El enésimo esfuerzo para limpiar la banca

Los grandes hacen antes los deberes

Los bancos se apoyan en los excedentes de capital y la generación de recursos para cumplir en 2012

La factura que arrojan las nuevas exigencias de saneamiento inmobiliario impuestas por el Gobierno es por regla general mucho más elevada, cuantitativamente, para los bancos que para las cajas. Sin embargo, pese a su fuerte exposición al riesgo del ladrillo, la fortaleza de sus cuentas permitirá a los bancos afrontar más holgadamente la nueva barrera de provisiones, que Economía ha subido al 80% para el suelo, al 65% para las promociones a medio construir y al 35% para la vivienda terminada. Por primera vez, además, se penalizan los préstamos concedidos al sector inmobiliario, sean o no dudosos, a fin de limitar futuras depreciaciones. Los esfuerzos ya realizados a la hora de dotar sus activos tóxicos, los excedentes de recursos propios acumulados y el crecimiento previsto en beneficios son la base de la estrategia que los cinco grandes bancos han presentado ante el Banco de España.

Santander. 1.400 millones a plusvalías, tras la venta en Colombia

El balance del grupo que preside Emilio Botín contiene 8.552 millones de euros en activos adjudicados, de los que 3.753 corresponden a vivienda terminada, 521 a obras no finalizadas y 4.279 millones, a suelo. El impacto total de la cobertura correspondiente a esta carga suma 6.100 millones de euros, la mayor partida de provisiones de toda la banca. El Grupo Santander, que engloba también Banesto, tiene avanzada, no obstante, buena parte de su tarea. Los 2.000 millones de exigencias de capital que genera el saneamiento -importe englobado en los 6.100 millones citados- quedan cubiertos con los excedentes del banco. De otra parte, el grupo carga 1.800 millones de las dotaciones contra los resultados de 2011. Finalmente, las plusvalías generadas por la venta de la filial Santander Colombia, el pasado año, ayudan a aportar otros 900 millones. En total, a Santander le restan por reunir 1.400 millones más que la entidad argumenta que saldrán de las dotaciones ordinarias y el resto de plusvalías que se vayan generando en 2012. Una estrategia que permitiría al banco conservar los 300 millones de provisión genérica que atesora, y de los que podría disponer para cubrir mora. Santander, que pagará todos sus dividendos del año en acciones, cumple ya con el 9% de core capital exigido por la ABE y espera subir al 10% en breve.

BBVA. Generar 1.500 millones semestrales para cumplir

Los 7.714 millones de euros en activos inmobiliarios adjudicados por BBVA se dividen en 3.032 millones en suelo, 1.709 millones en vivienda terminada y 360 millones en promociones sin terminar. Un riesgo que exige un paraguas de 4.000 millones de euros. De ellos, 1.200 millones corresponden a las necesidades de capital adicional que le supone el saneamiento a la entidad, y que quedan cubiertos con el excedente de recursos propios del banco. A los 2.800 millones restantes, (2.200 de provisiones específicas y 600 de genéricas) hay que restarles 260 de los 800 millones que acumula de provisión genérica la entidad presidida por Francisco González. Descontada la caída de 840 millones en pago de impuestos, que el banco prevé ahorrarse por la caída de beneficios, a BBVA le restarían 1.500 millones. El objetivo del banco es generar 1.500 millones de euros semestrales, sin modificar su política de dividendos, ni vender activos. Un ritmo que bastaría para cubrir los 1.000 millones de euros que le faltan para alcanzar el 9% de core capital que le exige la Asociación Europea de Banca, en los primeros seis meses, y cubrir las provisiones inmobiliarias pendientes, en los últimos seis. El cargo adicional que supone la reciente adquisición de Unnim, cubierta al 80% buena parte por el Fondo de Garantía de Depósitos, está aún por clarificar.

Popular. Generar 2.486 millones y encajar el impacto de Pastor

La entidad que preside Ángel Ron alberga en su balance 1.760 millones en suelo, 593 millones en vivienda terminada y 194 más en obras sin finalizar. Afrontar su cobertura exige 3.450 millones. De ellos, 850 millones corresponden a déficit de capital que serían cubiertos con los 2.200 millones de excedentes del banco, con los que también se alcanzaría el 9% de Tier 1 exigido. A la hora de reunir los 2.600 millones de provisiones pendientes, Popular cuenta con generar un margen de explotación de 2.000 millones en 2012, utilizar los 114 millones de provisión genérica, y lograr 500 millones de plusvalías. En definitiva, el impacto neto queda en 2.486 millones. El banco, sin embargo, no ha detallado cuál sería el coste de sanear Pastor, pese a que la fusión se inició hace meses. Aunque Popular ha saneado 1.580 millones de euros contra patrimonio en la fusión (y prevé además reforzar capital con la emisión de 700 millones en bonos obligatoriamente convertibles) es previsible que la reforma financiera eleve el coste previsto. Con todo, Popular asegura que culminará todo el saneamiento en 2012.

Sabadell. Reunir 410 millones propios y 674 para sanear CAM

Banco Sabadell tiene 4.006 millones de euros en activos inmobiliarios adjudicados, lo que arroja saneamientos por 1.607 millones en provisiones y 789 más de déficit de capital. El excedente de recursos propios del banco le bastaría para reponer el capital necesario. A su vez, Sabadell estima es que la generación de resultados le permitirá reducir el coste en saneamientos a 410 millones. La adquisición de CAM añade 470 millones de provisiones y 204 de capital más a la factura, una vez que el grueso ha sido cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos. Aunque la fusión permitiría a Sabadell culminar el trabajo en dos años, la entidad espera acabarlo este año. Además, el banco concluyó con éxito la pasada semana una ampliación de capital por 900 millones y, el viernes, la venta de su participación en el mexicano Banco de Bajío, por 156 millones de euros, con el objetivo de elevar su solvencia y soportar la absorción de la caja alicantina.

Bankinter. Pendientes 146 millones, un tercio del margen anual

Las credenciales de Bankinter son las más positivas de entre los bancos, con solo 484 millones de euros en activos inmobiliarios adjudicados (223,9 millones en vivienda terminada, 156,8 millones de promociones en construcción y 103,8 millones en suelo). Semejante cartera reduce el impacto a 146 millones de euros de provisiones pendientes y 47 de déficit de capital. La entidad cuenta con su excedente de recursos propios para cubrir esa reducción del 0,16% del ratio de capital principal. Cubrir los 146 millones de provisiones no debería suponer un problema para Bankinter (equivalen a un tercio del margen logrado en 2011) con lo que prevé asumirlos en 2012 y apoyarse en 115 millones de provisiones genéricas para no desmerecer sus resultados.