Su economía se contrae el 0,2% en el trimestre

Reino Unido vuelve a entrar en recesión

La economía británica registró en el primer trimestre de 2012 una contracción del 0,2% respecto a los tres meses anteriores, cuando la actividad ya había retrocedido tres décimas, por lo que Reino Unido recae en recesión técnica tras encadenar dos trimestres consecutivos en negativo.

La caída de la actividad económica en Reino Unido es el resultado de la contracción del 0,4% registrada en la industria y del 3% en la construcción, mientras que el sector servicios logró crecer un 0,1%, difundidos hoy por la Oficina nacional de estadísticas (ONS).

De este modo, la mayor economía europea al margen de la zona euro sufre su primera "doble recesión" desde los años 70, después de haber encadenado cuatro trimestres consecutivos con caídas del producto interior bruto (PIB) entre 2008 y 2009, en lo que fue la recesión más prolongada de la economía británica.

El Tesoro británico había pronosticado un leve crecimiento económico para los tres primeros meses de este año. El organismo, así, atribuyó la caída a los efectos de la crisis en la zona del euro, donde los problemas de deuda impiden, en opinión del Reino Unido, impulsar el crecimiento.

Según la ONS, la contracción en el primer trimestre de 2012 se debió al mayor descenso en tres años de la actividad del sector de la construcción, mientras que la industria manufacturera mostró un crecimiento plano.

Las estadísticas anunciadas hoy, peores de lo augurado por los analistas, son una mala noticia para el Gobierno de coalición entre conservadores y liberaldemócratas, que espera signos de recuperación económica para poder seguir con su programa de recortes.

Tanto el Ejecutivo como el Banco de Inglaterra esperaban un repunte del crecimiento en 2012, lo que hubiera evitado caer en recesión, que se produce cuando hay dos trimestres consecutivos de contracción.

En cuanto al resto del año, la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR, por sus siglas en inglés), auspiciada por el actual Gobierno para supervisar las finanzas públicas, prevé que el PIB del Reino Unido crezca un 0,8 % en total, frente a un 2 % en 2013 y un 2,7 % en 2014.