Cada país elabora su plan individual

El Eurogrupo prepara un plan de contingencia por si Grecia sale del euro

La agravación de la crisis de Grecia y la hipotética salida de Grecia del euro centran las horas previas a la cumbre de la UE que se celebra esta noche en Bruselas. El Eurogrupo plantea elaborar un plan de contingencia para el caso de que Atenas abandone la moneda única.

Grecia
Grecia

Un documento de trabajo de los responsables de la zona euro fija que cada país de la zona euro debe preparar un plan individual de contingencia ante la eventualidad de una salida de Grecia de la moneda única, dijeron dos fuentes oficiales a Reuters.

El acuerdo se alcanzó durante una teleconferencia del grupo de trabajo del eurogrupo que tuvo lugar el lunes. Además de la confirmación de las dos fuentes, Reuters ha tenido acceso a un documento elaborado por uno de los Estados Miembros en el que se detallan algunos de los elementos que los países deben tener en cuenta.

El grupo de trabajo está integrado por funcionarios que preparan las reuniones de los ministros de Finanzas y también forman parte del consejo del fondo de rescate temporal, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

El documento detalla los costes potenciales para los estados individuales en el caso de una salida griega y dice que, llegado el caso, se debe buscar un "divorcio amistoso".

También destaca que si Grecia decide abandonar el euro, el FMI y la UE deben ayudarle a hacerlo.

Así, las horas previas a la cumbre europea las declaraciones se centran en la incertidumbre sobre la situación en Grecia, alimentada anoche por el ex primer ministro griego Lukás Papadimos en una entrevista con el Wall Street Journal.

Papadimos había indicado que "el riesgo de que Grecia abandone el euro es real y depende de si el pueblo griego apoya la aplicación del programa económico" pactado con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Papadimos calculó que el "coste general" de la salida de Grecia de la euro zona podría llegar hasta un billón de euros, si se calculasen el efecto contagio y el daño a la economía real, y que en Grecia la inflación podría llegar a un 50%.

Más tarde Papadimos matizó sus declaraciones y dijo a la cadena estadounidense CNBC que no tiene conocimiento de "ninguna preparación específica" sobre la salida de Grecia del euro.

En este entorno, las muestras de preocupación se suceden. El Bundesbank señaló en un informe publicado hoy que "el actual desarrollo en Grecia es muy preocupante". Ante la celebración de nuevas elecciones el 17 de junio en Grecia, el Bundesbank teme que no se apliquen las reformas y medidas de consolidación acordadas a cambio de la ayuda financiera. "Con esto se pone en juego la continuación de las ayudas. Grecia tendría que asumir las consecuencias", según el Bundesbank.

Rechazo de Hollande

El presidente de Francia, François Hollande, ha dicho hoy que desconoce la existencia de esos planes de contingencia sobre una salida griega del euro, y que tampoco los ha pedido, "porque eso haría parecer que me estoy preparando para una posibilidad que rechazo". Hollande, que ha recibido en el Palacio del Elíseo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha dirigido "al pueblo griego" para afirmar que ellos y el resto de los europeos "deben ir juntos" en el camino de salida de la crisis.