Actualidad

La marca blanca llega al renting

Entidades financieras y concesionarios traspasan la gestión de este servicio a operadores especializados, pero mantienen la red comercial.

Las marcas blancas inundan los supermercados españoles. Ahora, este modelo de negocio se traslada a otros sectores bien diferentes: entre ellos, el renting de vehículos.

Las operaciones entre proveedores de renting se han multiplicado en los últimos meses. Así, diversas compañías, para las que esta actividad no constituía la parte fundamental de su negocio, han optado por externalizar el servicio de gestión de flotas y dejarlo en manos de especialistas. Sin embargo, continúan ofreciendo el servicio a sus clientes a través de su red comercial.

Arval, compañía de renting perteneciente a BNP Paribas, protagonizó dos de las más importantes operaciones de este tipo. La empresa de alquiler y gestión de flotas llevó a cabo la adquisición del negocio de renting de CaixaBank (CaixaRenting), así como el de los concesionarios de la alianza Renault-Nissan. Estos acuerdos permitieron a la filial de renting del banco francés la creación de una flota en España de más de 80.000 vehículos e incrementar su cuota de mercado del 12% al 20%. Históricamente, los clientes de Arval eran grandes cuentas que se captaban con equipos comerciales, pero el mercado en España se amplió mucho. "Todo el mundo se apuntó al renting", explica la consejera delegada de Arval, Cecilia Boned.

En 2008 y 2009 muchas empresas que realizaban esta actividad perdieron dinero, fundamentalmente por la pérdida de valor de los coches usados una vez finalizado el contrato de alquiler. De este modo, actores para los que este servicio no formaba parte de su negocio principal, como bancos, cajas y fabricantes de coches, buscaron operadores específicos para externalizar este servicio. "Estas entidades aprovechan la potente red de distribución que tienen para mantener una marca propia que genera confianza, pero optan por dar a otros la gestión del servicio", señala la directiva.

Otro caso fue el de los concesionarios Fiat, cuyo servicio de renting pasó a ser gestionado por ALD Automotive, compañía de renting del grupo Société Générale, quien también se hizo cargo la flota de Masterlease (General Motors) a mediados de 2010.

"Desde 2007 se ha venido produciendo cierta concentración en el sector, como ha ocurrido en otras actividades, entre el 20% y el 25% de las empresas que llevaban a cabo servicios de alquiler a largo plazo han protagonizado algún tipo de movimiento", destaca Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER).

A finales del pasado ejercicio, y tras la aprobación por parte de las autoridades europeas de regulación de la competencia, Alphabet (compañía de renting de BMW Group) adquirió ING Car Lease por un total de 637 millones de euros.

Según el Informe del vehículo de empresa (CVO), ya son el 17% de las pequeñas y medianas empresas españolas las que optan por esta fórmula, frente al 59% de las grandes corporaciones. Estos datos ponen de manifiesto que las pymes tienen por delante un gran potencial de crecimiento.

"Existe una oportunidad de oro que el sector debe aprovechar, sobre todo porque hablamos de más del 90% del tejido empresarial", apunta Cecilia Boned.

Para esta compañía, las alianzas con los fabricantes de coches o con las entidades financieras que ofrecen este servicio resultan claves a la hora de acercarse a este nuevo y tan importante segmento. "Precisamente en un momento en el que el propio contexto económico sitúa a las pymes como motor de crecimiento y empleo, este movimiento del sector responde a la necesidad de proporcionar a este colectivo fórmulas de financiación todo incluido para sus coches que permitan despegar y hacer más rentable su negocio, máxime cuando las flotas representan uno de los capítulos más gravosos de una empresa", añade Boned.

Bankia tienta al sector

Las empresas que ofrecen servicios de alquiler a largo plazo, como le ha tocado a casi todos los negocios, se van adaptando a los tiempos que corren. Los expertos aseguran que se producirán más concentraciones y que habrá quienes valoren este negocio como activo estratégico para su empresa y quienes no lo hagan y decidan venderlo o dejarlo en manos de un tercero.

Fuentes conocedoras aseguran que la participación del 20% que posee Finanmadrid (una compañía 100% de Bankia) en APK Renting podría estar a la venta. Según las mismas fuentes, aunque la filial no está realizando una búsqueda activa para esta operación, si apareciese una oferta interesante la entidad financiera la estudiaría.

Por su parte, la unidad de renting de BBVA, que a finales del pasado ejercicio planteó una situación similar a la de Bankia, aún no ha vivido ningún movimiento. No obstante, actualmente el banco asegura que el renting "se considera un activo estratégico dentro de su negocio".

Desde Arval aseguran que el principal objetivo ahora es consolidar el modelo de negocio que han creado en los últimos años. "Hemos vivido un crecimiento importante recientemente, si surgiese una oportunidad se podría pensar, pero lo más importante ahora es proporcionar una excelente prestación de servicios a nuestros socios", afirma Boned.