COLUMNA

Facebook sigue haciendo amigos

Facebook ha agregado a un montón de nuevos suscriptores para su próxima oferta pública de venta (OPV). De acuerdo con la última presentación de la compañía, ahora hay 31, por encima de los 6 iniciales. Puede ser excesivo, pero la fuerza de la red social hace que pueda organizar sus recursos extras y pulir su reputación con un pequeño, si existe, coste.

La firma de Zuckerberg espera vender muchas de sus altamente valoradas acciones, 5.000 millones de dólares o más, con la compañía valorada en 100.000 millones. Esa es una razón para subir a bordo a muchos vendedores con acceso a diferentes inversores. Desde 2005, ha habido 14 OPV en EE UU con más de 20 suscriptores. Microsoft tuvo más de 100 en su salida, alcanzando tan solo 60 millones de dólares.

Dicho esto, la banca de inversión se ha concentrado más en las últimas décadas, de acuerdo con un estudio de los profesores Xiaoding Liu y Jay Ritter de la Universidad de Florida, con escasos bancos envueltos en cada operación. Y la tecnología ha hecho que sea más fácil manejar grandes ofertas. Por tanto, Facebook podría no necesitar a todos esos bancos. Además, no hay una clara relación con el rendimiento de la acción. Ofertas con solo 10 suscriptores han mostrado retornos similares en un día, un mes y seis meses que aquellas con más de 20.

Sin embargo, hay otras razones para tener más bancos. Los envueltos en una OPV están, en esencia, dando su aprobación a una compañía y su valoración. Muchos realizarán estudios, en principio con una predisposición favorable. Y los suscriptores no pueden publicarlos en el periodo previo a una oferta, lo que reduce la posibilidad de rumores negativos. Para Facebook hay otro motivo. La compañía ha sido criticada por la estructura de su consejo, compuesto totalmente por hombres blancos. Acertadamente o no, añadir a pequeños bancos liderados y fundados por mujeres y representantes de grupos minoritarios podría ayudar a difuminar la controversia.

Algún banco del nuevo grupo puede ser más un amigo de conveniencia que de necesidad. Si no tiene otro propósito, contará como un seguro barato.