La reestructuración financiera

Novagalicia convocará un concurso por el 40% del capital

Castellano negocia esta fórmula con el Gobierno desde hace meses

Ahora parece que es verdad. El mapa financiero se aclara por días. Tras la aprobación de la absorción de Banca Cívica por parte de La Caixa, y la petición de Catalunya Caixa de ser subastada antes del verano, queda como gran incógnita el futuro de Novagalicia.

El presidente de la entidad, José María Castellano, se marcó como objetivo septiembre para conseguir inversores privados para reflotar a la entidad. Y pese a la negativa coyuntura económica española, el ejecutivo asegura que ha logrado el compromiso de varios fondos internacionales para entrar en el capital de Novagalicia y evitar así que salga a subasta.

Pero una de las condiciones que piden estos fondos es que sean tratados como el resto de las entidades que han pujado por cajas intervenidas. Piden un esquema de protección de activos (EPA) para cubrir las posibles pérdidas esperadas por morosidad. Su pretensión, sin embargo, choca con la reforma financiera, ya que solo pueden recibir ayudas si hay una fusión o si se compra una firma intervenida, explican expertos.

Con esta vía, avalada por varios abogados, los inversores podrían pedir ayudas

Castellano, sin embargo, ha encontrado una fórmula avalada por varios abogados y que tanto Economía como el Banco de España estudian. El proyecto es convocar un concurso competitivo para que cualquier entidad o inversor pueda pujar. La novedad es que es la propia entidad y sus directivos son los que encabezan el proceso, y no el FROB. El concurso, además, va dirigido a un máximo del 40% de su capital, con lo que el ganador conviviría un tiempo con el Estado, que controlaría el 50%. Y al ser una subasta competitiva los inversores podrían pedir ayudas, según fuentes jurídicas.

El FROB controla el 90% del capital de Novagalicia, una vez que en diciembre entraron empresarios gallegos que controlan cerca del 3% de banco. Inicialmente la firma gallega necesitaba como mínimo un 20% de capital privado para salvarse de la subasta, pero todo parece indicar que el Gobierno ha solicitado un porcentaje mucho mayor. Con este 20% Novagalicia no necesitaría llegar a un capital principal del 10% como ahora y se le rebajaría la exigencia al 8%, lo que supondría también liberar fondos.

La entidad gallega tiene hasta finales de septiembre para buscar inversores privados, según el pacto alcanzado con el anterior Gobierno.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el propio sector financiero pretenden, no obstante, acelerar la reestructuración para que finalice en julio, justo cuando el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, deja su cargo al finalizar su mandato. La CE también ha reclamado al Ejecutivo que remate el ajuste financiero. Por ello, es muy posible que el concurso que pretende convocar Castellano y que negocia con el Gobierno, se realice entre mayo y junio.

De esta forma, prácticamente todas las entidades intervenidas: Banco de Valencia, Catalunya Caixa y Novagalicia habrían sido subastadas o tendrían un muy importante porcentaje de capital privado. Lo mismo pasaría con el resto de las firmas consideradas zombies o inviables, ya que habrían pactado una fusión.

Novagalicia cree que ninguna entidad española estaría interesada en pujar por el 40% y convivir con el FROB. Los fondos anglosajones con los que negocia sí, según explican fuentes financieras.

El objetivo final es que el Estado abandone poco a poco el capital de la firma gallega con la búsqueda de nuevos inversores y con la salida a Bolsa del banco en dos o tres años. El FROB inyectó en septiembre 2.465 millones de euros en el capital de Novagalicia.

Unas plusvalías de 120 millones para el FROB

El presidente de Novagalicia espera que los fondos de inversión inviertan en la entidad entre 500 millones de euros -el 20% de su capital- a 1.000 millones. Los accionistas que adquieran capital de Novagalicia deberán recompensar al FROB con unos interés del 12,5% anual, lo que supone una ganancia para el Estado. Ya ocurrió con el 2,77% que adquirieron empresarios gallegos al FROB en diciembre. El Estado se embolsó unas plusvalías de 1,3 millones. De esta forma, si los fondos de internacionales invirtieran 1.000 millones de euros, estarían comprando a un nominal de 880 millones, y el resto, 120 millones serían las plusvalía que se llevaría el FROB si la operación se realiza en septiembre (un año después de su intervención). Castellano considera que esta operación es más barata para el Estado que subastar la entidad, entre otras razones por el abono de estos intereses. Novagalicia deberá entregar el 31 de marzo su plan de saneamientos extra sobre sus activos inmobiliarios por 2.340 millones. Este plan está unido a su recapitalización. El Banco de España tiene hasta el 21 de abril para dar su aprobación. Si no acepta el proyecto de Castellano será subastada, pero ahora parece que ahí poco interés por esta entidad una vez que La Caixa ha absorbido Banca Cívica y BBVA ha comprado Unnim. Santander parece más dispuesta a pujar fuerte por Catalunya Caixa.