La troika tendrá que rectificar en Grecia

La troika tendrá que rectificar en Grecia

"Lo males de Grecia no empezaron con la llegada de la troika", recordó el martes Olli Rehn. Tiene razón el comisario europeo de Economía. Pero los errores del FMI, el BCE y la CE han contribuido a agravar la salud del paciente.


El equipo médico habitual se ha equivocado en el diagnóstico y en el tratamiento, así que no es de extrañar que el pueblo griego, tan pronto como le han dejado rechistar en las urnas, haya votado por cambiar de especialistas.

En concreto, la presencia del FMI, impuesta por Berlín, solo ha servido para convertir el rescate en un escarmiento más que en un ejercicio de solidaridad. Los técnicos del FMI desplazados hasta Atenas tienen la misma sensibilidad hacia sus pacientes que un cobrador del frac con sus deudores.

Alguno de esos técnicos, como pude comprobar hace poco en la capital griega, desconoce hasta tal punto la realidad de Grecia que compara su situación con las crisis vividas en los años 80 y 90 por Holanda o Suecia (dos de los países más ricos del mundo).

En la Comisión también se comenta que el dogmatismo del FMI ya intentó hacer de las suyas en el rescate de Letonia, uno de los primeros países de la UE que necesitó ayuda en esta crisis (en 2008). "Si no llega a ser por nosotros, hubieran crujido a los letones", recuerdan fuentes que participaron en aquella operación de rescate.

El resultado electoral del pasado día 6 demuestra que los griegos no parecen dispuestos a seguir ingiriendo el brebaje preparado por la troika. Y la probable repetición de las elecciones el próximo 17 de junio podría suponer la puntilla para una operación de rescate que ha resultado fallida.

Parece que al futuro gobierno griego no le quedará más remedio que renegociar el ritmo y contundencia de la medicación. Alemania se resiste y amaga con expulsar a Grecia de la Unión Monetaria. Y sus cancerberos del BCE ya han lanzado la amenaza. Pero con España e Italia tambaleándose cuesta creer que el regreso del dracma sea una opción a corto plazo.

Por supuesto, Bruselas y Fráncfort dirán en los próximos días que no hay alternativa al programa pactado. Pero no se merecen el privilegio de la credibilidad. Lo mismo decían sobre la austeridad antes de que el socialista François Hollande ganase las elecciones presidenciales en Francia.

Si el pueblo griego vota mayoritariamente por seguir en la zona euro pero en condiciones no humillantes, habrá que escucharle y relevar al equipo médico habitual. Y el nuevo debería recordar a la jefa del quirófano, Angela Merkel, que en Europa ya hace mucho tiempo que se opera con anestesia.

Imagen: "Una foto para contaros lo que pasa en Grecia", de Chapu Apaolaza, 14 marzo 2012 (con permiso del autor).

Comentarios

Alemania siempre amaga con dar pero no da. Me gustaría ver a Angela Merkel, espada llameante en la mano, expulsado a Grecia de la zona euro. Pero siempre lo deja para mañana. No sé qué condiciones ambientales se producen cerca de Dinamarca, ya que los personajes nacidos en la región adquieren ese aire hamletiano en el que las dudas los llevan a la tragedia.
Por aquí también dicen lo mismo. Recuerdan que bajo condiciones humillantes (Versalles) cualquier cosa puede suceder. http://www.adeces.org/blogs.htm
me encanta tu blog, es una buena aportacion al mundo del blog
Normas