"Cualquier gesto contra empresas españolas se interpretará como un gesto contra España"

Soria advierte de "consecuencias" a Argentina si es hostil a Repsol

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha aludido en una declaración institucional a la embestida del Gobierno argentino contra YPF, minutos antes de iniciarse la reunión de los gobernadores de provincias petroleras donde definirían medidas contra la petrolera.

Varios vehículos llegan a una gasolinera de la petrolera YPF
Varios vehículos llegan a una gasolinera de la petrolera YPF

El ministro español de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, afirmó hoy que cualquier "gesto de hostilidad" contra empresas de su país será interpretado como un gesto "hacia España" y "trae consigo consecuencias", en una aparente alusión al Gobierno argentino por el conflicto con YPF.

Soria no citó en ningún momento al Gobierno argentino, que ha convocado para hoy a los gobernadores de las provincias petroleras para tratar sobre la situación de la compañía YPF, controlada por la española Repsol.

Los servicios de comunicación de La Moncloa, sede del Gobierno español, han facilitado a los medios estas declaraciones de Soria, quien se encuentra en Varsovia junto al presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, para participar en una cumbre hispano-polaca.

El Gobierno español, ha subrayado Soria, defiende los intereses de todas las empresas españolas dentro y fuera del país y "si en alguna parte del mundo hay gestos de hostilidad" contra esos intereses lo interpreta como "gestos de hostilidad hacia España y hacia el propio Gobierno" que tienen consecuencias.

En las últimas semanas, seis provincias argentinas han revocado licencias a YPF para operar en una docena de áreas, mientras que otras dos han conminado a la petrolera a aumentar sus inversiones bajo amenaza de cancelarle permisos de explotación.

La sureña provincia de Santa Cruz, que ya había retirado dos áreas a YPF, decretó ayer la caducidad de la licencia de la petrolera para operar en otras tres áreas apenas horas después de que la compañía presentara un plan de inversiones hasta 2017 para esa región por importe de 4.379 millones de dólares.

Pese a que el Gobierno argentino ha mantenido en total reserva el contenido de la reunión de hoy, algunos gobernadores han adelantado que debatirán sobre el futuro de YPF, que ha sido acusada por la presidenta Cristina Fernández de una caída de la producción que atribuye a una falta de inversiones.

YPF, participada en un 57,43 por Repsol y un 25,46 por el grupo argentino Petersen, anunció que este año invertirá en Argentina un récord de 15.000 millones de pesos (3.416 millones de dólares), cifra que supera los 13.300 millones de pesos (3.029 millones de dólares) invertidos en 2011.