Queda en los 7.079,2, con la prima en 410 puntos básicos

El Ibex se derrumba otro 4% y se descuelga de Europa

El Ibex ha marcado hoy un número mínimo anual y ahonda su caída en 2012 al 17,35%. Ha perdido otro 3,99% en su peor sesión del año, esta vez a causa no solo de los bancos sino también de energéticas y constructoras, y queda en los 7.079,20 puntos, en una peligrosa senda descendente hacia los mínimos de la actual crisis, marcados en marzo de 2009. La Bolsa española vuelve a ser con diferencia la peor de Europa, si bien la prima de riesgo aguanta el golpe en los 410 puntos, a la espera de la subasta de obligaciones de mañana.

España esta inmersa en una tormenta perfecta en la que a las dudas sobre el cumplimiento del objetivo de déficit se suman los problemas en el exterior de empresas señeras como Repsol y la irresuelta reestructuración de la banca, que hoy arrojaba un nuevo récord de morosidad mientras sigue sin despejarse cómo se va a financiar el proceso de recapitalización pendiente. Hoy se sumó un elemento más, la inquietud sembrada por la venta por parte de ACS del 3,69% de Iberdrola, con unas cuantiosas minusvalías de 540 millones de euros y bajo la presión de tener que reducir la deuda contraida en su día para entrar en el capital de la compañía eléctrica, de la que conserva el 14,5%. Suspendidas de cotización al inicio de la sesión, en su vuelta los títulos marcaron acusados descensos que han quedado en el 6,06% para ACS y en el 7,87% para Iberdrola. Ambas figuran a la cola del Ibex, junto a Sacyr Vallehermoso, que sigue acusando la resaca de la víspera tras la expropiación de YPF a su participada Repsol y ha caído el 10,36%. Estos descensos han puesto hoy de manifiesto la vulnerabilidad de un sector que se endeudó fuertemente para tomar posiciones en el sector energético y por lo que soporta un fuerte endeudamiento, que el mercado se decidió a penalizar hoy. De hecho, el sector de construcción e inmobiliarias ha sido el peor de Europa, precisamente por la caída de las compañías españolas. Repsol se ha dejado otro 6,21% y Bankinter, el 6,84%.

La banca ha sido el otro gran foco de las ventas. La morosidad del sistema financiero ha marcado en febrero un nuevo máximo en el 8,15%, la mayor cota en 18 años, mientras siguen llegando mensajes que invitan a España a acudir al fondo de rescate europeo para terminar por fin de sanear al sector. Hoy ha sido el FMI el que ha apuntado que el conjunto de la banca europea, incluidos los grandes bancos españoles, podría reducir su balance en 3,8 billones de dólares hasta 2013, al tiempo que ha animado a emplear los recursos del fondo de rescate para inyectar dinero en la banca. En el Ibex, y tras el rebote de ayer, Santander ha perdido el 4,03% y BBVA, el 3,07%.

Y a propósito de los problemas de España, que para la mayoría de inversores se concentran en la banca, el presidente del Bundesbank y consejero del BCE, Jens Weidmann, ha advertido que la institución europea no está para resolver los problemas concretos de ningún país. "No deberíamos proclamar que se acerca el fin del mundo cuando los intereses a largo plazo de una país temporalmente superan el 6%", apunta Weidmann. "Esto supone también un acicate para que las autoridades de los países afectados hagan sus deberes y recuperen la confianza (de los mercados) mediante el seguimiento de la senda reformadora", añade, en la línea más dura mantenida por el BCE de tensar la cuerda e intervenir con firmeza solo cuando la situación ya se ha vuelto insostenible. Con este nuevo jarro de agua fría, el Ibex ha cerrado en mínimos de marzo de 2009 y se aproxima peligrosamente a los niveles más bajos marcados en la presente crisis, de 6,817,4 puntos, alcanzados ese mes.

IBEX 35 7.227,40 -0,06%

La prima de riesgo ha logrado mantenerse ajena a la presión vendedora en el Ibex durante gran parte de la jornada y llegó a caer por debajo de los 400 puntos básicos en la mañana, ante la expectativa que anunciaba el diario Financial Times de que España podría retrasar a 2014 el cumplimiento del objetivo de déficit del 3%. Pero los mensajes del Gobierno insisten en el compromiso con Bruselas y, en la recta final de la jornada, el diferencial con Alemania (que ha colocado hoy deuda a dos años a tan solo el 0,14% de interés) ha quedado en 410 puntos, con el bono a diez años al 5,82%. Será el punto de partida para la subasta de mañana del Tesoro, de obligaciones con vencimiento en 2014 y 2020 por importe de entre 1.500 y 2.500 millones de euros.