Reunión extraordinaria para explicar los últimos avances de la negociación

Unicaja y Caja España-Duero convocan a sus consejos para ultimar la fusión

Unicaja y Caja España-Duero han convocado para hoy a sus respectivos consejos de administración, en sesión extraordinaria, con la idea de sacar adelante su fusión. La operación llevaba estancada varios meses por las pretensiones de la andaluza de contar con ayudas adicionales para absorber a la entidad castellanoleonesa, pero en los últimos días se han producido algunos avances.

Oficina de Unicaja
Oficina de Unicaja

El culebrón de Unicaja con Caja España-Duero parece que llega a su fin. Los presidentes de ambas entidades han convocado a los consejos de sus bancos filiales (a los que han cedido la gestión de todo el negocio financiero), para detallar los últimos flecos de la operación y conseguir así sacarla adelante. El consejo de Caja España-Duero se reúne hoy en Madrid a las cinco de la tarde, mientras que el Unicaja Banco lo hará en Málaga a las siete y media.

Aunque en el orden del día no se contempla específicamente la aprobación definitiva de la operación, sí que se dará detalle de la revisión de la condiciones pactadas anteriormente, lo que podría hacer desencallar las negociaciones, iniciadas hace casi un año.

El principal motivo del frenazo en la operación es que el presidente de Unicaja, Braulio Medel, puso como condición recibir algún tipo de ayuda adicional para poder hacer frente a los saneamientos impuestos por el real decreto de reforma financiera. En el caso de Caja España-Duero, el coste total asciende a 638 millones en dotaciones y otros 502 millones de euros de capital.

Fuentes oficiales de ambas entidades no confirmaron que en los consejos de mañana se vaya a desbloquear la situación pero, en el entorno de las dos cajas de daba por hecho ayer por la tarde que la celebración de consejos permitirá enterrar el hacha de guerra. En las últimas semanas, Braulio Medel ha negociado con el Banco de España diferentes fórmulas para conseguir algún tipo de ayuda a Caja España para hacer frente a los saneamientos del ladrillo de la entidad castellanoleonesa. Fuentes financieras aseguran que la opción que cuenta con más posibilidades de salir adelante es que se permita la conversión de los 525 millones de euros que Caja España recibió del primer FROB en bonos contingentes convertibles (conocidos en el argot financiero como cocos), además de algún apoyo adicional. Estas mismas fuentes señalan que la ayuda extra podría rondar los 500 millones de euros.

A la espera de Banco de Valencia

Mientras esta complicada fusión parece que se va resolviendo, la situación que se complica es la de la subasta de Banco de Valencia, que lleva un mes de retraso. Nomura, la firma que ayuda al FROB en la venta del banco intervenido, había comunicado al sector que el 21 de febrero tendrían disponible el cuaderno de venta. Sin embargo, hasta la próxima semana está descartado que comience el proceso.

El retraso tiene consecuencias más allá de prolongar las incertidumbres sobre la banca española. El real decreto de reforma financiera, que obliga a las entidades a destinar más de 50.000 millones para sanear sus inversiones inmobiliarias, prevé facilidades para aquellas entidades que acometan fusiones antes del 31 de mayo. Sin embargo, los interesados en Banco de Valencia cada vez ven más difícil que puedan beneficiarse de esas ventajas puesto que para esa fecha es posible que el FROB no se haya pronunciado sobre el ganador.

Economía suaviza los límites a los sueldos en cajas con ayudas

El Gobierno de Mariano Rajoy ha hecho bandera de la limitación del sueldo a los directivos de cajas con ayudas. Sin embargo, la orden ministerial que desarrolla esta medida contiene algunos matices que la suavizan. El desarrollo normativo, que hoy se presentará en audiencia pública, ha incluido algunas salvedades para los directivos que se incorporen a las cajas que tuvieron apoyo público. Así, en el caso de que una caja sin ayudas compre a otra que ha recibido FROB 1 (como ocurriría si se materializa la absorción de Banca Cívica por La Caixa), las entidades podrían solicitar al Ministerio de Economía que levante el tope de 600.000 euros de salario que tiene la caja con ayudas, para aquellos directivos con los que cuente la entidad compradora. También se dará esa salvedad en el caso de directivos desembarquen en una caja subastada, como ocurrirá con los que pueda designar BBVA en Unnim. En ambos casos, aunque Economía levante la limitación, el sueldo variable no podrá superar al sueldo fijo.

En las cajas que han recibido FROB 2 (Bankia, BMN, Caja España), los directivos tan solo podrán cobrar variable si, en tres años, han ido devolviendo en plazo las ayudas del FROB.