En pleno proceso de transición

Dimite el consejero delegado de Best Buy

El consejero delegado de Best Buy, Brian Dunn, ha presentado su dimisión este martes tras los malos resultados obtenidos en el ejercicio fiscal 2012 y en pleno proceso de transición en la compañía para hacer frente a los "desafíos" a los que se enfrenta, según informó la mayor cadena estadounidense de electrónica de consumo en un comunicado.

Brian Dunn, consejero delegado de Best Buy
Brian Dunn, consejero delegado de Best Buy

El consejero delegado de Best Buy, Brian Dunn, ha presentado su dimisión este martes tras los malos resultados obtenidos en el ejercicio fiscal 2012 y en pleno proceso de transición en la compañía para hacer frente a los "desafíos" a los que se enfrenta, según informó la mayor cadena estadounidense de electrónica de consumo en un comunicado.

Best Buy aclara que no hubo ningún desacuerdo entre Dunn y la compañía sobre cualquier asunto relacionado con las operaciones, los controles financieros, las políticas o los procedimientos, y asegura que, tanto la empresa como Dunn, están de acuerdo en que era el momento de "un nuevo liderazgo" que haga frente a los desafíos a los que se enfrenta la compañía.

El consejero de administración ha elegido a uno de sus miembros, G. Mike Mikan, como consejero delegado interino, mientras la empresa busca un nuevo consejero delegado. Mikan, que entró a formar parte del consejo en abril de 2008, había ejercicio anteriormente como vicepresidente y director financiero de UnitedHealth Group Incorporated y como consejero delegado de Optum.

"He disfrutado de todos y cada uno de mis 28 años en esta compañía y hoy la dejo en posición para un futuro sólido. Estoy orgulloso de mis empleados y les deseo lo mejor", afirmó Dunn.

Por su parte, el presidente y fundador de la compañía, Richard Schulze, que se mantiene en su cargo, agradeció a Brian Dunn sus "muchos años de servicio a la compañía" y le deseó lo mejor en sus próximos proyectos, mientras que Mikan recalcó que se centrará, junto todo el equipo de Best Buy, en la gestión exitosa del periodo de transición.

Best Buy obtuvo en su año fiscal 2012 unas pérdidas netas de 1.231 millones de dólares (939 millones de euros), en comparación con los 1.277 millones de dólares (975 millones de euros) que ganó en el ejercicio anterior, según informó la empresa.

Asimismo, el pasado 29 de marzo anunció un programa para reducir gastos en 800 millones de dólares (611 millones de euros) hasta el ejercicio 2015, de ellos 215 millones de euros (164 millones de euros) este año, con medidas que incluyen el cierre de 50 grandes superficies en Estados Unidos y la supresión de 400 puestos de trabajo.