El selectivo pierde los 6.700 y la prima de riesgo se mantiene en 483 puntos

El Ibex pierde un 1,33% ante la presión sobre Grecia

Los rumores sobre una inminente salida de Grecia del euro han podido con el Ibex, que en el tramo final de sesión ha perdido el soporte de los 6.700 puntos y ha cerrado con una caída del 1,33%. La prima de riesgo apenas ha corregido y se ha situado en 483 puntos.

La Bolsa de Madrid.
La Bolsa de Madrid.

Las dudas generadas por Grecia y la incertidumbre sobre el sector financiero español ha vuelto a funcionar como un cóctel explosivo. Si el anuncio ayer de nuevos comicios en Grecia sumía a los mercados en un nuevo precipicio, hoy la pendiente se volvía cada vez más pronunciada. Sobre todo para España, cuyo riesgo país ha amanecido por encima de los 500 puntos y el Ibex, en mínimos de 2003. La mera expectativa de que el BCE interviniese alivió de forma instantánea la presión sobre la deuda y la Bolsa, pero en el tramo final, las cosas terminaron estropeándose. Al final, la prima de riesgo apenas se ha movido y ha quedado en 483 puntos y la rentabilidad del bono se ha situado el 6,247%, un nivel insostenible a largo plazo. El Ibex ha perdido la referencia de los 6.700 puntos que le ha permitido aguantar sin un descalabro grave durante más de una semana. El índice ha perdido un 1,33% y ha cerrado en 6.611,5 puntos.

La imposibilidad de formar gobierno en Grecia debido a las discrepancias entre las distintas fuerzas políticas cayó ayer como un jarro de agua fría al mercado que ve cada día más cerca el abandono de la moneda única por parte de Atenas. Las elecciones han quedado fijadas para el 17 de junio. Con la quiebra a la vuelta de la esquina, el país heleno ha optado por la convocatoria de nuevas elecciones que permitan poner fin a la incertidumbre.

En el parqué han circulado rumores de todo tipo. Primero, una reunión habitual y programada del consejo del BCE se interpretó como un encuentro de emergencia y la prima de riesgo empezó a caer a plomo, mientras el Ibex conseguía empatar y regresar a los 6.700 puntos. Cuando se aclaró el malentendido, el pesimismo regresó al mercado, aunque parecía que la intensidad había disminuido. Sin embargo, las palabras del presidente del BCE, Mario Dragui, al término del encuentro han alimentado las expectativas de una salida inminente de Grecia del euro. Draghi ha defendido que el BCE prefiere que el país heleno "continúe dentro del área euro", pero al mismo tiempo ha asegurado que el BCE no conculcará sus principios de defensa de la estabilidad de precios. En las mesas de negociación ha circulado también la noticia de que la autoridad central ha cortado el suministro de liquidez a algunos bancos griegos, algo que aún no ha sido confirmado por el banco central.

IBEX 35 9.590,40 0,07%

Bankia ha protagonizado un día más las caídas, con un descenso del 11,2% y un nuevo mínimo de 1,655 euros. Bankinter se ha dejado un 4,8%; Mapfre, un 3,77%; Santander, un 2,13%; BBVA, un 0,41%; Caixabank, un 0,7%. En contraste, Sabadell logró empatar y Popular mejoró un 0,6%.

Las turbulencias que sacuden a Grecia mantienen la tensión en el mercado de deuda. Después de que ayer la prima de riesgo alcanzase el récord de los 488 al cierre, esta mañana el riesgo país supero los 500 puntos. La fuerte subida de esta mañana se debe no solo al ascenso del bono español a diez años, que llegó a alcanzar el 6,5% frente al 6,7% registrado en noviembre, sino también a la caída del bund alemán, valor refugio por excelencia en momento de gran convulsión. El spread se quedó al término de la sesión en 483 puntos y la rentabilidad exigida al bono español se quedó en el 6,24%.

En los plazos más cortos, la rentabilidad de los bonos a cinco, tres y dos años experimentan subidas aún más acusadas. La firma de análisis Link cree que es el momento adecuado para que el BCE abandone su inmovilidad