La city

YPF o la fe de Exteriores

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha dado una orden: los altos cargos de su departamento deben paralizar sus planes temporalmente para centrarse en la ofensiva diplomática contra la nacionalización de YPF decretada por el Gobierno argentino. Quedan así suspendidas medidas anunciadas a bombo y platillo en las últimas semanas.

Tras su nombramiento, García-Margallo adelantó que pretendía convertir el ministerio en una plataforma para la "diplomacia económica" que defienda los intereses españoles. Miembros de su equipo transmiten en privado su esperanza de paralizar la nacionalización y reiteran que, gracias al apoyo de EE UU a España, todavía queda margen para la diplomacia.