Las minusvalías latentes superan el 50%

Botín anima a los bonistas a mantener las acciones que reciban con el canje

La operación representa una minusvalía del 56% de la inversión realizada. Emilio Botín pide tiempo para que la acción suba y la operación no implique asumir pérdidas.

Emilio Botín, presidente de Santander
Emilio Botín, presidente de Santander

Hoy se asumen pérdidas pero, en opinión de Emilio Botín, habrá ganancias mañana. Este es el panorama que afrontan aquellos inversores que compraron Valores Santander en 2007 ante el canje que les ofrece ahora el banco de esos bonos por acciones de la entidad. La operación representa una minusvalía del 56% de la inversión realizada. A pesar de ello, Emilio Botín defendió la propuesta.

El ejecutivo se mostró convencido de que "los titulares de Valores Santander que mantengan las acciones tras la conversión habrán realizado una muy buena inversión, no sólo porque seguirán recibiendo una alta rentabilidad vía dividendos sino por las expectativas de revalorización de la acción".

Santander ha puesto en marcha una conversión obligatoria en acciones de los bonos que emitió para financiar la adquisición de activos de ABN Amro, entre los que destacaba el brasileño Banco Real. Ahora, son un recurso con el que cumplir con las exigencias de capital de la Autoridad Bancaria Europea (ABE).

Aquella emisión ascendió a 7.000 millones de euros, de los que 6.800 millones todavía permanecen como títulos de deuda y están afectados por el actual canje. Los bonos ofrecían una rentabilidad anual del 5% que el banco desembolsó puntualmente. Los títulos se canjean ahora por acciones con el fin de reforzar el capital del banco, puesto que esta emisión de deuda subordinada no computa para calcular los ratios de solvencia del grupo.

La transformación obligatoria de esos títulos se ejecutará el próximo 4 de octubre, pero Santander ofrecerá a sus bonistas cuatro ventanas de conversión voluntarias previas. En concreto, será en los días 4 de los meses de junio, julio, agosto y septiembre.

Emilio Botín contestó, ante las preguntas de un accionista molesto con el canje, que "el banco cumplió con los requisitos de colocación y venta" cuando distribuyó los bonos. Además, añadió que "mi familia y yo, así como la Fundación Santander iremos a la conversión de los valores".