el tiempo necesario para sanearlas y enajenarlas, de la forma que repercuta menos para el bolsillo de los constribuyentes". Fuentes gubernamentales descartan por completo que se haya planteado el que el Estado sostenga una banca pública sine die.

El grupo Bankia BFA tiene 320.000 millones de euros de activos que, si se suman a los 70.000 millones que tienen tanto Catalunya Caixa como Novagalicia, el resultado sería que en España el Gobierno controla activos bancarios por 450.000 millones de euros, lo que representa el 20% de todo el sector, según reconocía ayer el propio De Guindos.