Financiación de las autonomías

Guindos asegura que los 'hispanobonos' podrían ser una realidad en verano

La creación de los hispanobonos como fórmula para rebajar los costes de financiación de las autonomías va tomando cuerpo. El ministro de Economía, Luis de Guindos, reconoció ayer en una entrevista en RAC1 que estos instrumentos "podrían ser una realidad antes del verano".

El Gobierno trabaja en la elaboración de estos productos financieros con dos objetivos. Abaratar los costes de financiación de las comunidades autónomas, superiores a los del Tesoro, y asegurar su acceso al mercado con volumen, una vía de financiación que muchas regiones tienen cerrada en el momento actual y que ha obligado a algunas de ellas a recurrir a los llamados bonos patrióticos, emisiones dirigidas a inversores particulares que exigen el pago de intereses muy elevados.

Cataluña, por ejemplo, lanzará en abril una emisión de bonos de este tipo, la cuarta que realiza, para captar 2.000 millones de euros. Y para atraer a los particulares ofrecerá una rentabilidad del 4,5% a un año o un 5% a dos años. Un precio muy superior al 1,9% que pagó el Tesoro por la última emisión de letras a 12 meses y que supera también los costes de emisión de las comunidades autónomas que sí tienen acceso al mercado.

Madrid, por ejemplo, emitió 665 millones a un plazo más largo (tres años) hace dos semanas a un tipo cercano al 4,75%, lo que supuso a la región pagar 200 puntos básicos más caro de lo que exige el mercado al Tesoro por colocar deuda a ese plazo.

La incógnita por resolver es la forma final que tomarán los hispanobonos para que el apoyo implícito que el Estado da a las autonomías se haga explícito y se logre así que las autonomías puedan emitir más barato. Las fórmulas con las que cuenta el Estado van desde avalar públicamente a las regiones hasta crear un vehículo que permita al Estado colocar deuda para después repartir la liquidez a las diferentes comunidades autónomas. La forma de articular la medida aún no está decidida y de ella dependerá el impacto final en los costes de emisión y el cumplimiento de los compromisos de déficit.

Un ahorro de unos 1.000 millones

El exigente calendario de vencimientos que afrontan las comunidades autónomas este ejercicio y el ahorro que puede traer la emisión de deuda conjunta está detrás de la iniciativa para crear los hispanobonos.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha cifrado en 1.000 millones el ahorro de costes que puede suponer. Un alivio para las regiones que solo este año afrontan compromisos por más de 20.000 millones de euros y que necesitan soluciones más allá de las medidas adoptadas por el Gobierno, como el crédito de 35.000 millones para pagar a proveedores.