Hasta ahora en Alemania y Países Bajos

El Fondo de Reserva traerá a España sus inversiones en deuda extranjera

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social, la denominada 'hucha de las pensiones', reorientará hacia España las inversiones en deuda extranjera que ahora tiene preferentemente en Alemania y Países Bajos, según ha indicado en el Congreso el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, entregó este martes al presidente del Congreso, Jesús Posada, el último informe del Fondo de Reserva, que al cierre de 2011 se situó en 66.814,99 millones de euros, un 3,79% más respecto al cierre del ejercicio anterior.

El importe invertido en activos financieros públicos asciende a 65.830,04 millones, de los cuales un 10,24 por ciento está en deuda pública extranjera, fundamentalmente de Países Bajos, Alemania y Francia. No había nada en deuda griega.

Conforme a la legislación, las inversiones del Fondo de Reserva deben gozar de la máxima calidad crediticia, no expresamente triple AAA, y siempre "siguiendo criterios de máxima prudencia". Según Tomás Burgos, se va a mantener la deuda pública de esos países hasta su vencimiento y después se seguirá invirtiendo en deuda española.

La última inversión, todo española

En esa estrategia se viene insistiendo en los últimos años, tanto con el Gobierno socialista como ahora con el Partido Popular. De hecho, la última inversión, de 2.500 millones de euros, se destinó totalmente a deuda pública española.

Tomás Burgos ha defendido el Fondo de Reserva como un mecanismo de estabilidad para el sistema de pensiones, creado para prevenir situaciones de ciclos económicos bajos, y ha destacado que después de cuatro años de "crisis seria" ni siquiera ha sido necesario recurrir a la 'hucha' y tampoco se espera en 2012.

"Eso es una garantía de nuestro sistema, que es seguro, estable, que dispone de mecanismos para garantizar la solvencia", ha destacado, y ha nadido que "hay más recursos y reservas suficientes como para que en el horizonte de medio y corto plazo no haya la más mínima duda sobre la solvencia de nuestro sistema".

Por primera vez desde 1998, la Seguridad Social incurrió en déficit al cierre de 2011 porque, según su actual responsable, las cotizaciones sociales no pudieron sufragar las prestaciones contributivas y además hubo una desviación de 5.000 millones respecto a lo presupuestado.

El déficit de 2011 es reversible

No obstante, el Gobierno asegura que se trata de un déficit reversible este año y que para ello se ha hecho un esfuerzo presupuestario por la sostenibilidad del sistema liberando a la Seguridad Social de gastos impropios. "Por tanto, tampoco este año el Fondo de Reserva va a ser utilizado, en principio", ha remarcado, aunque habrá que "estar al tanto de la evolución económica.

Por todo ello, Tomás Burgos ha negado que España corra riesgo de ser intervenida, insistiendo en que las actuaciones que está desarrollando el Gobierno del PP están orientadas a facilitar la estabilidad económica y el empleo.