Campaña electoral

Patxi López dice que la reforma laboral busca aniquilar la fuerza sindical

El lehendakari, Patxi López, ha sostenido hoy que, "en el fondo", lo que busca el PP con la reforma laboral, "es aniquilar la fuerza sindical, dejar a los sindicatos sin ningún papel, ya que nunca les ha gustado a la derecha, porque, sin ellos, los trabajadores están a su merced".

El lehendakari ha participado hoy en un mitin en Avilés para apoyar la candidatura de Javier Fernández a la Presidencia del Gobierno de Asturias, del que ha valorado su "comportamiento generoso y honrado".

"Seguramente porque, como dijo Ramón Rubial, ser socialista es bastante más que tener unas ideas, ser socialista es una forma de ser y de vivir y Javier Fernández es, sobre todo, socialista asturiano de los pies a la cabeza".

Sobre la reforma laboral ha dicho que se presenta como un modo de que los empresarios puedan contratar "y resulta que lo que hacen es dejar sus manos los despidos más baratos y más arbitrarios".

El jefe del Gobierno Vasco ha indicado que el PSOE nunca permitirá que los sindicatos desaparezcan y dejar indefensos a los trabajadores "porque -ha añadido- son de los nuestros".

"Esos trabajadores a los que les quieren recortar los derechos, son de los nuestros, como los parados que han sido los primeros sacrificados de esta crisis y las mujeres que luchan por la igualdad y que ahora (el ministro de Justicia, Alberto Ruiz) Gallardón, el moderado, las quiere criminalizar", ha añadido.

Patxi López se ha mostrado convencido de que "habrá mucho más" después de las elecciones andaluzas y asturianas cuando el Gobierno presente su proyecto de Presupuestos Generales del Estado, que es "donde se van a percibir las heridas que va a recibir el estado de bienestar" y cuando el PP va a "actuar ya sin ningún pudor".

En su opinión, si algo demuestra estas elecciones anticipadas en Asturias "es la incapacidad y la irresponsabilidad de una derecha que no sabe gobernar y lo único que quiere son gobiernos de ordeno y mando".

El presidente del Principado, Francisco Álvarez-Cascos, "no quiere gobernar, quiere mandar él solito y si no puede rompe la baraja de una manera absolutamente irresponsable".

En ese punto, el lehendakari se ha puesto de ejemplo de lo que es gobernar desde el diálogo y ha hablado del "modelo de Euskadi" que, en su opinión, deja en evidencia que en tiempo de crisis se puede mantener los servicios básicos.

Pese a los mil millones de caída de ingresos el año pasado debido a la crisis en el País Vasco, su gobierno ha hecho una apuesta por reforzar la educación, la sanidad y las ayudas sociales, "donde se ha hecho el mayor esfuerzo de la historia".

Ha puesto en valor el dato de que en el País Vasco tiene un 12 por ciento de desempleo, la mitad de la medida española, lo que indica, en su opinión, que se pueden hacer otras políticas frente a la crisis.