Mikael Ohlsson. Presidente y consejero delegado del grupo Ikea

"Nos encantaría tener más proveedores en España"

El directivo no ve problemas para el sector del mueble local por la futura tienda de Valencia y da la vuelta al argumento. Ofrece oportunidades para aquellas compañías que se muestren competitivas y quieran colaborar con el gigante sueco desde España

"Nos encantaría tener más proveedores en España"
"Nos encantaría tener más proveedores en España"

El presidente del grupo Ikea, Mikael Ohlsson (Helsingborg, Suecia, 1957), cree que ha sido sencillo pasar de ser un vendedor de Ikea hasta la cúspide mundial de la compañía. "Me gusta la empresa, su cultura y su gente. Mi único objetivo es hacerlo lo mejor que pueda, igual que cuando era vendedor de alfombras". Acudió a Barcelona a recoger el premio 2012 de los exalumnos de Esade a la compañía sueca.

¿Cuál es la razón del éxito de Ikea a lo largo del mundo?

"En España el proceso para abrir nuevos centros es aún más largo. Ojalá se ganara en agilidad"

Cuando le preguntamos a la gente qué es lo más importante en su vida, la gente dice que su familia y sus hijos. Y el lugar más importante siempre es el hogar. Durante muchos años, eso estaba reservado a las personas con un poder económico alto. Lo que Ikea ha conseguido es ofrecer precio, diseño, calidad y funcionalidad juntos. Hemos convencido a la gente de que diseño y precio asequible es posible. Canalizamos toda la cadena de distribución y quitamos todos los gastos innecesarios. Este concepto tiene más relevancia ahora en un contexto económico difícil.

¿Cómo les ha afectado la crisis?

Por supuesto la crisis afecta porque la gente tiene menos dinero para gastar. Pero eso también les acerca a un concepto de valor por bajo precio. La estrategia pasa por seguir invirtiendo para reducir precios y construir nuevas tiendas. Vamos a seguir creciendo siempre con un control financiero muy conservador. Estamos chapados a la antigua, queremos ganar el dinero antes de gastarlo.

¿En qué zonas crecen más?

Hay lugares para nosotros con gran crecimiento, como Rusia, China, Alemania o EE UU. Y efectivamente, hay una gran diferencia con el sur de Europa, como España e Italia. Pero, a pesar de ello, mantenemos un crecimiento positivo. Acabamos de abrir la tienda de Valladolid y estamos construyendo el centro de Sabadell. Y, por fin, después de mucho tiempo, tenemos la licencia para la tienda de Valencia. El objetivo de Ikea es acercarnos más al cliente para no tener que realizar desplazamientos grandes.

¿Cuántas tiendas prevén abrir este año?

Este año está previsto que abramos 12 tiendas y otras 12 en 2013. Intentamos enfocarnos en los establecimientos que existen, pues nuestra política insiste en que deben estar perfectas. Eso supone una inversión constante de 400 millones de euros. Además vamos a trabajar en reubicar cuatro tiendas porque son pequeñas o anticuadas. Me hubiera gustado anunciarle la reubicación de la tienda de Alcorcón, pero los permisos siguen estando parados.

¿Se encuentran con problemas para instalarse en algunas zonas?

Para nosotros es importante una buena infraestructura, buenos accesos y transporte público para poder instalar un centro. Es necesario que exista una inversión previa por parte de las autoridades para que realicemos una apertura. Eso nos lleva a que debamos tener una buena relación con las autoridades para trabajar de la mano. En general, todos estos procesos son muy largos. En España, la legislación es diferente y, por tanto, el proceso para abrir nuevos centros es aún más largo. Ojalá se pudiera ganar en agilidad.

Ustedes no son bien recibidos en lugares como Valencia, con una gran tradición de empresas del mueble, porque pueden destruir empleos de sectores tradicionales.

Hay una oportunidad enorme para las empresas y sobre todo para los emprendedores españoles. Dos tercios de nuestras compras las hacemos a proveedores europeos. Animaría a las compañías españolas a ser más competitivas, porque hay una gran oportunidad de producción. Estamos empezando un proyecto en Valls (Tarragona) con unos emprendedores y nos encantaría contar con algunos más con los que colaborar. Buscamos emprendedores con una visión estratégica, que empiecen trabajando para España, pero que pueden llegar a trabajar para la organización internacional.

¿Cree que un pequeño fabricante de mueble de Valencia puede ser proveedor de Ikea?

Si tiene la forma de pensar adecuada, la modernidad y es competitivo, ¡por qué no! Nos encantaría tener más proveedores en España. No tiene por qué ser solo la producción de muebles, también los suministros de materiales. Lo único que es nuestro, muy nuestro, es el diseño y el desarrollo de los productos.

"La fundación reinvierte los recursos para crecer más"

¿Qué principios rigen a la empresa?

La misión de Ikea es crear un mejor día a día para la mayoría de las personas. Lo más único que hay en Ikea son las personas. Tenemos 7.000 empleados en España y más de 135.000 en el mundo. Lo que tenemos en común son los valores de entusiasmo, deseo de renovación, asumir responsabilidades, trabajar en equipo, la consciencia del coste, inspirarnos unos a otros y la diversidad por edades u origen. Intentamos ser muy humildes y realistas; vestimos normal. Nos mueve tener poca teoría y mucha práctica.

¿Cómo cuida la sostenibilidad una empresa tan grande y volcada a la fabricación de muebles?

La sostenibilidad es uno de los pilares para crecer porque también influye en la sociedad y en mejorar la calidad de vida de las personas. La herencia y las raíces de Ikea nacen de una zona en el sur de Suecia con muy pocos recursos, de manera que economizar, hacer mucho con poco es algo con lo que la empresa nació.

Ikea Group está controlada por una fundación que tributa en Holanda; Inter Ikea, por otra en Luxemburgo, e Ikea Holding por otra de Liechtenstein. ¿Cree socialmente responsable tributar fuera de Suecia a través de fundaciones?

Ikea Group está controlada por la fundación holandesa Stichting Ingka desde los años sesenta y pertenece como franquicia a Inter Ikea. La fundación reinvierte los recursos para crecer más, los destina aproyectos sociales o los guarda para futuras inversiones. Pero Ikea Group paga impuestos en cada uno de los países donde estamos presentes. Está claro y cristalino: el año pasado pagamos 780 millones de euros, lo que es el 21% del beneficio del grupo, y 150 millones sobre los activos inmobiliarios. Aparte de Ikea Group está Inter Ikea que es el propietario del concepto Ikea, y de las franquicias independientes, y tiene una estructura cerrada para proteger el concepto. Inter Ikea crea también una fundación para asegurarse su sostenibilidad a largo plazo. Tiene una estructura cerrada para proteger este concepto.