"Las tasas más bajas de España"

Galicia no elevará el número de alumnos por aula

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha ratificado hoy su compromiso de que Galicia seguirá siendo la comunidad "con menores tasas universitarias" y que no elevará la ratio de alumnos por clase, como permite el Gobierno.

Feijóo ha anunciado ambas medidas después de que la diputada del BNG Ana Pontón le instase a "ejercer de presidente" y no cumplir con la normativa estatal que determina varias medidas de ajuste en sanidad y educación. En la misma línea, el líder del PSdeG, Pachi Vázquez, ha instado al presidente a pactar una ley alternativa para "blindar" ambas áreas sociales, que éste ha rechazado por "inconstitucional".

Como eje argumental para descartar las peticiones de la oposición, ha esgrimido que Galicia no puede incumplir una norma "básica" del Estado y ha avisado de que "no invadirá" competencias estatales, igual que "no permitirá que se invadan" las suyas. Dicho esto, ha asegurado que defenderá el autogobierno y ha garantizado que Galicia, a diferencia de lo que podría ocurrir a otras comunidades, "no será intervenida".

Igualmente, Feijóo ha insistido en que su Gobierno aplicará la legislación "básica" porque cree "en la Constitución", aunque mantendrá las "menores" tasas universitarias y no recurrirá a la posibilidad de elevar la tasa de estudiantes por aula, precepto para el que la nueva norma del Estado "faculta a las comunidades, pero no obliga".

"Mientras otras autonomías financian la deuda, Galicia tendrá mejor educación y haremos más hospitales en época de crisis", ha defendido Feijóo, quien ha alegado que garantizar el autogobierno es mantener "una comunidad que pague". Por ello, ha destacado que Galicia es una comunidad "solvente" y ha garantizado que mientras él sea presidente "no será intervenida" por ninguna institución europea ni española.

"Golpe de Estado"

Frente a ello, Pontón ha insistido en que los últimos "recortes" suponen una "alteración sustancial" del Estado de Bienestar, "atacando" y convirtiendo "en papel mojado" las competencias de Galicia. Al respecto, ha censurado la "frivolidad" de Feijóo, quien previamente aseguró que "es mentira que los pensionistas vayan a pagar los medicamentos", para matizar, a renglón seguido, "que el 87 por ciento de los pensionistas gallegos pagarán un máximo de ocho euros".

Así las cosas, la nacionalista ha denunciado la "estafa social" del PP y que "aproveche la crisis para desmantelar el Estado de Bienestar" y entregar "a empresas privadas" la sanidad y la educación. "La sanidad no es gratis, la pagan los ciudadanos con sus impuestos", ha aseverado, para pedir a Feijóo que "deje de ser un problema", que no aplique los "recortes" y que comparezca en un pleno extraordinario para abordar un asunto "de enorme trascendencia".

A modo de argumento, Pontón ha avisado de que "hay quien habla" de que el Gobierno perpetra "un golpe de estado a la democracia, al bienestar y al autogobierno" con sus recortes en sanidad y educación, extremo con el que ha coincidido. "Estamos ante un golpe de estado a la democracia porque prometieron justo lo contrario de lo que hacen en su programa electoral", ha señalado, antes de acusar al PP de "poner una bomba" a la sanidad y a la educación.

"Lamento que confunda golpe de estado con elecciones", ha contestado Feijóo, quien ha sugerido a la portavoz nacionalista que "debería rectificar sus palabras". A renglón seguido, ha alegado que la Constitución "exige mantener" de forma "pública, gratuita y universal" las prestaciones educativas y sanitarias, que es -ha justificado- lo que persiguen las medidas adoptadas por el Estado.

Al tiempo, ha reiterado que en Galicia "no se tomará ninguna medida para cobrar nada por la sanidad" y ha pedido el "apoyo" del BNG a un Gobierno que "blinda los servicios públicos y el autogobierno". "¡Este hombre está fatal!", ha espetado el nacionalista Bieito Lobeira desde su escaño, mientras que Feijóo ha continuado su intervención recordando al BNG que "blindar" los servicios públicos y el autogobierno "son las competencias más sagradas".