Muy confidencial

Caso práctico: como vivir de los subsidios pese a tener patrimonio

En España, un extranjero puede vivir de los subsidios a pesar de tener un importante patrimonio en su país de origen.

Hace unos días una trabajadora social de una empresa que gestiona empleo a discapacitados para un ayuntamiento de un importante pueblo madrileño, atendió el caso de un trabajador de Europa del Este que evidencia cómo se puede vivir de los subsidios a pesar de tener un importante patrimonio en su país.

El trabajador -que recibe una pensión no contributiva de 357 euros con catorce pagas por su minusvalía- acudió a la empresa para apuntarse a una bolsa de empleo para discapacitados ya que su invalidez no le impide trabajar.

En principio manifestó su intención de trabajar a tiempo completo, ocho horas. En ese momento, la trabajadora social le comunicó que en ese caso le suspenderían la pensión mientras estuviera trabajado, pero que la retomaría si se quedaba en paro. A esto, el trabajador respondió "uf, que lío, otra vez a hacer papeles; ¿no puedo hacer otra cosa?".

La respuesta de la orientadora laboral fue que, como alternativa, la legislación española le permitía hacer una actividad retribuida a media jornada (cuatro horas) y compatibilizar el salario y la pensión durante cuatro años, si no se supera un determinado límite de ingresos. Ante esta posibilidad, el hombre cambió de opinión y dijo."pues entonces apúntame sólo para empleos a media jornada porque no quiero perder la pensión".

Acto seguido la conversación siguió así:

-Entonces le apunto para trabajar sólo cuatro horas ¿no?- dijo la orientadora laboral.

-Sí, pero sólo hasta julio, porque entonces mi mujer cumple doce meses de antigüedad (inscrita) en el paro y empezará a cobrar un subsidio de 426 euros. Así yo ya no tengo que buscar empleo porque con mi paga y la de mi mujer ya no nos hace falta trabajar. Además, voy a vender dos pisos que tengo mi país para comprarme uno aquí, porque ya no queremos vivir allí- concluyó el trabajador.