Preocupación en la Comisión Europea

García-Margallo convoca al embajador argentino ante la situación de YPF

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha convocado al embajador de Argentina en España, Carlos Bettini, ante la posibilidad de que el Gobierno de ese país expropie YPF, participada por Repsol.

Carlos Bettini, a su llegada este mediodía a la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores
Carlos Bettini, a su llegada este mediodía a la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores

Según han informado a Efe fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, el titular de este departamento recibirá a las 13.00 horas al diplomático argentino para conocer las previsiones de su Gobierno en relación con YPF.

Por otro lado, la Comisión Europea (CE) está "preocupada" por los supuestos planes de Argentina de nacionalizar la petrolera YPF, controlada por la española Repsol, y ha instado al Gobierno de Cristina Fernández a encontrar una solución apropiada para ambas partes, dijeron hoy a Efe fuentes comunitarias. La delegación de la CE en Buenos Aires ya se puso en contacto la semana pasada con la oficina de la presidenta argentina para pasar el "mensaje firme" de "preocupación" del jefe del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, ante la situación, indicaron esas fuentes.

Proyecto de ley

En la reunión, que tendrá lugar en la sede del ministerio de Asuntos Exteriores, estará también presente el secretario de Estado para Iberoamérica, Jesús Gracia, según las mismas fuentes. El Gobierno de Cristina Fernández prepara el envío al Congreso de un proyecto de ley para tomar el control de la petrolera YPF, en el que se declara de utilidad pública y sujeto a expropiación el 50,01 por ciento de las acciones clase D de la compañía, en manos del grupo argentino Petersen (25,46 por ciento) y de Repsol, que posee el 57,43 por ciento.

La noticia ha provocado la reacción del Ejecutivo español y ayer mismo, desde Varsovia, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, advirtió al Gobierno argentino, sin citarlo, de que cualquier "gesto de hostilidad" contra los intereses de las empresas españolas será interpretado como un gesto de hostilidad hacia España y "trae consigo consecuencias".

El Gobierno español, dijo Soria, defiende los intereses de todas las empresas españolas dentro y fuera del país, y, "si en alguna parte del mundo hay gestos de hostilidad" contra esos intereses, lo interpreta como "gestos de hostilidad hacia España y hacia el propio Gobierno", que tienen consecuencias.

Hoy mismo, el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, ha advertido al Gobierno argentino de que "romper las reglas de juego tiene un coste y Argentina se va a convertir en un apestado internacional".

Méndez de Vigo ha informado de que el Ejecutivo español ha hecho "todo tipo de gestiones al más alto nivel" para conseguir una posición de respaldo a los intereses españoles en este país.

Los socialistas, tal y como ha subrayado la portavoz de este partido en el Congreso, Soraya Rodríguez, apoyarán al Gobierno de Mariano Rajoy para poder dar una "solución satisfactoria" a este conflicto.

Mientras, Repsol ha señalado en un escueto comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que "no ha recibido notificación alguna por parte de las autoridades argentinas" sobre su participada YPF, tras una jornada de rumores por supuestos planes gubernamentales, no confirmados oficialmente, para tomar el control de la compañía. EFECOM