Nuevos modelos

Las marcas apuestan por el lujo comprimido

Crece en Europa la demanda de pequeños automóviles urbanos con buenas prestaciones y acabados del máximo nivel

El gran éxito del Mini ha demostrado que los clientes están dispuestos a gastarse 30.000 euros en un coche de menos de cuatro metros, siempre que este ofrezca calidad, diversión al volante y distinción. Además, cada vez es más frecuente que los conductores dejen en casa su coche familiar y se desplacen por la ciudad en un utilitario. Para responder a esta creciente demanda las marcas están desarrollando modelos compactos cada vez más deportivos, lujosos y caros.

El mejor ejemplo de ello es quizá el Audi A1 2.0 T Quattro, cuyas entregas ya han comenzado. Solo se harán 333 unidades para todo el mundo y costará 53.600 euros, el doble que un A1 1.4 TFSI de 185 CV. Solo hay un color disponible, el blanco con el techo negro, y en el interior sorprende por la calidad de sus acabados, sus fantásticos asientos y la abundancia de cuero (negro con las costuras en rojo) y aluminio.

Para crear el A1 más extremo en Audi han optado por el sensacional 2 litros turbo que lleva el TTS, pero con la potencia rebajada a 256 CV. También han tomado del TTS el eje trasero y han acoplado el sistema de tracción total. El primer A1 4x4 es el fruto de un intenso trabajo, tanto que lleva 600 piezas cambiadas o transformadas. Exteriormente se distingue a primera vista por sus llantas de 18 pulgadas, el kit aerodinámico o la doble salida de escape. Como es fácil imaginar, las prestaciones de este A1 son sensacionales, y además ofrece mucho empuje desde pocas revoluciones, de modo que se siente muy rápido en cualquier circunstancia.

Acelera de 0 a 100 km/h en solo 5,7 segundos y alcanza 245 km/h. En esta versión no está disponible el siempre recomendable cambio de doble embrague S Tronic aunque el manual de seis marchas cumple perfectamente. Jürgen Obermaier, jefe del proyecto, explica por qué fabricarán solo 333 unidades: "Queremos ver cuál es la reacción del mercado y no descartamos una versión similar de producción en el futuro". Por tanto, parece evidente que en el futuro llegará una versión deportiva tipo S1 o un RS1.

Otra versión de producción limitada para sibaritas es el Abarth 695 (basado en Fiat 500) Tributo Maserati. Solo se fabricarán 499 unidades y sigue la línea de la anterior serie limitada lanzada en 2010: 695 Tributo Ferrari, que costaba 47.000 euros. La diferencia es que la nueva lleva carrocería descapotable como el Fiat 500C, con techo de lona corredizo. Por lo demás, la mecánica no cambia y emplea el rabioso motor turbo 1.4 T-Jet de 180 CV con el cambio mediante levas en el volante. Lleva un sistema de escape Record Monza para lograr un sonido lo más parecido posible a un V8 de Maserati. El color Burdeos Pontececchio y las llantas de 17 pulgadas estilo Maserati ponen la guinda a un auténtico capricho.

Mucho más importante desde el punto de vista comercial será el nuevo Mercedes Clase A, que supone una revolución respecto a su antecesor. Según el presidente de la multinacional, Dieter Zetsche, "es una muestra clara del nuevo dinamismo de Mercedes-Benz. En el desarrollo automovilístico no es frecuente que tengas la oportunidad de empezar un proyecto a partir de un folio en blanco". Si hasta ahora el Clase A era una especie de monovolumen pequeño, a partir de ahora (las entregas comenzarán en septiembre) será un compacto deportivo similar al BMW Serie 1 o al Audi A3. Será mucho más largo: antes medía 3,88 metros y ahora alcanza 4,29. La gama de motores incluye motores gasolina y diésel entre 109 y 211 CV. El A 180 con motor 1.6 gasolina rinde 122 CV, seguido del A 200 con mecánica de 2 litros y 156 CV. El A 180 CDI es el diésel básico, con 110 CV. Las versiones más potentes (A 250 Sport y A 220 CDI Sport) se han desarrollado en colaboración con la división deportiva AMG y se distinguen sobre todo por sus llantas de 18 pulgadas. Se ofrecerán tres niveles de acabado: urban, style y AMG sport. Los Clase A llevarán cambio manual de seis velocidades de serie y estará disponible como opción uno de doble embrague y siete marchas.

