Schäuble Superstar

Schäuble Superstar

Los ministros de Finanzas rara vez figuran entre las personas más populares de un país. Y menos aún, fuera de sus fronteras. Por eso resulta sorprendente la expectación que genera el alemán Wolfgang Schäuble allá donde va. Su última "gala", que pudimos presenciar y de la que da testimonio la foto de abajo, fue en la Universidad de Copenhague junto a su homóloga danesa Margrethe Vestager.


Con 69 años cumplidos y una invalidez permanente provocada por el ataque de un perturbado, Schäuble sigue destilando energía suficiente para compaginar su actividad institucional con intervenciones ante públicos como el universitario.

Se expresa en un inglés aprendido de mayor porque en su juventud estudió francés, según contó en Copenhague ante casi 200 profesores y alumnos de la Universidad. Pero no se arredra a la hora de intentar explotar su sentido del humor, aunque las bromas en lengua ajena siempre corren el riesgo de provocar malentendidos interculturales. Su picardía preferida parece ser lanzar una provocación o una incorrección política y retirarla al instante como si se hubiera arrepentido.

Dice no sentirse el "jefe" del resto de ministros europeos y que "los países con problemas tienen la responsabilidad de resolverlos por si mismos". Pero a renglón seguido critica la legislación laboral española a la que atribuye la responsabilidad de una tasa de paro juvenil de más del 40%. Y se admira ante la pasividad de las autoridades españolas frente a ese problema. "Le dijimos al Gobierno español [de Rodríguez Zapatero] que enviaran jóvenes a programas de formación profesional en Alemania, y se pusieron nerviosos porque decían que podía evocar etapas pasadas en las que los españoles tenían que emigrar", relata ante el público de un país como Dinamarca que roza el pleno empleo.

También se muestra tajante a la hora de descartar ciertas soluciones a la crisis como los eurobonos. No tanto, como a veces se dice, por tacañería, como por mantener a los países del sur con el agua al cuello. "Conviene que esos países sientan la presión [de los mercados]", asegura, "para que sepan la importancia de no perder competitividad". Así que el castigo de las primas de riesgo va para largo y, según Schäuble, no hay motivos para la queja porque España o Italia pagaban intereses mucho más altos antes del euro y no pasaba nada.

El popular ministro parece olvidar que la competitividad de Alemania es un desastre en el sector servicios, como recoge el último informe de la OCDE. Que el mismo organismo internacional advierte sobre la "creciente dualidad del mercado laboral", que deja a dos tercios de los jóvenes con contratos temporales (el doble que la media de los países desarrollados) y a las mujeres en el gueto de los minijobs (menos de 400 euros). Y que, según los datos de la OCDE, Alemania ha dejado de ser un país igualitario al estilo nórdico para convertirse en un paraíso más de las rentas del capital y un infierno para las rentas del trabajo.

Pero lo más discutido en los recitales de Schäuble no es su falta autocrítica, sino las recetas que da para los demás. "¿Tiene usted pruebas de que la austeridad fiscal haya funcionado alguna vez en tiempos de recesión?", le pregunta un profesor danés. "Porque en todas mis investigaciones y en las del departamento de esta Universidad no hemos encontrado ni una sola?". La anfitriona y ministra, Margrethe Vestager (del partido Izquierda Radical), protege a su invitado con una respuesta que no deja margen para la discusión: "Pues tendrán ustedes que cambiar sus modelos económicos". Así nos va.

Foto: Schäuble y Vestager en la Universidad de Copenhague (B. dM., 29-marzo-2012).

