Su acción llega a caer hasta 30,98 en la apertura

Los informes 'secretos' de los colocadores castigan a Facebook

El banco estadounidense Morgan Stanley publicó un informe en el que recortaba las previsiones de ingresos de Facebook para el segundo trimestre y el conjunto de 2012 justo antes de que saliera a Bolsa, pero la información solo fue facilitada a un grupo reducido de potenciales inversores, según explican algunas fuentes a Reuters.

La citada agencia asegura que el analista Scott Davitt redujo las previsiones de ingresos de Facebook durante el roadshow previo a la OPV y envió el informe con sus nuevas expectativas a los grandes clientes. También advierte que la información no llegó al público general.

La noticia, absolutamente inusual (pues no es habitual que un banco colocador publique un informe negativo sobre la empresa en cuestión justo antes de que se estrene en Bolsa) ha desatado la polémica y mucha gente cree que puede estar detrás de la caída por segunda jornada consecutiva de las acciones de Facebook, que ayer llegaron a caer más de un 14%. Hoy, la acción de la red social sigue castigada y ha llegado a bajar hasta 30,98 dólares. Un 18,5% por debajo del precio de la OPV.

Algunos inversores que recibieron la información de Morgan Stanley han manifestado su sorpresa ante la revisión del pronóstico tan cerca de la salida a Bolsa. Y han admitido que ha podido influir en la cotización.

Al parecer, JPMorgan Chase y Goldman Sachs, que también eran agentes colocadores, pero que tenía un papel menor al de Morgan Stanley, también revisaron sus previsiones en respuesta a los documentos presentados por Facebook el 9 de mayo ante la SEC en los que advirtió de los ingresos, según fuentes familiarizadas con la situación.

Ni Morgan Stanley, ni JP Morgan ni Goldman han querido hablar sobre el asunto, pero algunas voces, como la web financiera The Daily Ticker reclaman ya una investigación inmediata por parte de la SEC. En su opinión, el hecho de que la noticia sobre el recorte de estimaciones solo se facilitara a un puñado de grandes clientes de las citadas entidades colocadoras es algo que viola las leyes que regulan los mercados financieros estadounidenses. "Al menos, es tremendamente injusta", añade esta publicación, que insiste en que SEC deberá tomar cartas en el asunto.