Mercados

La banca y el déficit hacen del Ibex el farolillo rojo mundial

El índice recupera los 8.000 puntos pero pierde un 6,5% en el primer trimestre del año

El Ibex salda el primer trimestre del año como el auténtico farolillo rojo de las Bolsas mundiales. El índice pierde un 6,5% y los 8.008 puntos de cierre del viernes implican cotizar a los niveles de noviembre pasado. Lo grave no está en la caída en sí -solo en el tercer trimestre del año pasado, el selectivo perdió el triple que en esta ocasión-; lo malo es que la Bolsa española baja en solitario. El Dax alemán, el mejor índice de Europa, sube un 17,78%; incluso la Bolsa italiana, también foco de problemas, logra una revalorización del 5,9%. El Cac de París sube un 8,35%. En Wall Street, el S&P y el Dow Jones están en máximos de más de cuatro años y las ganancias acumuladas este año rondan o superan el 10%. En resumen, el Ibex está en una onda distinta al resto de las Bolsas mundiales; está en una senda fuertemente negativa de la que no se vislumbra un final a corto plazo.

"Puede parecer que la penalización es excesiva, pero el Ibex está donde tiene que estar. Hay muchas dudas sobre el crecimiento y hay una conflictividad social en creciente tensión", afirma Alberto Roldán, de Inverseguros.

Uno de los acontecimientos más esperados era la presentación de los presupuestos generales, que tuvo lugar este viernes. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros se anunció una subida del 7% en la tarifa de la luz de último recurso (TUR), que afecta a 20 millones de hogares y pymes. La retribución a la distribución sufre un recorte de 688 millones, lo que afectará a Red Eléctrica y Enagás. Sin embargo, las noticias fueron interpretadas positivamente por los inversores y el sector pasó de estar plano o en pérdidas a terminar ganando un 4,19% en REE, un 3,96% en Enagás, un 1,79% en Iberdrola, un 1,4% en Gas Natural y un 0,84% en Endesa. Eso permitió que el Ibex subiera el viernes un 1,23% y cerrara en 8.008 puntos, recuperando así un nivel cuya pérdida hizo saltar el miércoles pasado las alarmas.

De los cinco mayores valores del selectivo, solo Inditex sube este año

Alfonso de Gregorio, gestor de fondos en Gesconsult, subraya que el mal comportamiento del Ibex se explica por el sector bancario, que "pesa como una losa", y por incidencias "puntuales" sobre valores con relevancia para el selectivo. El caso más claro es el de Repsol (cuya capitalización representa un 7,5% del selectivo), que pierde en el año un 20,75%. De los cinco mayores valores del Ibex, solo Inditex salda el primer trimestre en positivo (13,5%). Santander cede un 1,7%; Telefónica, un 8,22%; BBVA, un 10,67%, e Iberdrola, un 12,03%.

El soporte, en 7.500 puntos

La recuperación de los 8.000 puntos alivia algo la presión sobre el selectivo. Pero los expertos ven la referencia más inmediata para el selectivo en los 7.640 puntos que el índice registró en septiembre. "Todo apunta a que iremos a por ese nivel", adelanta Luis Benguerel, de Interbrokers. Ese objetivo será un paso intermedio antes de alcanzar el verdadero nivel de soporte para el índice: los 7.500 puntos.

"Al igual que considero que la economía española tocará fondo este año, también pienso que el suelo del Ibex debería estar en esos 7.500 puntos", apunta Pablo del Barrio, analista de XTB. "Irse por debajo de ese nivel supondría un castigo excesivo", completa Del Barrio, que no ve probable ese escenario. Por debajo de los 7.500 puntos, el siguiente nivel serían los 6.800 puntos de marzo de 2009, el suelo de la crisis y el comienzo de la recuperación bursátil en todo el mundo.

Escaso volumen

Uno de los síntomas más preocupantes del mercado español es la escasez de volumen. Un ejemplo de ello son los 1.828 millones negociados el viernes en el mercado continuo. De ese montante, 1.790 millones corresponden a los 36 valores listados en el Ibex. Es decir, los restantes 79 valores que componen el mercado continuo se repartieron el viernes un volumen de 38 millones de euros, un promedio de poco más de 480.000 euros por cada valor.

"No hay interés internacional por el mercado español", confirma Alfonso de Gregorio. "Hemos constatado que la negociación media del mercado español ha caído 1.000 millones de euros diarios respecto al año pasado alrededor de un 25%. Hemos observado que no hay volumen ni para tomar posiciones cortas apuestas bajistas sobre los bancos", completa el experto de Gesconsult.

Detrás de esto, lo que se esconde es un enorme escepticismo sobre el porvenir económico de España, el futuro del sector bancario y la capacidad del Gobierno para cumplir con los objetivos de reducción de déficit. "España tiene unos niveles de deuda pública aceptables (77% del PIB), pero presenta un significativo déficit del saldo primario excluyendo los gastos de interés cíclicamente ajustado del 2,7% y ha registrado una auténtica explosión de deuda de los hogares que lleva el total de la deuda al 385% del PIB", explican desde Lombard Odier.

El ruido se multiplica en torno a España. Por un lado, el economista jefe de Citi, Willem Buiter, insiste en que España está "más cerca que nunca" de necesitar un rescate. Por otra parte, la sugerencia del comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, de que la banca española utilice el fondo de rescate europeo -cuya dotación será de 700.000 millones de euros- para reestructurarse ha añadido más nervios. La huelga general y el retraso en la presentación de los Presupuestos tampoco ha gustado demasiado en los mercados.

Sube la prima de riesgo

El resultado de toda esta incertidumbre es que la prima de riesgo (medida como el diferencial entre la rentabilidad exigida a los bonos alemanes y españoles) cierra el primer trimestre del año en 355 puntos básicos, una subida de casi 60 puntos durante el mes de marzo. El rendimiento de la deuda española a 10 años se sitúa en el 5,34%, casi medio punto porcentual por encima que en febrero. El bono cerró 2011 con un interés del 5,088% y la prima de riesgo, en 325 puntos. Es decir, después de tres meses de reformas destinadas a impulsar el crecimiento y atajar el déficit, España no solo no ha rebajado sus costes de financiación, sino que estos han aumentado.

CLAVES GLOBALES

1 EE UU: la recuperación económica y las inyecciones masivas de capital por parte de la Fed están dando alas a Wall Street. La Bolsa está ahora en su nivel más alto desde diciembre de 2007 en el Dow Jones y el S&P 500 y desde septiembre del año 2000 en el Nasdaq. La Bolsa ha entrado ahora en fase de consolidación y la clave es si retomará pronto su ímpetu alcista.

2 China: tenía que llegar, el gigante chino se enfría y eso puede afectar a toda la economía mundial. Eso sí, la tasa de crecimiento aún será de un más que respetable 7,5%.

3 Petróleo: eclipsado por las tensiones de la zona euro, la cotización del crudo ha subido de forma constante todo el año, pasando de 107 a 124 dólares por barril.