Jim Yong King

Un médico en el Banco Mundial

Por primera vez la presidencia de la agencia de asistencia a países en desarrollo estará en manos de este experto en salud pública de origen surcoreano.

Un médico en el Banco Mundial
Un médico en el Banco Mundial

Algo sabe de reducir la pobreza en el mundo. El doctor Jim Yong Kim, de origen surcoreano, combatió de joven la tuberculosis en Perú. A través de la ONG Partners in Health, de la que es cofundador, su trabajo permitió curar en casi 20 años a más de 7.000 pacientes, alcanzando las mejores tasas de curación a nivel mundial, tres de cada cuatro tratamientos, y logró cambiar las políticas de la OMS. Dieciocho años después, el pasado fin de semana Kim volvía a Perú. Le honraron con homenajes y el presidente Ollanta Humala se reunió con él en el Palacio de Gobierno en Lima. En la capital peruana, Kim recibió la buena nueva de su nombramiento como presidente del Banco Mundial.

Es la primera vez en su historia que la institución prescinde de un economista o un experto en el mundo de las finanzas para el cargo. Kim tomará las riendas a partir del próximo 1 de julio, cuando vence el mandato de Robert Zoellick. "El Banco Mundial es una de las herramientas más poderosas que tenemos para reducir la pobreza y elevar los niveles de vida en todo el mundo, y la experiencia personal de Jim y años de servicio hacen de él un candidato ideal para este trabajo", ha dicho su principal valedor, el presidente estadounidense, Barack Obama.

Ha sido la primera vez en la historia del Banco Mundial que el candidato de Estados Unidos se ha enfrentado a un serio desafío. Desde que la organización se fundó en la conferencia de Bretton Woods al final de la Segunda Guerra Mundial, la presidencia siempre ha estado en manos de un candidato de EE UU. El Fondo Monetario Internacional (FMI), su organización hermana, siempre ha estado liderada por un europeo. EE UU apoyó a Christine Lagarde, así que Kim ha recibido el respaldo de Europa -también de Japón y Canadá-. El presidente electo competía con la ministra de Finanzas de Nigeria, Ngozi Okonjo Iweala, y el exministro de Finanzas colombiano, José Antonio Ocampo, el primero que se retiró. "Sus candidaturas enriquecen el debate sobre el papel del presidente y la gestión futura del Banco Mundial. El apoyo recibido de los diferentes países miembros refleja el calibre de las candidaturas", dice el anuncio de la institución. La elección de Jim Yong Kim afianza el poder de Washington sobre el Banco Mundial. En los países en desarrollo se aviva la polémica sobre los procesos de selección, mientras reclaman más transparencia y democracia.

Jim Yong Kim nació en Seúl (Corea del Sur) en 1959, pero a los cinco años se mudó con sus padres, un dentista y una profesora de filosofía neoconfuciana, a Iowa (EE UU). Estudió Medicina en su universidad y en la de Brown, en Providence, donde se graduó en 1982 con la distinción magna cum laude. En 1991, se doctoró en Medicina en Harvard y dos años después, en Antropología en la misma universidad.

Su madre ha sido una decisiva influencia a la hora de romper barreras. Kim es el primer médico que ha llegado a la presidencia de la Universidad de Dartmouth (New Hampshire), miembro de la Ivy League -la conferencia deportiva en la que también militan Harvard, Princeton, Brown o Columbia-. La elección llena de orgullo a la universidad que preside desde 2009. Steve Mandel, miembro de su consejo directivo, le considera "un líder inspirador e innovador", y no duda de que aportará la misma energía y creatividad al Banco Mundial.

Casado y con dos hijos, la preocupación de Kim por aumentar los niveles de salud en el mundo se tradujo en 1987 en la creación de Partners in Health, junto con Paul Farmer, a quien conoció en Harvard y con el que trabajó en Haití. La ONG ha llevado su misión, además, a Lesoto, Malawi, Perú, Rusia, Ruanda o Burundi. "Jim se propone metas ambiciosas y las cumple. No puedo pensar en alguien más capaz para ayudar a naciones enteras a salir de la pobreza", señala Farmer.

Entre 2004 y 2006, Kim dirigió el departamento de VIH/Sida de la OMS. Allí se encargó de lanzar la iniciativa 3 por 5 con el objetivo de tratar a 3 millones de pacientes con sida.

Su experiencia en la salud pública es su principal talento. Tiene más. Según Obama, Kim es un demonio en el campo de golf. Y, además, canta, nadie ha dicho si como los ángeles, y baila. En un vídeo de una competición de canto de Dartmouth, baila y canta un tema del grupo Black Eyed Peas. Y en otra ocasión, apareció en un tributo a Michael Jackson. Es médico, pero ya hay quien le llama el banquero rapero.