Fomento tranquiliza con una próxima batería de concursos por 2.000 millones

Las constructoras se preparan para una caída de la inversión pública del 50%

Las distintas reuniones que están manteniendo los representantes de las mayores constructoras del país con la cúpula de Fomento se están saldando con dos ideas: las empresas dan por descontado una caída de la inversión pública del 50% entre 2011 y 2014, y el ministerio planea un impulso a la licitación en el segundo semestre con la puesta en juego de contratos por 2.000 millones.

Las constructoras se preparan para una caída de la inversión pública del 50
Las constructoras se preparan para una caída de la inversión pública del 50

Los contactos de las seis grandes constructoras cotizadas con Fomento, entre los que destaca el encuentro del 27 de abril al que asistieron presidentes de las empresas y el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, han dado como fruto la promesa del Gobierno de avivar la licitación de obra pública en el segundo semestre. Fomento ha trasladado a ACS, Ferrovial, OHL, FCC, Sacyr y Acciona que pondrán en juego siete contratos de volumen millonario, todos ellos relacionados con el ferrocarril. El AVE a Galicia copa la mayoría de ellos.

Se trataría de obras con cargo a los presupuestos públicos, pero Fomento insiste en que la mayor parte de las infraestructuras van a financiarse a partir de ahora a través de mecanismos de participación público-privada. Al cierre del primer trimestre, según datos manejados por Seopan, patronal que aglutina a las grandes compañías del sector, Fomento había licitado obras por un total de 393 millones, lo que implica un descenso del 54% respecto al mismo periodo de 2011. El conjunto de las administraciones públicas (incluidas las comunidades autónomas y los ayuntamientos) ha puesto en juego contratos por 1.840 millones de euros hasta el 31 de marzo, lo que supone un retroceso del 48% respecto a 2011.

Es en este contexto en el que el ministerio que dirige Ana Pastor ultima licitaciones para la segunda parte del año por unos 2.000 millones de euros, según citan fuentes empresariales.

Pero esta inyección de actividad no va a aliviar una tormenta que seguirá arreciando como mínimo en los tres próximos años. El grupo selecto de constructoras ya ha hecho sus cuentas en función de lo que avanza el programa de Estabilidad del Gobierno para el periodo 2012-2015. Las grandes de la obra pública creen que el peso de la inversión pública respecto al PIB, que pasó del 3,8% en 2010 al 2,8% en 2011, descenderá aún un 50% hasta 2014.

La previsión es que sea del 1,7% este año, con una caída del 39% en la inversión pública a lo largo del presente ejercicio; la cuota respecto al PIB bajará al 1,5% en 2013, y hasta el 1,44% en 2014. Las misma proyecciones contemplan un ligero repunte de la inversión en 2015, subiendo hasta el 1,5% del PIB español.

Estos niveles de esfuerzo de las arcas públicas están en mínimos de los últimos 50 años, notablemente por debajo del 1,8% de suelo registrado a finales de los años setenta.

Acelerar el ritmo de trabajo

Además de motivar una notable rebaja en los volúmenes de licitación y adjudicación, la actual crisis ha provocado retrasos en el pago de las obras, lo que ha derivado en una ralentización de las mismas. El asunto también salió a relucir en la cumbre celebrada antes del puente de mayo, en la que Catalá tuvo como interlocutores a José Manuel Entrecanales (Acciona), Baldomero Falcones (FCC), Manuel Manrique (Sacyr), Juan Miguel Villar Mir (OHL), Ignacio Segura (ACS) y Joaquín Ayuso (Ferrovial). Según fuentes conocedoras de los contactos Fomento reclama a las constructoras que agilicen sus actuaciones y a cambio ofrece priorizar en los Presupuestos públicos aquellas obras con un avanzado grado de ejecución.

Las mismas fuentes aseguran que Catalá también avanzó las líneas maestras del Plan de Infraestructuras y Vivienda (Pitvi) que verá la luz en julio y para cuya elaboración se está buscando consenso entre las empresas. Se trataría de elegir, de común acuerdo, las actuaciones que pueden tener mejor acceso a la financiación privada para lanzarlas por delante. Desde Fomento ya se ha afirmado públicamente que uno de los primeros proyectos del Pitvi, que abarcará hasta el año 2024, será el del acceso ferroviario al puerto de Barcelona.

Entre las claves que ha ido dejando caer el ministerio en las comparecencias de sus representantes, se ha podido saber que las arcas públicas podrían soportar hasta el 50% del presupuesto inversor y que está prácticamente comprometida la financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Cumbre ibérica

El parón del AVE entre Madrid y Lisboa, motivado por la crisis portuguesa, será tema prioritario en la cumbre con Portugal que se celebra en Oporto. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha viajado hasta allí acompañado por ocho ministros, entre ellos la titular de Fomento, Ana Pastor.

Al nivel de Italia y por debajo de Francia

Con una previsión de inversión pública del 1,7% sobre el PIB para 2012, España se sitúa al nivel de Reino Unido e Italia y por encima de Alemania (1,4%). Sin embargo, España lidera los recortes, con un 55%, en la porción del PIB que este país dedicaba a inversión pública en 2010.

Entre las grandes economías europeas destaca el esfuerzo de Francia durante la crisis. El país vecino invertía en obra pública el 3,3% de su PIB en 2010 y mantendrá una cuota del 3,2% en el presente ejercicio. Polonia, país que disfruta de fondos europeos para infraestructuras, destina a inversión el 6% de su producto interior bruto.

Los principales constructores del país han demandado al Gobierno que mantenga una cifra estable de inversión equivalente al 3% del PIB para frenar la sangría de empleo y la desaparición de empresas de la construcción.

El presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Juan Lazcano, dijo el martes ante la ministra de Fomento que el sector ha perdido 135.000 empresas entre 2008, 2009 y 2010. Lazcano añadió un dato de empleo escalofriante: entre abril de 2007 y el mismo mes de 2012 se ha reducido en un 60% la nómina de afiliados a la Seguridad Social.

La CNC ha pedido a Fomento un plan sectorial para priorizar obras y un nuevo modelo de financiación de infraestructuras que profundice en la colaboración público-privada a través de concesiones. Por último, el colectivo que engloba a las distintas patronales del sector de la construcción aboga por la tarificación de carreteras.