Griñán propone relajar la disciplina presupuestaria y estimular la actividad

La alianza de PSOE e IU en Andalucía dificulta el objetivo de déficit del 5,3%

La formación de un Gobierno de izquierdas en Andalucía entre PSOE e IU, que previsiblemente hará del gasto público para estimular la economía y la preservación de los servicios su eje prioritario, aleja a la comunidad del objetivo de déficit del 1,5% para este año. El incumplimiento de Andalucía dificultaría también la meta del 5,3% para toda España.

La victoria del PP en Andalucía por 50 escaños frente a los 47 del PSOE es histórica, pero poco más. Los populares no podrán gobernar y al Gobierno de Mariano Rajoy le aparece, con el previsible pacto entre PSOE e IU, un foco de resistencia a su estrategia de disciplina fiscal con el que no contaba, ya que daba por descontada una mayoría absoluta de Javier Arenas.

Andalucía tiene que aplicar un ajuste de 2.540 millones de euros este año para reducir su déficit público desde el 3,22% hasta el 1,5% que se fijó como tope en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera. La consejera de Hacienda andaluza fue la única que votó en contra de este techo porque abandera que los límites de déficit "se determinen en función de las características financieras de cada comunidad autónoma". La Junta de Andalucía defiende que las comunidades que hayan acumulado mayores márgenes de maniobra en la etapa de expansión ahora puedan "financiar déficit transitorios más elevados".

Andalucía votó en contra de este techo del 1,5% de déficit, mientras que se abstuvieron Canarias y Cataluña. Esta última justificó su posición hasta ver el contenido exacto de las partidas de los Presupuestos Generales del Estado.

El gasto en educación crecerá en Andalucía el 2,5%

El presidente en funciones de Andalucía, José Antonio Griñán, pretende hacer de esta región una "isla" frente a la oleada de victorias del PP, tanto en las elecciones nacionales como en las autonómicas y las municipales. No solo se trata de un freno a la extensión del poder político del PP, sino que el PSOE quiere hacer de Andalucía el referente del principio de "consolidación fiscal progresiva" frente a una "consolidación irracional" que impulsa el Gobierno y que conduce a "una profunda recesión con una importante pérdida de empleo".

Presupuestos expansivos

Con la aprobación de sus presupuestos, Andalucía ya lanzó un primer mensaje de que no se alinea con la defensa a ultranza de la disciplina fiscal, ya que las cuentas ascienden a 32.020 millones, un 1,1% más. Las partidas de educación y servicios sociales crecen el 2,5% y el 3,6%, respectivamente. El Ministerio de Hacienda ya ha advertido a las comunidades su posición contraria a presupuestos expansivos, habida cuenta del entorno económico. Para controlar el déficit autonómico, el Gobierno se reserva otra arma contenida en el anteproyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria, que es el control previo de las cuentas regionales y la obligación de que sean las Administraciones incumplidoras las que asuman las sanciones en caso de que España no alcance los objetivos de déficit del Pacto de Estabilidad.

El Gobierno sostiene que el cumplimiento del objetivo del 1,5% de déficit máximo autonómico es "innegociable". El ajuste afecta a todas las autonomías, ya que el desequilibrio fiscal medio en 2011 fue del 2,94%. Este desajuste obligará a los Gobiernos autónomos a hacer un ajuste -vía reducción de gastos y/o incremento de ingresos- de 15.600 millones de euros. Pero gran parte del éxito en el cumplimiento de este objetivo depende de tres comunidades: Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana. Sobre ellas recae el 60% del ajuste autonómico necesario para este año.

La posibilidad de un Gobierno del PP en Andalucía ya fue descartada ayer, incluso, por un portavoz oficial del partido. El secretario de organización, Carlos Floriano, aseguró que "el PSOE ha sufrido una debacle sin paliativos, ha perdido nueve escaños, es verdad que la izquierda sigue siendo mayoritaria, pero el PSOE ha sufrido la debacle más importante de su historia y, el PP, su victoria más importante".

Por contra, el PSOE ve en los resultados del domingo una primera reacción a las políticas del PP y "un cambio de ciclo" en la tendencia de victorias de los populares en el último año. En relación a las generales de noviembre, el PP ha perdido 400.000 votos en Andalucía, y unos 150.000 frente a las autonómicas de hace cuatro años. La abstención fue la más alta desde 1990.

Vara mete presión a Monago con guiños a IU para un acuerdo en Extremadura

El posible pacto entre PSOE e IU en Andalucía incrementa la presión sobre el Gobierno de Extremadura, sostenido por una mayoría simple de 32 diputados del PP. El presidente, José Antonio Monago, ha conseguido sacar adelante los presupuestos de este año gracias al apoyo de IU, que se ha negado a pactar con el PSOE. De momento.

El líder de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, lanzó ayer un guiño a la coalición izquierdista al defender "un Gobierno en común, con apoyo de legislatura" entre PSOE e IU. Sería, añadió, la única salida "estable, normal y lógica" en la región. La suma de estas dos formaciones daría 33 escaños.

"Todo parece indicar que se puede producir un acuerdo entre el PSOE e IU en Andalucía porque es posible otro modelo para hacer frente a esta crisis", explicó el expresidente de la Junta. La presión en torno al coordinador regional de IU, Pedro Escobar, también crece por momentos. Se está perfilando una corriente crítica dentro de la coalición, a cuyos promotores Escobar pidió ayer que aclaren si lo que pretenden es que IU apoye una moción de censura del PSOE para derrocar a José Antonio Monago. El líder de la coalición defendió ayer el "derecho" de IU en Extremadura a no pactar con el PSOE, como ya aprobaron sus bases antes del verano.