Mucho menos de lo previsto

Los ayuntamientos solo presentan facturas por 9.584 millones

Los datos son provisionales, pero por ahora los ayuntamientos solo han presentado ante Hacienda facturas por un valor de 9.584 millones en el plan de pago a proveedores auspiciado por el Gobierno.

Las cifras han supuesto todo una sorpresa. Las cajas (archivos informáticos, en la era de las tecnologías de la información) con miles de facturas pendientes de pago de los ayuntamientos han llegado ya al Ministerio de Hacienda y resulta que dentro hay mucho menos de lo que se esperaba.

Eso sí, todo es provisional. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha repetido hasta cuatro veces en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que las facturas acaban de llegar, que todavía quedan pendientes las reclamaciones que empiecen a hacer los proveedores que no vean reflejadas sus deudas, que la cuenta es preliminar... Pero lo cierto es que, con los datos que hay en la mano, lo que han llegado son 1,9 millones de facturas procedentes de unas 5.000 corporaciones por un importe total de 9.584 millones de euros.

Este cantidad es muy inferior a la que se esperaba. De hecho, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) estimó este jueves que la deuda total de las corporaciones locales con los proveedores podría alcanzar los 17.000 millones de euros, casi la mitad del préstamo de 35.000 millones anunciado por el Gobierno.

Ahora queda por ver cuánto presentan las Comunidades Autónomas para saber si también su cifra pendiente de pagar está por debajo de las estimaciones.

La vicepresidenta ha eludido comentar si los datos suponen una sorpresa para el Gobierno. "El dato es provisional y tiene que reexaminarse. Después, son los propios proveedores los que pueden pedir la inclusión de determinadas cifras en el cómputo", ha contestado, a preguntas de la prensa. Y enseguida ha cambiado de tema: "Lo importante son los planes de ajuste a los que obliga la participación en el plan de pago a proveedores", ha dicho. Y es que los ayuntamientos que quieran acceder a los préstamos del Gobierno tendrán que poner en marcha un programa de adelgazamiento para afinar sus cuentas públicas.

"Esta es una medida histórica. No solo porque no se había hecho antes sino porque no se va a hacer más. El Estado ha hecho un esfuerzo y es el último. A partir de ahora, responsabilidad administrativa e incluso penal a los gestores que lleven a las cuentas públicas a dificultades", ha sentenciado Santamaría.