Cálculos iniciales del sector fijan el crédito en unos 20.000 millones

La banca sortea unas multimillonarias pérdidas por la reestructuración con un préstamo al FGD

Parecía más sencillo de lo que en realidad está siendo. El Gobierno y la banca ultiman una vía para financiar las subastas de Banco de Valencia, Catalunya Caixa y Novagalicia a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). El objetivo es que esta financiación no suponga un coste para la banca, ya que ello supondría multimillonarias pérdidas para el sector. Fuentes financieras aseguran que según unos primeros cálculos el FGD podría necesitar un préstamo de unos 20.000 millones de euros repartidos en unos ocho años para sanear a estas tres entidades.

Economía y las entidades financieras esperan cerrar en los próximos días un acuerdo para financiar el FGD una vez que Bruselas considerase ayudas públicas cualquier crédito concedido al FROB por la banca o incluso que el FROB emitiese y prestase al FGD. La banca presiona para que la financiación al FGD no perjudique sus cuentas de resultados, ya que una derrama o nuevas aportaciones extra supondría presionar la cuenta de resultados del sector del presente ejercicio, lo que podría llevar a la banca a pérdidas.

De ahí que la fórmula defendida por la banca es que esta financiación se lleve a cabo en forma de crédito concedido por el sector al FGD. Ello garantizaría así que las entidades que adquieran estas firmas a subastar y reciban ayudas a través de un esquema de protección de activos (EPA) puedan devolver al FGD parte de las mismas una vez que puedan recuperarse parte de las pérdidas por morosidad. Además, el FGD devolvería el crédito concedido a las propias entidades financieras que se lo concedieron.

Esta vía evita que Bruselas considere ayudas públicas el crédito al FGD y la banca sortea, además, entrar en pérdidas, lo que se produciría si se acude a una derrama.

Los primeros cálculos del sector apuntan a unas necesidades de fondos del FGD para cubrir el EPA y el capital ya inyectado en CAM, Unnim, Catalunya Caixa , Novagalicia y de Banco de Valencia si al final el FROB tiene que desembolsar 1.000 millones de euros que necesita esta firma valenciana de unos 20.000 millones de euros en conjunto repartidos en unos ocho años, frente a los diez a los que se han concedido los EPAs de las subastas anteriores, y puede que las futuras.

El consejero delegado de Banesto, José García Cantera, aseguró hoy que la banca y el Gobierno están trabajando para buscar una solución para que la reestructuración del sector financiero no aumente las aportaciones al Fondo de Garantía, y por lo tanto que no tenga efecto en la cuenta de resultados.

En la actualidad el FGD cuenta con menos de 2.000 millones de euros de patrimonio.

Bruselas considera que en algunas ocasiones es mejor dejar quebrar a las entidades y que es menos costoso que ayudarlas, explican varias fuentes financieras. Las mismas fuentes señalan que Bruselas considera injustificadas ayudas públicas muy costosas. De ahí que cuestione la vías para que el FROB o el FGD se financiasen a través de créditos o emisiones entre los dos organismos.