Carlos Castresana solicita una excedencia de tres años

El azote de Pinochet deja la Fiscalía del Supremo

Carlos Castresana, Fiscal del Tribunal Supremo, ha solicitado una excedencia de tres años para el cuidado de hijos. El fiscal impulsó en 1996 el proceso contra el dictador Augusto Pinochet.

Carlos Castresana (1957), el fiscal que impulsó la detencion de Pinochet, que sentó en el banquillo a Jesús Gil, que ha criticado públicamente que los impagos de hipoteca se traduzcan en desahucios, deja la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Según se publica hoy en el BOE Castresana ha solicitado excedencia voluntaria para el cuidado de hijos a partir del 20 de abril, por un periodo de tres años.

Castresana está considerado como uno de los mayores luchadores contra la corrupción en España en los últimos veinte años y es un referente internacional en el campo de los derechos humanos.

El fiscal fue autor en 1996 de las denuncias interpuestas en nombre de la Unión Progresista de Fiscales contra las Juntas Militares de Argentina y Chile, a raíz de las cuales la Audiencia Nacional, con el juez Garzón al frente, inició el llamado caso Pinochet.

En los años noventa también fue el Fiscal Anticorrupción a cargo de los casos Camisetas y Atlético, en los que investigó la transformación del Atlético de Madrid en sociedad anónima. En una entrevista concedida en 2009 a Radio Marca, Castresana aseguró que los Gil habían saqueado el equipo de fútbol. "La gestión de la familia Gil puede resumirse en un saqueo sistemático. Esta familia desvió dinero del Atlético de Madrid a sus empresas familiares. Los Gil sacaron 11.000 millones a paraísos fiscales por venta de jugadores", dijo entonces.

En 2007 el Secretario General de las Naciones Unidas le designó Comisionado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, cargo que desempeñó hasta 2010, cuando se incorporó a la fiscalía del Tribunal Supremo. Sobre su experiencia en Guatamala Castresana contó en una entrevista a El País que había sido amenazado de muerte. "En mi última etapa, mi jefe de seguridad llegó a pedirme que saliera del país y dirigiera la comisión fuera de Guatemala. Había una incipiente organización de un atentado que habría culminado con un intento de matarme. Había una trama constituida para matarme", dijo.

En una conferencia celebrada en Barcelona el mes pasado Castresana advirtió que la sociedad española actual está sufriendo una "recesión" no sólo económica, sino también en el "efectivo disfrute de algunos derechos fundamentales". En su discurso también defendió la dación en pago o que el Estado se haga cargo de las hipotecas que las familias no pueden encarar y acaban siendo desahuciadas.