El banco pierde 168,7 millones de euros

El FROB respalda el plan de recapitalización de Novagalicia con la entrada de fondos

La resolución del destino de Novagalicia tiene ya fecha. El grupo gallego acelera su proceso de recapitalización para dar entrada a fondos de capital riesgo antes de septiembre.

Surcusal de Novacaixagalicia
Surcusal de Novacaixagalicia

Su plan es sacar a concurso competitivo entre el 20% al 40% de su capital para que sea adquirido por estos fondos. El proyecto cuenta con el respaldo del FROB, que cuenta con el 90,4% del capital de este banco. Novagalicia perdió el pasado año 168,7 millones de euros tras realizar un saneamiento de 2.050 millones de euros, de los que 1.600 millones se realizaron contra reservas.

La cuenta de resultados de la entidad que preside José María Castellano no es precisamente un incentivo para atraer inversores, aunque el grupo asegura que tras realizar sus saneamientos Novagalicia saldrá de las pérdidas lo antes posible y que el giro dado a su negocio y estructura está dirigido a ello. El sábado de madrugada la entidad gallega remitió a la CNMV su plan de recapitalización y las cuentas correspondientes a 2011, tras haber pasado por su consejo de administración. En esta comunicación también se afirmaba que el grupo dejaba de abonar los intereses de sus más de 900 millones de euros en participaciones preferentes.

La entidad gallega cerró 2011 con pérdidas. Tras sanear 2.050 millones de euros vinculados sobre todo a su elevado riesgo inmobiliario, su cuenta de resultados arrojó unos números rojos de 168,7 millones de euros, con unas fuertes caídas en todos sus márgenes. Del montante total de saneamientos, 1.600 millones fueron cargados contra su patrimonio, posibilidad que le permite la ley al ser el primer ejercicio desde que nació Novagalicia, fruto de la fusión de Caixa Galicia y Caixa Nova. Antes de realizar su nuevo ajuste la morosidad se elevó al 9%, porcentaje que tras aflorar nuevas pérdidas se elevó considerablemente, aunque el dato no ha sido facilitado.

El resultado individual (sin tener en cuenta sus filiales y corporación industrial) fue negativo en 69,5 millones de euros. Estas pérdidas, las primeras de su historia, han provocado que la entidad suspenda el pago de los intereses de los más de 900 millones de euros que sus clientes tanto particulares como empresas tiene suscritos en participaciones preferentes.

Cambio de preferentes por un producto de ahorro

Pese a estos datos, todos muy negativos, el grupo que preside Castellano es optimista, ya que considera que la firma puede dar un giro de 180 grados en los próximos meses que beneficiará a la entidad y a sus clientes. De momento, negocia con Bruselas poder canjear unos 400 millones de euros de participaciones preferentes (los que fueron suscritos por clientes particulares creyendo que este producto era similar a un depósito como así se lo vendieron en algunas oficinas, explican fuentes financieras) por un producto más líquido y parecido a lo que estos clientes creyeron suscribir, aunque sin llegar a ser un depósito.

Además, la firma confía en poder permanecer en solitario yl evitar su subastada para ser adquirida por un gran banco español. De momento, el FROB, organismo dependiente del Banco de España y que cuenta con el 90,4% del capital de Novagalicia, apoya el proyecto de Castellano aprobado por el consejo el viernes. Su plan consiste en incorporar al capital de la entidad a fondos de capital riesgo por un mínimo del 20% y un tope del 40%, según lleva negociación con el Banco de España, Economía e incluso Bruselas desde hace ya varios meses. Para llevar a cabo su proyecto Novagalicia sacará a concurso competitivo esta participación, lo que permitiría que los potenciales inversores internacionales pudieran contar con un esquema de protección de activos (EPA) por las pérdidas que puedan aparecer en un futuro (si no hay concurso no podría solicitarse un EPA). Estas ayudas, según fuentes conocedoras de las negociaciones, serían menos costosas que proceder a una subasta tradicional y provendrían del FROB en forma de obligaciones convertibles contingentes (cocos) que se transformarían en acciones de Novagalicia Banco.

Este EPA no alcanzaría ni en tiempo y en protección a los concedidos por la compra de CAM o Unnim, que cubren durante 10 años del 80% de las pérdidas que puedan aflorar, explican las mismas fuentes. En este caso el EPA sería menor porque también es menor el riesgo que asumirían los nuevos inversores, ya que solo se harían con el 40% del capital como máximo. Invertirían de 500 millones de euros para hacerse con el 20% a 1.000 millones de euros, aunque de ellos 120 millones corresponderían a las plusvalías que se llevaría el FROB por esta venta.

La operación está avalada por tres despachos de abogados, entre ellos Uría y Ramón y Cajal Abogados.

De cuajar esta operación los fondos entrantes convivirían con el FROB en el banco hasta 2014, año en el que el Estado saldría completamente. El objetivo de Castellano, de hecho, es que Novagalicia cotice en esas fechas.

El plan b del grupo gallego es que se realice una subasta pública para que pujen todas las entidades interesadas por el 100% del capital como se ha hecho hasta ahora por todas las entidades intervenidas: CCM, Cajasur, CAM y Unnim. Falta por resolver Banco de Valencia, que podría aplicársele una solución intermedia entre subastar el 100% del capital o subastar un porcentaje, y CatalunyaCaixa, en la que el grupo Santander ya ha comenzado a estudiar sus números.

Que se proceda a la subasta total de Novagalicia es la solución que Castellano ha querido evitar desde que llegó a la presidencia de la entidad. No en vano, BBVA o Pupular se dirigieron a Castellano hace ya más de seis meses para llegar a un acuerdo de fusión, pero en ambos casos fue rechazado por el directivo.

El principal candidato para adquirir Novagalicia era hasta ahora La Caixa, pero tras absorber Banca Cívica la entidad catalana prefiere mantenerse al margen de nuevas operaciones, y solo entraría en alguna nueva compra si el Gobierno se lo pidiese al no encontrar otra solución para la hipotética firma.

Castellano y el consejero delegado del banco, César González-Bueno, explicarán el lunes su plan de recapitalización y de saneamiento de Novagalicia para cumplir con el nuevo decreto de Economía. El Banco de España aprobará o rechazará estos planes a más tardar el 15 de abril.