Balance del mes de abril

Mismo nivel bursátil de 2009 y peor horizonte económico

Las Bolsas mundiales se han despedido del riesgo sistémico de hace tres años, pero la española acusa casi en solitario la recaída en la recesión

Bolsa
Bolsa

El último episodio de la crisis soberana ha estado a punto de situar a la Bolsa española por debajo de los mínimos de la crisis, alcanzados en marzo de 2009. Esta vez con España en el foco, el desapalancamiento de los Estados continúa siendo el gran desafío y la falta de claridad sobre el rumbo a seguir en Europa dispara el nerviosismo. ¿Es la situación hoy peor a la de 2009?

La pregunta parece obligada cuando el Ibex coquetea con los niveles de hace tres años y tras el pánico vendedor reciente, uno de los más virulentos desde el estallido de la crisis. "España está en una situación crítica porque está en mitad del proceso de ajuste. El desapalancamiento de bancos, familias y Estado suma demasiadas fuerzas negativas y aunque se empiecen a corregir los desequilibrios la situación no va a mejorar en los próximos meses. En 2009 había algo de margen para realizar políticas expansivas pero ahora no lo hay. A los inversores internacionales solo se les convencerá cuando tengamos una historia de crecimiento a la vez que corregimos los desequilibrios", resume Antonio García Pascual, de Barclays Capital.

Crecer con los ajustes en marcha, la economía en recesión y la deuda disparada se complica. España ha pasado de tener un superávit fiscal del 1,9% en 2007 a un déficit del 8,5% en 2011 (una cifra que llegó a alcanzar el 11,2% en 2009), lo que ha obligado al Gobierno a centrar los esfuerzos en reconducir el déficit. Los recortes, por tanto, no hacen más que agravar el deterioro económico -la economía está en recesión- y entretanto el endeudamiento total del Estado, que arrancó la crisis en 2007 en el 36,3% del PIB, uno de los niveles más bajos en Europa, ha escalado al 68,5% y se espera que cierre el año en el entorno del 79%. Una cifra que puede incluso aumentar si se dispara el coste de reestructuración del sistema financiero.

España se enfrenta a muchos retos y si bien la situación interna parece más delicada que en 2009 no todo está perdido, muchos expertos recuerdan que se ha avanzado mucho para preparar la economía de cara al futuro. "Se han dado pasos para volver a generar empleo y el sector financiero ha avanzado mucho en la reestructuración y en el reconocimiento de pérdidas", recuerda José Ramón Iturriaga, de Abante.

A nivel mundial el entorno es también más sólido. "En 2009 había un riesgo sistémico. El mercado tenía miedo de que se entrara en una Gran Depresión. Ahora hablamos de riesgos en zonas concretas", comenta Jordi Padilla, director general de Popular Banca Privada.

Una opinión con la que coinciden otros expertos. "En 2009 la situación era mucho más delicada. El pánico se desató por factores económicos y financieros centrados en EE UU. Ahora el foco de tensión es Europa. Hace tres años la crisis afectó a todas las Bolsas y el comercio mundial cayó un 10%. Ahora no es una crisis mundial ni financiera a nivel global. Está centrada en Europa y es también institucional. Hay dudas sobre el modelo al que tiene que dirigirse la política europea", dice José Luis Martínez, estratega de Citi en España.

La evolución de los mercados deja clara esta diferenciación y si la Bolsa española navega en niveles de 2009 tras caer un 18,4% este año, uno de las pocas en rojo, la alemana sube un 14,6% mientras que el Dow Jones gana cerca del 8% y el índice MSCI global casi un 10%.

"Mundialmente hay situaciones mejores y peores pero el entorno está mucho más debilitado porque ha habido que hacer esfuerzos fiscales enormes desde China a EE UU. Luego, los mercados financieros no logran volver a la normalidad. El crédito no fluye, el interbancario sigue congelado y los mercados de capitales se cierran en nada. La economía mundial se ha visto debilitada y cada vez hay menos recursos fiscales. España es un claro ejemplo. Ahora necesitaríamos estímulos fiscales pero no podemos aplicarlos", explica Juan Ignacio Crespo, analista financiero.

El entorno es complicado y el margen de maniobra se agota pero el mundo no está en recesión. El FMI prevé que el PIB mundial crezca un 3,5% este año, una estimación que contrasta con la contracción del 0,6% que sufrió la economía mundial en 2009. Para la zona euro el estima una caída del PIB del 0,3% pero la cifra es muy inferior a la contracción del 4,3% que sufrió en 2009. Incluso para España la estimación es que la economía caiga el 1,8% cuando en 2009 cedió el 3,7%. El riesgo es que la crisis descarrile todas las previsiones.

En 3 pasos

1 Sistema financiero. Cada vez son más las voces que urgen a la banca española a limpiar sus balances. Los expertos creen que una vez concluya la reestructuración del sistema financiero mejorará la confianza en España.

2 Objetivos de déficit. Reconducir el déficit es también prioritario. Los expertos creen que si se van logrando las metas mejorará también la percepción de España.

3 Apoyo al crecimiento. Cada vez son más quienes claman por más tiempo para cumplir los objetivos de déficit y no ahogar así las economías.

Una Bolsa aislada y sin aliados

MERCADOS El Ibex cotiza en niveles de 2009 y aunque el contexto económico mundial es mejor que hace tres años algunos expertos descartan la llegada de un rebote de intensidad. "En 2009 el Ibex no estaba solo, todos los índices estaban en mínimos, lo que hacía fácil el rebote", argumenta Daniel Pingarrón, estratega de IG Markets. De hecho, el Ibex recuperó un 78% entre los mínimos de marzo de 2009 y el máximo que alcanzó en agosto de 2010.

ZONA DE MÁXIMOS El castigo del 18,1% del Ibex en el año convierte a la Bolsa española en el peor índice desarrollado en lo que va de año. El Dax, sube el 14,6% y cotiza un 84% por encima de los mínimos de 2009, mientras que el S&P 500 ha rebotado más de un 100% desde el nivel más bajo que tocó en la crisis. Las Bolsas de EE UU, de hecho se han acercado este ejercicio a los máximos previos a la crisis. El Dow Jones, por ejemplo, cotiza a menos de un 10% del máximo histórico. Y por eso algunos expertos temen que si las Bolsas de EE UU recortan como consecuencia de los avances acumulados o futuras tensiones terminen arrastrando también a la española.

SOLIDARIDAD Avances hacia la unión fiscal en Europa, medidas para apoyar el crecimiento y el uso del fondo de rescate para frenar las subidas de las primas de riesgo son medidas necesarias para acabar con la crisis soberana, según Florence Pisani, economista de Dexia.