Rajoy califica los Presupuestos de "duros, desagradables e incómodos"

CiU confía en lograr el cobro de la "deuda pendiente" con Cataluña en el Congreso

Convergència i Unió (CiU) asegura que los Presupuestos son "malos" para Cataluña, pero confían en que el Ejecutivo de Mariano Rajoy aceptará negociarlos en el Congreso. El partido nacionalista, cuya estabilidad en el Gobierno catalán depende del PP, reclamará en el Parlamento el cobro de deudas comprometidas por el anterior Ejecutivo y elevar la inversión pública en Cataluña.

CiU confía en lograr el cobro de la "deuda pendiente" con Cataluña en el Congreso
CiU confía en lograr el cobro de la "deuda pendiente" con Cataluña en el Congreso

Queda partido". Con este término futbolístico definen los dirigentes de Convergència i Unió (CiU) el proceso parlamentario que se inicia ahora de los Presupuestos Generales del Estado. En otras circunstancias, la formación nacionalista hubiera considerado una afrenta que las cuentas del Estado no respetarán el Estatuto de Autonomía, que señala que la inversión en Cataluña equivaldrá a su aportación al PIB. Sin embargo, CiU gobierna en minoría en Cataluña y ha precisado el apoyo del PP para sacar adelante sus cuentas.

Así, la formación nacionalista opta por la cautela, aunque advierte que los Presupuestos del Estado refuerzan el la pretensión de la Generalitat de establecer en Cataluña el bautizado como "pacto fiscal", un mecanismo de financiación similar al concierto económico que rige en el País Vasco. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Sánchez-Llibre, defendió ayer la negociación con el Gobierno del PP para que se abone a Cataluña los 759 millones de euros correspondientes a la liquidación de 2008 y los 219 de la de 2009, aunque no ha descartado otros "mecanismos" para reclamar este dinero en caso de que el diálogo no prospere.

Por otra parte, el Ejecutivo presidido por Artur Mas recuerda que el Estatuto de Cataluña es una ley orgánica que aprobó el Congreso y que establece que la inversión del Estado en el territorio catalán debe alcanzar el 18,1% del total, porcentaje que equivale a la aportación de Cataluña al PIB nacional. El Presupuesto de 2012 queda lejos de esa cifra (11,1%). En este sentido, la Generalitat contempla la posibilidad de recurrir a los tribunales si no logra sus objetivos a través de la vía parlamentaria.

En cualquier caso, el PP cuenta con una holgada mayoría absoluta y no precisa del apoyo de grupos minoritarios. Aun así, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha ocultado nunca su voluntad de mantener una buena relación con CiU y no escatimó esfuerzos para lograr que el partido nacionalista apoyara la reforma laboral.

Con todo, el margen de maniobra para ampliar gastos en los Presupuestos es prácticamente nulo y, por tanto, cualquier aumento de un capítulo en concreto debería contrarrestarse con la disminución de otro. Rajoy reconoció, en un acto del PP de Andalucía en Málaga, que las cuentas presentadas por el Ejecutivo no gustan a nadie y calificó los Presupuestos de "duros, desagradables e incómodos". Por otra parte, el presidente del Gobierno recordó que si el anterior Gobierno del PSOE hubiera cumplido sus compromisos con la Unión Europea en cuanto al déficit público, "este año los recortes hubieran sido de 18.000 millones de euros menos y en 2013, de 10.000 millones menos".

Rajoy ya da prácticamente por hecho que no encontrará apoyos en el Parlamento. El portavoz económico del PNV en el Congreso, Pedro María Azpiazu, señaló ayer que es muy probable que su partido presente una enmienda a la totalidad a los Presupuestos de 2012.

El PSOE, incluso antes de que el Gobierno presentara el detalle de las cuentas en el Congreso, ya mostró su rechazo frontal a los Presupuestos y anunció la presentación de una enmienda a la totalidad. Para los socialistas, la política económica de Rajoy agravará la crisis económica en un contexto en que el propio Gobierno prevé una caída del PIB del 1,7%.

Las cifras

44,9% es el porcentaje de caída de la inversión pública del Estado en Cataluña, que en 2012 alcanzará los 1.403 millones.

1.851 millones invertirá la Administración central en Andalucía, lo que supone un 37,7% menos que en el ejercicio anterior.

17,4% es el porcentaje en que se incrementará la inversión en Galicia.

El PSOE denuncia el "hachazo" a Andalucía

La dirección del PSOE en Andalucía acusó al Gobierno de Mariano Rajoy de "atacar" y de "saltarse a la torera" el Estatuto de Autonomía de Andalucía con unos Presupuestos Generales del Estado para este año que no contemplan una inversión en esta comunidad equivalente a su peso poblacional. Además, criticó que el presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, "calle y trague con este "ataque a los andaluces".

La secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, expresó la "decepción, preocupación e indignación" de los socialistas andaluces con los la cuentas de 2012 e ironizó en que "ahora se entiende" que el Ejecutivo haya esperado a la celebración de las elecciones autonómicas del pasado 25 de marzo para presentar los Presupuestos.

Díaz defendió que el propio Arenas no ha cumplido con su compromiso de defender la plena aplicación del Estado de Autonomía, en cuya disposición adicional tercera se señala que la inversión del Estado en Andalucía será equivalente a su peso poblacional, un 17,8%.

Respecto a si los Presupuestos andaluces para este año se van a tener que ver modificados, la dirigente socialista manifestó que el Gobierno andaluz analizará el impacto de los cuentas de la Administración central e insistió en mantener los derechos sociales. Andalucía fue la única comunidad que votó en el Consejo de Política Fiscal celebrado en febrero en contra del objetivo de rebajar el déficit autonómico al 1,5% del PIB. Todo apunta que Andalucía jugará el papel de comunidad rebelde a los dictados de Moncloa después de que el PP no lograra la mayoría absoluta para desbancar a los socialistas de la Junta.