Como es habitual en Mercedes, podrá contar con sistemas de seguridad que hasta hace poco estaban reservados a las grandes berlinas. De hecho, sorprende que el radar anticolisión sea de serie. También se ofrecerá una opción que permite integrar perfectamente el smartphone en el salpicadero y en los sistemas multimedia.

Con un marcado carácter deportivo llega el Mini Countryman (de cuatro puertas y cierta capacidad para circular fuera del asfalto) en versión John Cooper Works, la más potente. Su motor 1.6 turbo desarrolla 218 CV y el consumo medio es de solo 7,2 litros. Además puede acelerar de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos. La tracción es a las cuatro ruedas y se ofrecen innumerables opciones para personalizarlo, tanto exterior como interiormente. Las llantas de 18 pulgadas son de serie.

Renault ataca con vehículos urbanos en varios frentes

Renault ya dispone de tres vehículos eléctricos en su gama (Fluence ZE, Twizy y ZOE), pensados para facilitar la movilidad por las ciudades. Pero la apuesta por la electrificación no ha hecho que descuiden el mercado convencional. Acaba de ponerse a la venta la versión Gordini RS del Twingo, equipada con un motor 1.6 de 133 CV combinado con un cambio manual de cinco marchas, a la venta por 17.800 euros. Este modelo incorpora entre otras mejoras un renovado diseño frontal que recoge las nuevas pautas de diseño de la marca francesa. Cuando se anunció en 2010 que Renault recuperaba la marca Gordini no estaba previsto que esta se comercializara en España, pero finalmente sí se ha hecho.

Fusión de cupé y pequeño SUV

El GT-R es el deportivo más extremo de Nissan, un rival de los mejores modelos de Porsche o Ferrari. El Juke, en cambio, es el SUV más pequeño del fabricante japonés. Ingenieros de la marca en Reino Unido han decidido fusionar la mecánica del primero con la carrocería del segundo y el resultado ha sido explosivo. Mientras el Juke de serie más potente rinde 190 CV, el prototipo Juke-R acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,7 segundos gracias a su motor V6 biturbo de 485 CV y a la tracción total. En el interior los ocupantes van en unos asientos de competición y toda la instrumentación procede del deportivo GT-R.

Inicialmente, el Juke-R no se iba a producir en serie, pero al parecer ha despertado el interés de muchos caprichosos y se fabricará una serie limitada. El que también llegará a los concesionarios a finales de año es la versión Nismo del Juke. Gracias a su motor turbo superará ampliamente los 200 CV, y su aspecto deportivo será otro de sus puntos fuertes.

Un Mini vestido por Rolls-Royce

Lo más lujoso dentro de la marca Mini es la versión Goodwood, desarrollada sobre la base del Cooper S de 184 CV y en colaboración con Rolls-Royce (Mini y Rolls están integradas en BMW Group).

El concepto recuerda a los antiguos Mini mejorados por la empresa Wood & Pickett, entre cuyos clientes se encontraban estrellas como Peter Sellers o Mick Jagger.

El nuevo Goodwood se distingue a primera vista por la ausencia de toma de aire en el capó (en los Cooper S de segunda generación este elemento no es funcional sino decorativo), las llantas específicas y el color negro diamond black metallic. En el interior está lo más interesante, con maderas, cueros y moquetas de lana propias de un verdadero Rolls-Royce. También lleva faros adaptativos y un potente equipo de sonido Harman Kardon. Solo se fabricarán 1.000 unidades y el precio en Gran Bretaña será de 45.400 euros. Sin duda un Mini tan especial se devaluará poco con el paso del tiempo.

El deportivo de bolsillo japonés

La razón de ser del pequeño IQ es su tamaño, que con 2,98 metros de largo puede rivalizar en este sentido con el Smart (2,69 metros de longitud). La única versión de gasolina que se comercializa hasta ahora (hay un diésel) lleva un motor de 3 cilindros de 1 litro de cilindrada que rinde 68 CV. Acelera de 0 a 100 km/h en 14 segundos, una cifra algo pobre. Pero los afortunados que puedan hacerse con uno de los nuevos IQ deportivos podrán disfrutar de prestaciones muy superiores.

En el reciente Salón de Tokio se anunció que se producirá una serie limitada (posiblemente 100 unidades) del GRMN 130 G MT, y que los coches los montará la empresa Gazoo Racing. El secreto para que el IQ prácticamente doble su potencia es el compresor que ha incorporado su pequeño motor. Exteriormente las diferencias son también notables, con una gran entrada de aire frontal, llantas más grandes y pasos de rueda ensanchados. No está confirmado que pueda venderse en Europa.