Los dos procesos terminarán antes del verano

El FROB da luz verde a la venta de Catalunya Caixa y Banco de Valencia

La comisión rectora del FROB ha acordado esta tarde comenzar el proceso de venta de Catalunya Caixa y Banco de Valencia. El resultado de las dos subastas se conocerá antes del verano.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), controlado por el Banco de España y el Ministerio de Economía, ha decidido iniciar el proceso de desinversión de su participación en Catalunya Banc, equivalente al 89,74% de su capital. Este acuerdo se ha producido una vez que la Caixa Catalunya (la propietaria original del banco filial y aún titular del 10,26% restante del capital), ha acordado renunciar a su opción de compra sobre las acciones del FROB. Según explica el FROB en un comunicado, esto ha permitido "adelantar en cinco meses el calendario previsto".

La comisión rectora del Fondo también ha aprobado el plan inicial de reestructuración de Banco de Valencia (intervenido en noviembre). En este caso, ya se han iniciado los contactos con los potenciales interesados en adquirir la entidad, con la distribución del cuaderno de venta. En ambos casos, la venta se materializará a través de subastas que, según las previsiones del FROB, concluirán "antes del verano". En un comunicado remitido por Catalunya Caixa explica que el proceso concluirá en julio.

La venta de estas dos entidades, requerirá la aportación de cerca de 4.000 millones de euros de capital, por parte del Fondo de Garantía de Depósitos (nutrido con las aportaciones de las entidades). Este dinero irá a parar al FROB, que lo adelantó en el momento de la intervención de Banco de Valencia y la nacionalización de Catalunya Caixa. Además, de da por hecho que los compradores contarán con un Esquema de Protección de Activos (EPA), que cubra las pérdidas futuras que generen las entidades adquiridas por su exposición al ladrillo.

Durante las últimas semanas, el Ministerio de Economía y la banca han debatido sobre la fórmula para dotar de recursos al Fondo de Garantía, que no tiene dinero suficiente para acometer las dos operaciones. La fórmula que se baraja es pedir a las entidades que concedan un préstamo al FGD, a modo de adelanto de las futuras aportaciones.

Desde que comenzó la crisis económica, el Banco de España ha intervenido tres cajas de ahorros (Caja Castilla La Mancha -CCM-; Cajasur y Caja Mediterráneo -CAM) y un banco (Banco de Valencia). Además, el FROB ha tomado el control de otras tres cajas (Unnim, Catalunya Caixa y Novagalicia). En este último caso, la entidad intentará que varios fondos de inversión anglosajones sustituyan al FROB en su accionariado.