La unión de cajas necesita cerrar una fusión antes de abril

CaixaBank espera concluir la revisión de las cuentas de Cívica la próxima semana

CaixaBank espera concluir la próxima semana la due diligence abierta para examinar las cuentas de Banca Cívica. Su absorción, que se anunciará a finales de marzo según varias fuentes financieras, convertiría a la entidad catalana en la primera por volumen de activos y depósitos en España.

Caixabank
Caixabank

CaixaBank está dispuesta a convertirse en la mayor entidad por volumen de activos y depósitos en España con la absorción de Banca Cívica. La entidad catalana, sin embargo, no dará el paso definitivo hasta conocer todos los recovecos de su potencial adquisición. El examen de las cuentas de Cívica, un proceso de due diligence que ha puesto en marcha una maratoniana auditoría de cada una de las sedes de la alianza de cajas, finalizará la próxima semana, según fuentes cercanas a La Caixa. Será entonces cuando la decisión se haga definitiva. El reloj corre con especial rapidez para la fusión de cajas que lideran Cajasol y Caja Navarra. Las entidades deben presentar ante Economía su plan de saneamiento inmobiliario antes del 31 de marzo y Cívica cuenta con fundamentarlo en una fusión.

Las operaciones corporativas tienen la ventaja de que elevan de uno a dos años el plazo que concede el Gobierno para incrementar las provisiones que cubren el riesgo del ladrillo. En el caso de Cívica, la entidad debe hacer frente a 1.248 millones en saneamientos adicionales y a 783 millones de capital. Un impacto de más de 2.000 millones que supone un duro trago para una entidad mediana pero que resultaría fácilmente asumible para un gigante como La Caixa. Eso sí, su presidente, Isidro Fainé, no quiere sorpresas. Fuentes cercanas al banco dan por hecho que la operación está decidida, pero que CaixaBank no tendrá reparos en dar marcha atrás si las cuentas no le cuadran.

La impresión actual es que las ventajas superan a los inconvenientes. CaixaBank lograría ganar peso específico en España, donde se haría con los 72.194 millones de activos de la unión de cajas hasta alcanzar los 343.000 millones. Una cifra que colocará a CaixaBank por delante de BBVA (que ha superado a Santander al hacerse con Unnim), al banco que preside Emilio Botín y a Bankia. La operación también hará líder a CaixaBank por volumen de depósitos, con 179.000 millones de euros.

CAIXABANK 2,70 0,11%

Por tanto, si la due diligence no arroja preocupantes novedades, será la próxima semana cuando los técnicos de ambas entidades comiencen a calcular el modelo de unión (integración o segunda marca), las condiciones de canje de acciones entre ambas cotizadas o las posibles modificaciones que supondría la red de oficinas resultante. CaixaBank, con 5.196 sucursales ya es la entidad con mayor presencia en España, con lo que las 1.394 de Cívica obligarían a reestructurar el mapa de la entidad. Para los sindicatos de ambas entidades, la mayor preocupación son las potenciales salidas que supondría unir los 7.800 empleados de Cívica a los 28.596 de CaixaBank.

Planes alternativos

En cualquier caso, desde Cívica aseguran que "todas las posibilidades están abiertas" y que, si la operación con CaixaBank falla, cuentan con planes alternativos. Lo cierto es, sin embargo, que las mejores expectativas emanan desde Barcelona. Pese a que varias consultoras han mediado entre Cívica e Ibercaja para valorar una posible fusión, la caja que preside Amado Franco asegura que no está interesada en la operación una vez que ha centrado sus esfuerzos en la unión con Caja3. Una tercera vía la hallarían en Unicaja, si bien la entidad de Braulio Medel se encuentra negociando su ya incierto futuro junto a Caja España Duero. Una cuarta alternativa sería Kutxabank, la fusión de entidades vascas, que también habría mostrado interés en ganar peso sobre los hombros de Cívica. Fuentes cercanas a la operación revelan, sin embargo, que las negociaciones entre ambos grupos se han visto truncadas por la oposición del Gobierno navarro a una formación financiera vasco-navarra.

La cifra

179.000 millones es el volumen de depósitos que alcanzaría la unión de CaixaBank con Banca Cívica, convirtiéndola en la primera entidad del ranking.

La caja catalana también corteja a Novagalicia

El tablero de operaciones corporativas abierto por el Gobierno con la reforma financiera promete dar más sorpresas. Tras la fusión de Ibercaja y Caja3, la adquisición de Unnim por parte de BBVA y los planes de CaixaBank para hacerse con Banca Cívica, el sector espera atento a que Santander mueva ficha. Sin embargo, aunque las entidades menores que busquen fundamentar su saneamiento inmobiliario con una fusión deberán indicarlo antes de final de este mes, el plazo se alarga hasta mayo para el resto de operaciones. Incluso más allá. Catalunya Caixa y Novagalicia Banco, entidades nacionalizadas, tienen hasta septiembre para buscar financiación privada y sobrevivir en solitario. Fuentes cercanas a La Caixa aseguran, sin embargo, que la intención de la entidad catalana es terminar pujando por la fusión de cajas gallegas llegado el momento.