El presidente del BCE pide que se intensifique la consolidación fiscal

Draghi cree que el mercado espera más reformas de España

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, pidió ayer a España que intensifique la consolidación fiscal y que avance más en las reformas. Draghi señaló que el resultado de las últimas subastas de deuda (ayer el Tesoro español emitió bonos con escaso éxito) muestran que el mercado espera más ajustes. El BCE añadió que aún es pronto para que las inyecciones de liquidez se trasladen a la economía real.

Draghi cree que el mercado espera más reformas
Draghi cree que el mercado espera más reformas

Draghi conminó ayer a los Gobiernos de la eurozona a actuar. El presidente del BCE se refirió de manera indirecta a España al señalar que los resultados de las subastas demuestran que el mercado espera más reformas. Ayer, el Tesoro español emitió 2.590 millones de euros en bonos, el importe mínimo marcado, y a unos tipos de interés más altos.

En la misma línea de sus últimas intervenciones, el presidente del BCE afirmó que "los países que han sufrido mayores pérdidas de competitividad deben extremar los ajustes salariales", en una clara alusión a España y la reforma laboral recientemente aprobada. "Un mercado laboral flexible es muy importante para el buen funcionamiento de la economía", continuó.

Los mensajes dirigidos a los Gobiernos continuaron por la senda de pedirles esfuerzos en la consolidación fiscal y reformas estructurales para recobrar el crecimiento y el empleo. El presidente del BCE, no obstante, puntualizó que los graves problemas desencadenados en los países más castigados por la crisis se retrotraen a un situación anterior a la recesión. Volviendo al mercado laboral, y en concreto a la sangría del paro juvenil (liderado por España con una tasa superior al 50%), Draghi recordó que los países más afectados son aquellos que tenían un mercado laboral dual. Es decir, por un lado, un sector con contratos indefinidos y fuertemente protegidos. Por otro, un gran volumen de trabajadores temporales, principalmente jóvenes, en los que se ha concentrado el ajuste. Draghi ha pedido que las reformas contengan "un equilibrio equitativo de los costes".

Las preocupaciones despertadas por la eurozona, y especialmente por España, son la razón que llevaron a Mario Draghi a mantener ayer intactos los tipos de interés (1%), desafiando así a Alemania y al Bundestag que, en reiteradas ocasiones, ha pedido a la autoridad monetaria que vuelva a la línea marcada por Jean-Claude Trichet. El anterior presidente, al igual que la canciller alemana Angela Merkel, consideraba que la tarea fundamental del BCE era controlar la inflación, por encima del 2%.

El BCE también confirmó ayer que no pondrá en marcha nuevas actuaciones extraordinarias sobre la liquidez del sistema financiero, aunque preguntado por si estimaba oportuno eliminarlas ya, Draghi contestó que "aún es pronto". A finales del año pasado el BCE presentó una batería de medidas para evitar el colapso de la zona euro, vapuleada por la crisis de la deuda soberana y las sospechas sobre la salud de su sector financiero. Amplió la barra libre de liquidez a la banca a periodos no vistos hasta el momento; extendió el abanico de los activos que admite como garantía para prestar la liquidez y rebajó la ratio de reserva de la banca (coeficiente de caja), hasta el 1% desde el 2%.

Solo las dos subastas a tres años (LTRO) han permitido que el BCE haya regado con un billón de euros al sistema financiero. En todo caso, Draghi puntualizó ayer que aún es pronto para evaluar sus efectos en la economía real, ya que la segunda macrosubasta se liquidó el 1 de marzo de 2012. De cualquier modo, el organismo que dirige Draghi insistió en que no llevará a cabo más subastas de este tipo.

Draghi justificó, además, la aplicación del LTRO como "una de las clásicas herramientas de política monetaria", con el único matiz de la extensión de los plazos, que normalmente no superan los 12 meses. Otra de las medidas excepcionales fue la ampliación en agosto del año pasado del programa de compra de deuda soberana, que inició en mayo de 2010 para ayudar a Grecia, con el fin de apoyar a España e Italia.

Tipos de interés

El Banco Central Europeo mantuvo ayer sin cambios los tipos de interés oficiales en el 1%, un nivel en el que se encuentran situados desde el pasado 8 de diciembre. En esa reunión, el BCE decidió recortar el precio oficial del dinero un cuarto de punto.

Contención de precios y recuperación del PIB

El presidente del BCE anunció una contención en los precios de la eurozona, además de una recuperación moderada de la economía este año. Pero continúa la alerta. "El panorama económico sigue sujeto a riesgos en el medio plazo", apuntó Draghi. Concretó que el foco se coloca en una intensificación de las tensiones en los mercados de la zona euro, principalmente el de deuda, y la amenaza de contagio sobre la economía real. En el análisis macroeconómico de la zona euro, confirmó que la inflación continuará por encima del 2% en todo 2012 debido al aumento de los precios de la energía y el incremento de los impuestos indirectos por parte de algunos Estados. Draghi, por tanto, retrasa a 2013 la caída del IPC, que en marzo se situó en el 2,6%. Según los primeros datos difundidos por Eurostat, el PIB de la eurozona se contrajo un 0,3% en el tercer trimestre.