_
_
_
_
_
El adelanto de cuotas al Fondo de Garantía se perfila como solución para financiar rescates

El FROB comenzará en una semana la subasta de Banco de Valencia

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) va a dar luz verde en una semana al proceso de subasta de Banco de Valencia, intervenido en noviembre. El Fondo de Garantía de Depósitos, que ofrecerá ayudas al comprador, se ha quedado prácticamente descapitalizado. La solución que el sector y el Gobierno están perfilando para que cuente con recursos es adelantar las aportaciones de 2013.

El banco de inversión Nomura comenzará a distribuir la próxima semana el cuaderno de venta de Banco de Valencia. Un mes y medio después de la fecha inicialmente prevista para comenzar la subasta de esta entidad, el FROB va a acordar poner en marcha el proceso, según fuentes cercanas a este organismo (controlado por el Ministerio de Economía y el Banco de España).

El retraso se debe, de acuerdo con fuentes financieras, a la oposición del sector a aportar más dinero para compensar al grupo que se adjudique la entidad valenciana. También se habría debido a la demora de las auditorías para analizar las cuentas de la entidad valenciana.

En procesos previos, como la venta de CAM o Unnim, las entidades compradoras (Banco Sabadell y BBVA, respectivamente) recibieron un esquema de protección de activos que les cubría contra las pérdidas futuras que pudieran tener las cajas adquiridas. Estas ayudas han drenado los recursos del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que hasta la fecha ha costeado los rescates.

Nomura empezará a distribuir el cuaderno de venta entre las entidades interesadas

A la espera de que el Gobierno y el sector pacten un modelo definitivo para recapitalizar el FGD (y favorecer así la venta de Banco de Valencia y, más tarde, la de Catalunya Caixa), la alternativa que parece más probable es que las entidades adelanten la aportación que deberían realizar en 2013 al FGD, según diferentes fuentes financieras. También se ha debatido la posibilidad de realizar una derrama extraordinaria, así como que el FROB emita deuda y preste este dinero al FGD. Santander y CaixaBank se han opuesto formalmente a que el sector siga pagando los rescates de entidades financieras. Su postura ha chocado frontalmente con la del Gobierno, que no quiere poner dinero público para recapitalizar el FGD.

Actualmente, el Fondo dispone de algo más de 2.000 millones, provenientes de las aportaciones de 2012, pero estos fondos quedarán prácticamente consumidos por la exigencia de nuevos saneamientos sobre Banco CAM. La obligación de realizar nuevas dotaciones para cubrir las inversiones inmobiliarias activará el esquema de protección de activos y obligará al FGD a abonar 1.800 millones.

La financiación del Fondo de Garantía

La opción de adelantar el pago de las aportaciones al FGD permitiría contar con 2.000 millones adicionales. Además, el Ejecutivo tiene otra bala en la recámara: la nueva legislación sobre el Fondo le permite incrementar un 50% las contribuciones que hacen las entidades, al pasar de un dos por mil de su base de depósitos, a un tres por mil. Otra alternativa, que ha sido descartada según fuentes financieras, es la posibilidad de que el FROB emitiera deuda y concediera un préstamo al FGD. Bruselas se habría opuesto a esta solución.

El más firme candidato para hacerse con el control de Banco de Valencia es el grupo BMN (liderado por Cajamurcia), que ha reiterado en varias ocasiones que pujará fuerte por la entidad. También se espera que participen en la subasta Santander, Popular, Bankinter y alguna otra caja, como Liberbank o Ibercaja.

Catalunya Caixa, en la sala de espera

Catalunya Caixa será la siguiente en salir a subasta. Los propios responsables de la entidad han solicitado al Banco de España que adelante el calendario inicialmente previsto, para el mes de septiembre, para que el proceso arranque cuanto antes ya que existe un fuerte interés por parte de varias entidades en su adquisición. En el sector financiero se da por hecho que la subasta de la entidad catalana comenzará en las próximas semanas, por lo que se llevará a cabo en paralelo a la de Banco de Valencia. Entre los candidatos se apunta a los dos grandes bancos, Santander y BBVA, junto a algunas cajas de tamaño mediano, como Kutxabank.Catalunya Caixa, controlada por el FROB que tiene el 90%, ha declarado unas pérdidas en el pasado ejercicio de 1.335 millones, derivadas de las provisiones que ha hecho para limpiar su balance de ladrillo. Así, ha adelantado 1.505 millones para sanear una parte de su exposición al riesgo promotor y activos inmobiliarios. Esto ha llevado a la entidad a cancelar el pago de intereses de participaciones preferentes y de obligaciones subordinadas perpetuas.La entidad ha llevado a cabo un fuerte ajuste de su red -ha cerrado 509 sucursales, un 30,4%- y ha reducido su plantilla en 2.313 personas, un 24,3%.

Saneamientos

Tras las dotaciones que ha adelantado, la factura del real decreto para Catalunya Caixa se queda en 2.648 millones de euros. De esta cifra, 1.595 millones de euros corresponden a provisiones adicionales y los 1.053 millones restantes a capital.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_