Primer aniversario

Japón, año uno tras el tsunami y Fukushima

Japón rememora el primer año transcurrido tras aquel terremoto, con el posterior tsunami y la posterior fuga radioactiva que acabó con la vida de casi 16.000 personas. Y lo hace con los planes urbanísticos de reconstrucción y el futuro de unos 300.000 desplazados del arrasado noreste aún sin definir.

Las ciudades costeras de las provincias nororientales de Iwate, Miyagi y Fukushima celebrarán mañana memoriales en honor de los casi 16.000 muertos y desaparecidos que dejó la catástrofe, y se unirán en un minuto de silencio a las 14.46 hora local (06.46 hora pensinsular española), la misma a la que tuvo lugar el seísmo. Lo mismo sucederá en Tokio, donde se ha convocado una gran ceremonia en la que participarán, entre otros, el emperador, Akihito, y el primer ministro, Yoshihiko Noda, informa Efe.

Retirar hasta el último de los escombros no bastará para aclarar el destino de los 330.000 evacuados que viven aún repartidos en casas temporales y pisos de alquiler en todo el noreste nipón.

Parte de los 80.000 desplazados por culpa del accidente en la central nuclear de Fukushima desconocen si alguna vez podrán regresar a sus hogares, mientras que una fracción de los que perdieron sus casas por el tsunami se debate entre permanecer en la región o mudarse definitivamente.

Desastre

En la ciudad de Ishinomaki, una de las más afectadas por la tragedia, el tsunami se llevó por delante 22.410 edificios, según una investigación de la Universidad de Tokio, y los planes para su reconstrucción siguen hoy sin ser definidos. El Ayuntamiento ha inspeccionado ya más de 60 posibles localizaciones para reconstruir los barrios arrasados, pero aún no se han decidido por ninguna, ya que en todas habría que igualar el terreno.

Solo reubicar 6.900 de las viviendas arrasadas costaría, según sus cálculos, unos 100.000 millones de yenes (casi 925 millones de euros), una cifra muy por encima de los presupuestos que baraja el municipio, por lo que aún se desconoce cuál será el futuro de estos desplazados.

El número de evacuados tres días después del tsunami de hace un año era de unos 470.000 en todo el noreste, de los que a principios de este año habían regresado a sus casas solo 135.000, según datos del Gobierno nipón. El resto está, en su mayoría, en viviendas permanentes o lugares en régimen de alquiler costeados por los gobiernos locales.

En lugares como Ishinomaki, además, un año después todavía queda basura por retirar y parcelas que limpiar, en trabajos que avanzan lentamente.

Hoy, con temperaturas rozando los cero grados, apenas se veían vecinos en los barrios temporales de desplazados, aunque al centro del municipio comenzaban a llegar visitantes de otros puntos de Japón para participar en las conmemoraciones de este domingo.

Economía

La catástrofe golpeó duramente a la potente economía nipona. Buena parte de las grandes automovilísticas del país, incluida la todopoderosa Toyota, se vieron obligadas a cerrar plantas de fabricación durante varias semanas, y comunicaron pérdidas a sus accionistas. Esta caída de la actividad condujo a que la economía de Japón se contrajese un 0,7% durante el conjunto del ejercicio.

La peor parte, en todo caso, se la ha llevado Tepco, la compañía propietaria de la central de Fukushima. La empresa ha recibido hasta ahora ayudas por 1,58 billones de yenes (unos 14.600 millones de euros) de fondos públicos para pagar las compensaciones a las víctimas del accidente nuclear. Las ayudas reducen el riesgo de que Tepco se declare en bancarrota, pero la empresa debe también cubrir los costes de la reactivación de sus centrales térmicas, ya que tras la crisis en Fukushima sigue activo un solo reactor nuclear para servir el área metropolitana de Tokio, con unos 30 millones de habitantes.

Las cifras de la crisis y la reconstrucción

- Fallecidos por el desastre: 15.854.

- Desaparecidos: 3.167.

- Menores huérfanos: alrededor de 1.580, según diversas ONG.

- Desplazados: 334.800 (unos 80.000 procedentes de la zona de exclusión nuclear).

- Evacuados que han retornado a sus casas en los últimos doce meses: unos 135.000.

- Escombros retirados: 15,4 millones de toneladas.

- Escombros por retirar: 6,6 millones de toneladas.

- Presupuestos extraordinarios para la reconstrucción: cuatro, por valor de 20,6 billones de yenes (unos 190.000 millones de euros).

- Donaciones gestionadas por la Cruz Roja y otras ONG: 345.300 millones de yenes (unos 3.190 millones de euros).

- Trabajadores en las instalaciones de Fukushima Daiichi: unos 3.000.

- Indemnizaciones estimadas de la eléctrica TEPCO a los afectados por la radiactividad hasta marzo: 1,7 billones de yenes (unos 15.700 millones de euros).

Un año después de que un terremoto de 9 grados Richter seguido de un devastador tsunami sacudiera el noreste de Japón el 11 de marzo, la zona se encuentra en plena reconstrucción y los reactores en la central nuclear de Fukushima están en "parada fría".

Cerrar definitivamente la crisis se presenta como un desafío a largo plazo ante la dificultad de retirar el combustible nuclear del interior de los reactores antes de desmantelar la planta, lo que puede llevar cuatro décadas.

Además, cientos de miles de personas siguen desplazadas bien por la crisis nuclear o bien por los daños del tsunami sin conocer cuál será su futuro, mientras en Fukushima las labores de descontaminación avanzan con lentitud.

Estas son algunas cifras oficiales y datos de organizaciones humanitarias que cuantifican el desafío de la reconstrucción y los avances en el último año

- Países que mantiene restricciones a la importación de alimentos de Japón: 47

- Reactores nucleares paralizados en Japón: 52 de 54

- Empresas en bancarrota a causa del desastre de marzo: 644.