Análisis técnico

Tras el Ibex, el tsunami recorre Europa

Se extiende el tsunami fuera de nuestras fronteras. Después de asolar al selectivo español, la gran ola bajista cruza los Pirineos con violencia y entra de lleno en el corazón del viejo continente.

El Káiser alemán en serias dificultades
El Káiser alemán en serias dificultades

Después de un nuevo maquillaje alcista el viernes pasado a cierre semanal en nuestro selectivo, con una subida del +2% y un descenso en el volumen de negociación, se recuperaron los 7.000 puntos. Pero ayer lunes, tras el día de descanso, los bajistas reanudaron su destructor ataque, acercándose con fuerza a los 6.800 puntos. La caída en el Campeador fue del -2,76% hasta los 6.846 puntos. Una sesión que se inició con un vigoroso zarpazo de los osos, que volvían a dejar noqueado al Ibex en menos de una hora, trazando nuevos mínimos sobre el gráfico en los 2.812 puntos. El resto de la jornada fue un tedioso y errático lateral sobre esos niveles.

Continúa el profundo proceso de ajuste en el Campeador sin que los alcistas puedan poner barrera alguna en su desarrollo. Los datos económicos que se van conociendo tampoco a ayudan a cambiar el sentimiento del mercado, profundamente negativo. El Banco de España confirmó ayer oficialmente que nuestro país está en recesión. El PIB retrocedió en el primer trimestre un 0,4% según la institución. Pero el mercado, como indicador adelantado parece descontar algo más. ¿Depresión?. Algunas voces apuntan ya en este sentido. La pregunta en los mercados, ya no es si España será rescatada sino cuando se producirá el rescate.

Tampoco la nueva contribución para Europa acordada por el FMI de 430.000 millones de euros, durante este fin de semana, ha conseguido calmar la reacción correctiva que ya afecta a las principales Bolsas mundiales, en mayor o menor medida. La prima de riesgo española volvió a repuntar de nuevo hasta alcanzar los 436 puntos básicos, acompañada entre otras por las primas de Holanda hasta los 78, tras la dimisión de su gobierno al no poder aprobar el plan de recortes para reducir su déficit y la de Francia que aumento a los 145, después de los resultados de la primera vuelta de las elecciones celebradas en el país vecino, abriendo la puerta a un cambio de gobierno y con él, a los acuerdos alcanzados entre Merkel y Sarkozy.

NASDAQ 100 12.030,06 4,58%
Petroleo Brent 86,490 -0,552%
Oro 1.782,240 0,780%
Plata 22,308 0,508%
EUR x USD 1,0454 0,471%
IBEX 35 8.363,20 0,00%
DAX XETRA 14.397,04 0,29%
CAC 40 6.738,55 1,04%
EUROSTOXX 50 3.964,72 0,77%
DOW JONES 34.589,77 2,18%

S&P 500 4.080,11 3,09%
FTSE 7.573,05 0,81%

Técnicamente, todas las esperanzas alcistas en el Campeador quedan puestas en el gran soporte de los 6.700 puntos. Por debajo de este nivel puede llegar un escenario de pánico o capitulación que provoque un último y duro descenso. Pero también como ya hemos apuntado en anteriores análisis, también un fuerte rebote por la extrema sobreventa y por la importancia del nivel alcanzado por el Campeador, mínimos del año 2009. De momento resulta muy complicado hacer cualquier tipo de predicción, las velas no presentan señal de giro y los osciladores no emiten señales que permitan ayudarnos a ver un contraataque de los toros. Observando como se extiende el tsunami por el resto de Europa, todo apunta a una pérdida de la valiosa trinchera alcista en manos de los osos.

Aquella idea sobre el serio aviso de la anómala divergencia en solitario que arrastraba el índice español, se ha convertido con el tiempo en una peligrosa revelación para el resto de índices de Europa. Hoy nos centraremos en el Káiser alemán, el selectivo europeo más fuerte junto al Gentleman inglés. El selectivo germano empieza a ver las orejas al lobo, está sobre el soporte decreciente en su gráfico situado en los 6.500 puntos y dibujando una peligrosa figura de vuelta en forma de HCH.

La caída del índice germano fue de las más abultadas ayer, un -3,36% hasta los 6.523 puntos. El mínimo alcanzado fueron los mencionados 6.500 puntos. Mantiene de momento la directriz alcista que le guía desde septiembre del año pasado, su cesión abriría la posibilidad de una corrección más severa. La media móvil de las 20 sesiones se ha cruzado ya a la baja con la de 50, señal bajista. Perder la línea de tendencia podría llevar al Káiser a visitar los 6.230 puntos, donde tiene la media móvil de las 200 sesiones sin descartar los niveles cercanos a 6.000 puntos por proyección de la posible figura en caso de confirmarse.

Si nos ayudamos de los retrocesos de Fibonacci, el 38,20% de la subida previa nos marcan los 6.350 puntos. El retroceso más importante, el del 50%, que cedería el control de la situación a los bajistas, marca los 6.085 puntos. Como último nivel de retroceso, el 61,80% señala en los 5.820 puntos. La clave estará en no perder los mínimos de ayer, en los 6.500 puntos. Los bajistas no desaprovecharían la oportunidad de hacer más daño en el corazón de Europa si se pierden esos niveles.

Por su parte el Emperador europeo cedió ayer los 2.275 puntos, nivel correspondiente al 50% de retroceso Fibonacci. Los bajistas han tomado el control del selectivo europeo definitivamente. El descenso ayer fue del -2,87% hasta los 2.244 puntos. Los osos tienen ahora el siguiente objetivo sobre los 2.200 puntos y el 61.80% de retroceso Fibonacci. La media móvil de las 20 sesiones busca con rapidez la de 200. El tsunami ya se ve claro en el gráfico del índice europeo, una gran ola descendente de más de 350 puntos, tras fallar la pauta envolvente de giro en los 2.280 puntos la semana pasada. Las velas chocaron con la media móvil de las 200 sesiones y los osos no perdieron la oportunidad de abrir más brecha en el Emperador.

La esperanza alcista queda en manos de los índices de Wally, donde los descensos fueron como es habitual mucho menores pero no exentos de riesgos. El General Custer se dejó un -0,84% hasta los 1.266 puntos tocando ayer los últimos mínimos alcanzados a primeros de abril en los 1.258 puntos. Ayer las velas volvían a perder la media móvil de las 50 sesiones. Ceder los 1.370/60 puntos a cierre puede abrir las puertas a los osos hacia los 1.335/300 puntos.

En el mundo de la tecnología, el Nasdaq Composite dejó ayer sobre el gráfico un peligroso hueco a la baja sobre los 3.000 puntos. Dibujó un doji con nuevos mínimos en los 2.944 puntos. Cerró la sesión sobre los 2.970 puntos con un descenso del -1%. Dice un proverbio japonés que no se puede aplaudir con una sola mano, si los alcistas dejan de aplaudir en Wally, pueden poner fin a la ovación de la renta variable definitivamente.