Solicitada por un grupo de accionistas

El consejo de Vocento intentará hoy de nuevo convocar la junta de accionistas

El consejo de Vocento intentará hoy de nuevo convocar la junta de accionistas
El consejo de Vocento intentará hoy de nuevo convocar la junta de accionistas

El consejo de administración del grupo Vocento terminó ayer a media mañana sin cerrar un consenso mínimo sobre la fecha de celebración de la junta extraordinaria que han solicitado un grupo de accionistas. El resultado del cónclave evidenció las diferencias entre la familia Ybarra y el grupo crítico formado por los linajes Urrutia y Bergareche. El liderado por los Luca de Tena, se mantuvo al margen a la espera de nuevas reuniones.

El máximo órgano de gestión del grupo de medios de comunicación pactó volver a reunirse hoy a partir de las ocho de la tarde para formalizar de forma oficial la convocatoria de la citada junta. Según fuentes cercanas a la empresa, esta no podrá celebrarse más allá del próximo 28 de abril, dado que el requerimiento notarial al consejo lleva fecha de 27 de febrero y hay legalmente dos meses de plazo para su convocatoria. Los críticos, según la Ley de Sociedades de Capital, pueden, en cualquier caso, solicitar un complemento de convocatoria de una junta general de accionistas al contar con más de un 5% del capital (representan algo más del 21%).

El requerimiento estaba firmado por las sociedades Bycomels Prensa, SL, sociedad de la que es titular Santiago Bergareche y que controla el 8,2%; Lima, SL, encabezada por Juan Urrutia y propietario del 10,1%; la Sicav Doniños de Inversiones, de Manuel Jove con un 1,6%, así como las sociedades controladas por Félix Revuelta: Kiluva (1,2%), Finverki (0,3%) y Housediet.

VOCENTO 0,67 0,00%

Proponen como orden del día de esa junta el cese de los actuales miembros del consejo de administración, la reducción del número de miembros de 16 a 11 y que cuatro o cinco de ellos tengan el estatus de independientes. Según fuentes de los firmantes de esta propuesta, se persigue "profesionalizar la gestión del consejo de administración lo más posible y encontrar una vía que permita a Vocento volver a ser algo en el sector de los medios de comunicación".

El grupo Vocento perdió en 2011 un total de 53,536 millones de euros, lo que supuso casi multiplicar por seis los números rojos de 2010.