Comentarios

Si un pais del tamaño, distribución y población de Dinamarca no tiene un alto nivel de vida ni roza el pleno empleo entonces... si que habría que cambiar todos los modelos ;)
La lengua alemana es difícil de entender para un extranjero y es difícil traducir al alemán conceptos pensados en otra lengua. Por lo tanto hay que poner mucho cuidado en interpretar los comentarios en alemán. Por mi cuenta, y teniendo en cuenta los malentendidos que se producen en mi comunicación con los alemanes, he llegado a la conclusión de que las medidas de austeridad que se preconizan para los países con dificultades tienen la finalidad, en la concepción alemana, de que esos países vuelvan a estar en condiciones de exportar de forma competitiva. Los dirigentes alemanes ven la situación a través de su prisma económico que es la economía alemana. Pero si el país en dificultades no tiene una exportación potente entonces las medidas que está tomando dicho país son contraproducentes. Por lo tanto cabe pensar que Alemania quiere convertir a todos los países de la eurozona en exportadores natos y con la balanza comercial equilibrada. Tampoco son muy dados los alemanes a la memoria histórica ya que se han visto obligados a olvidar todo lo sucedido antes de 1945, por lo tanto los hechos históricos les resbalan un poco. Que los alemanes lleguen a entender que durante los diez años anteriores han entrado en España 7 millones de personas de otros países les resulta muy difícil. Entre otras cosas porque con tanto presumir no se han dado cuenta de que su población ha disminuido. Pero la política demográfica de la CDU-CSU es llegar al vaciamiento de Alemania. Las mujeres, la mitad de la población alemana, se ven obligadas a vivir en un mundo en el que tienen que elegir entre el trabajo y no tener hijos y tener hijos y no tener trabajo porque es sistema educativo alemán no está concebido para que la mujer pueda trabajar. Por lo tanto Wolfgang Schäuble tiene antes que barrer su casa. Los niños en Alemania no tienen plaza escolar hasta los seis años y su horario es de 8 de la mañana hasta las 12 de la mañana. ¿Qué mujer con hijos puede aguantar ese horario y trabajar? En caso de que la mujer quiera trabajar, casos raros, es el marido el que se ha de quedar todo el día en casa. Hagamos lo que nos dicen, pero no hagamos lo que hacen los alemanes.
El sector servicios en Alemania está hiperprotegido de la competencia extranjera emigrante, entre otras cosas vía esa formación profesional que luego se exige para abrir cualquier negociete que se aprende en un cursillo de quince días. Tendrían también que abrirlo porque no se puede exigir siempre la ley del embudo. Otras cosas no fáciles sería que sus empresas dejaran de ser "tan alemanas" guardándose siempre el "know how" en sus fronteras, cuando sin embargo quieren y tienen un mercado europeo abierto, pero sólo para abrir factorías intensivas en mano de obra barata, y para vender. Todo se andará.
Los últimos párrafos del artículo están muy bien. Dan idea de que estamos en manos de unos personajes algo fundamentalistas, o simplemente poderosos ejerciendo. El otro día en una de las manis del día de la huelga le decía a una colega que en realidad había ido a apoyar a Rajoy, es decir a ayudar a que Rajoy pueda decir en Europa que no todo puede ser austeridad y que hay que abrir un poco la mano al crecimiento, la alternativa, que España se hunda, pero si España se hunde, igual se hunde todo el tinglado. Así que habrá que ir navegando entre las dos aguas de ser austeros pero no ahogarnos y darnos espacio para ir saliendo. La burbuja se desarrolló físicamente en suelo (nunca mejor dicho) de España, pero era una burbuja inflada por billetes que venían de muchos sitios, o sea que también era una burbuja europea. La digestión tendrán que ayudarnos a hacerla, si nos da el corte de digestión...
Si bebes, no conduzcas, bien dicho. Si te ahogas, no respires, mal hecho. Esta es la fórmula exportada por Merkel a Rajoy y de Rajoy vendida a los españoles a través del miedo. No respirar ahogándose o ahogarse respirando, esa es la receta para salir del atolladero, receta que copagaremos cara. Y llegados a este punto, solo cabe gritar: achtung, achtung, para este viaje no necesitamos socorristas.
Los americanos han sido siempre grandes nadadores, en mis tiempos pequeñajos el ídolo era Mark Spitz. Podemos copiar de ellos según nos cuentan los que saben. Si país por país no podemos hacer políticas expansivas sin descuadrar las cuentas, hágalas el banco europeo de inversiones ese... o refuércense los fondos europeos. Podemos hacer un "autoplan Marshall" de Europa para Europa y poner las infraestructuras en orden, que no hace falta cavar zanjas y volverlas a llenar cuando necesitamos infraestructuras de transporte (cercanías, transporte ffcc, autopistas del mar, metros y autobuses), de comunicaciones internet (redes en los países que van más retrasados), de ahorro de energía (sistemas de ahorro en ciudades y viviendas), ambientales, todo un mundo por hacer y con buenos factores multiplicadores si se eligen bien las inversiones. Todo menos seguir chapoteando en la charca.
¡Queréis dejar de respirar que os vais a salvar!, gritaban los de tierra adentro a los de mar adentro.
¿Cómo era aquello del que estaba acostumbrando a su burro a no comer, pero cuando ya lo tenía casi acostumbrado a no comer nada, el burro se murió? Pues lo mismo, el PIG buceador respira en el fondo de su charca por una pajita por donde Draghi le echa algo de oxígeno cuando se acuerda. Como algún gracioso le quite la pajita...
Normas