El magistrado pide información sobre posibles cuentas en Suiza

El juez ordena el embargo de 681 millones a Ruiz-Mateos por Clesa

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid considera que el concurso de Clesa podría declararse culpable. Por esta razón ha ordenado el embargo de bienes de sus anteriores administradores, José María Ruiz-Mateos y tres de sus hijos, por valor de 681 millones.

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha ordenado el embargo a José María Ruiz-Mateos y a tres de sus hijos varones por valor de 681,02 millones de euros para cubrir el déficit patrimonial de Clesa.

El magistrado Francisco Javier Vaquer, en un auto dictado a 30 de marzo y del que ayer informaron las agencias Efe y EP, indica que la medida se ha adoptado sin audiencia de los demandados, ya que se considera que de lo contrario sería infructuosa la medida cautelar.

Vaquer ha determinado en su auto que el concurso de Clesa podría declararse culpable, ya que tanto el administrador de derecho como los de hecho realizaron en los dos años anteriores a la declaración concursal actos de administración que determinaron o agravaron la situación de insolvencia de la empresa láctea.

"Con sus actuaciones y omisiones permitieron la explotación de una actividad empresarial incapaz de generar beneficio bastante para atender a sus propios gastos de explotación", asegura.

El magistrado acuerda en su auto requerir, mediante auxilio internacional, a la Union des Banques Suisses y a Credit Suisse (ambas en Zúrich, Suiza) que certifiquen si José María Ruiz-Mateos Jiménez de Tejada, sus hijos José María, Francisco Javier y Álvaro Ruiz-Mateos Rivero o alguno de ellos tiene abierta alguna cuenta corriente o de otro tipo en estas entidades o alguna de sus filiales.

Les pide, además, que informen de si existe cuenta numerada en la que alguno de ellos figure como titular o como cotitular oculto; o si existe cuenta corriente de otro tipo de cuyo saldo pueda disponer cualquiera de los demandados.

Embargo tras embargo

En el último año distintos jueces han ordenado varios embargos sobre propiedades de la familia Ruiz-Mateos, ya sea relacionados con alguna de sus empresas en concurso o con la investigación que la Audiencia Nacional lleva a cabo sobre la demanda por estafa presentada por inversores en pagarés emitidos por sociedades de Nueva Rumasa.

El Juzgado de lo Mercantil número uno de Granada, que lleva la insolvencia de Dhul, acordó el 30 de septiembre de 2011 el embargo a la familia por valor de 618,26 millones de euros.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ordenó el pasado mes de enero el embargo de 220 inmuebles, varias fincas rústicas, vehículos de alta gama y un centenar de obras de arte de los Ruiz-Mateos.

El Juzgado de lo Mercantil de Palencia ha citado a declarar mañana a José María Ruiz Mateos después de que la administración concursal de Trapa haya pedido el embargo preventivo de los bienes y derechos de los anteriores administradores de la sociedad por 97,5 millones de euros, según informó Efe.

De Parmalat a la insolvencia

Ruiz-Mateos compró Clesa a Parmalat en 2007 a través de la sociedad Lácteos Siglo XXI. Para llevar a cabo la operación recibió avales de Royal Bank of Scotland por 80,6 millones y de Santander por 107 millones.

El 15 de febrero de 2011 Clesa informó al juez de su situación de insolvencia. Dos días después José María Ruiz-Mateos y sus seis hijos varones convocaban una rueda de prensa para informar de que varias de sus empresas se encontraban en situación crítica. Culpó entonces de todo a Santander y Royal Bank of Scotland.

El pasado septiembre Ruiz-Mateos comunicaba la venta de Nueva Rumasa a una sociedad especializada en compra de empresas con problemas y liquidaciones, controlada por el mismo empresario que un año antes había adquirido Marsans, también en concurso.

El informe de la administración concursal de Clesa, presentado en diciembre pasado, destaca que la compañía adquirió a sociedades de Nueva Rumasa "activos no relacionados con su actividad a precios muy superiores a los del mercado".