Los entes afectados no presentaron los planes para pagar a proveedores

Hacienda hará las cuentas de 2.000 municipios por no aplicar ajustes

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, señaló ayer que el Gobierno deberá "hacer" los Presupuestos de 2.000 ayuntamientos que no han presentado planes de ajuste para hacer frente al plan de pago a proveedores. Ello significa que "antes del verano", Hacienda fijará medidas que permitan a esos municipios incrementar los ingresos y reducir los gastos.

Hacienda hará las cuentas de 2.000 municipios por no aplicar ajustes
Hacienda hará las cuentas de 2.000 municipios por no aplicar ajustes

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ya dijo en una entrevista reciente con CincoDías que el Gobierno retendría fondos a partir de junio a los 2.000 ayuntamientos que no presentaron medidas de ajuste en el marco del programa de pago a proveedores. Ayer, Cristóbal Montoro, fue un paso más allá e indicó en un acto organizado en Barcelona por el Círculo de Economía que, en aras a la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria, Hacienda deberá "hacer" los Presupuestos de esos 2.000 ayuntamientos. Para "este verano, antes de vacaciones", el Ejecutivo tendrá ya definido un plan para los entes locales.

Ello significa que será el Gobierno quien obligue a estos municipios a aprobar medidas que supongan un incremento de los ingresos o una reducción del gasto. En este sentido, Hacienda puede forzar una reducción de los gastos en sueldos públicos o en inversión. Además, se limitará claramente qué competencias debe asumir cada Administración para evitar las duplicidades que se producen actualmente. Los ayuntamientos destinan cada año unos 7.000 millones en financiar competencias impropias.

9.500 millones en facturas atrasadas

Hacienda fijará medidas de ajuste de obligado cumplimiento

El plan de pago a proveedores que ha puesto en marcha el Gobierno deberá permitir saldar a través del ICO y de la banca tradicional las facturas impagadas de ayuntamientos y comunidades. Ello supone convertir la deuda comercial de los ayuntamientos en deuda financiera. Sin embargo, Hacienda exige que se presenten planes de ajuste para garantizar que los municipios serán capaces de devolver esa ayuda. Los ayuntamientos presentaron facturas pendientes de cobro por un importe de 9.000 millones de euros, una cifra inferior a la inicialmente prevista.

Montoro pide planes reales para evitar la intervención de comunidades

Cuando faltan dos días para la celebración del Consejo de Política Fiscal y Financiera, Cristóbal Montoro, advirtió a las comunidades de la necesidad de presentar planes de ajuste "reales" y recordó que, en caso contrario, el Ejecutivo aplicará la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria, que contempla la posibilidad de intervenir una comunidad autónoma. "Tenemos los ojos de toda Europa colocados sobre nosotros porque la duda está en la capacidad de equilibrar los presupuestos de las comunidades y las corporaciones locales", señaló.

Las comunidades autónomas cerraron el año anterior con un déficit del 2,9% -el doble de lo permitido- y deben rebajar esa cifra hasta el 1,5%. Ello supone un ajuste de casi 16.000 millones. Nunca las comunidades se han enfrentado a un reto igual y la mayoría de analistas desconfía de que logren el objetivo que les exige Hacienda.

En cualquier caso, Montoro recordó que todas las comunidades deben presentar planes de saneamiento creíbles que permitan cumplir con el déficit del 1,5%. En caso contrario, serán intervenidas. De hecho, Hacienda ya ha encargado a la Abogacía del Estado y a la Intervención General que estudien la posible tutela de las cuentas de Asturias ante las dificultades y la lentitud de formar un Gobierno estable. El presidente asturiano en funciones, Francisco Álvarez-Cascos, acusó a Montoro de perjudicar a la economía de Asturias y de encarecer su financiación al poner el foco en una inminente intervención. El ministro de Hacienda defendió la postura del Gobierno e insistió en que la falta de un Ejecutivo estable "no hace sino complicar enormemente" la presentación y ejecución de ese programa económico y fiscal.